Sobre el estado de cosas

Sobre el estado de cosas

Como los 140 caracteres no me alcanzan ya, lo pongo aquí, yo no niego que los creadores deban de ganar dinero, lo que si me molesta es que los intermediarios, dígase “productoras”, distribuidoras, editoriales, tengan que quedarse con tanto, el estado actual de las leyes de copyright y los medios tradicionales de distribución se están agotando, porque esencialmente a lo que se dedican a es “a mover átomos (Negroponte dixit) cuando debieran mover bits».

Poniendo en contexto, por la mañana leía sobre que la afición ahora casi casi quiere las cosas gratis, a lo que yo decía que un hobby no tenía porque ser caro, de ahí hubo un hilo bastante largg de ideas que llevo a quien gana más en que cosa y a que me parece artificial la división mundial de zonas por ejemplo para DVD o para streaming para estar más al día, como un buen ejemplo de porque es muy probable que la ley actual de copyright ya no sea compatible, para esto Lessig lo dice mejor que yo:

Abundando en lo que dice Negroponte, haciendo paráfrasis descarada, pero consulten el original (Ser digital, Negroponte, 1995, para más datos la introducción “La paradoja de un libro”), es decir siendo que ya el coste no es imprimir libros, llevar agua de un continente a otro, sino que los bienes son digitales, ya no tienen un lugar las distribuidoras, editoriales, casas disqueras y muchos esquemas de negocio que en realidad lo que hacen es difundir el trabajo del autor, es el caso contrario son estos negocios los que están asfixiando la creación de nuevos productos culturales, que en cierta forma motivo la creación de creative commons

http://vic.jerx.net/secreativo.swf

Ahora yo expongo lo que se, muchos me dicen con razón que “es que no conocen la industria”, pues no, al menos no esa especifico pero si conozco cómo funcionan las industrias de creación de contenidos y en especial las que dependen de licencias y patentes para funcionar, pero aún así si no las conozco explíquenme cómo funcionan y veamos en que partes estoy equivocado, porque de entrada no he dicho que yo tenga la respuesta, además porque me parece interesante el argumento para ganar las distribuidoras deben cobrar, yo no niego eso, pero ¿deben cobrar tanto?, ¿deben regionalizar el mundo?, o solo son formas artificiales para cobrar más.

Si un animador novato cobra menos que un trabajador de la gran M no será porque tengan un montón de competencia, como dije yo creo que el estado de cosas no va a poder seguir así y nada más queda el revisar lo que damos por sentado, por ejemplo sobre la motivación y sobre el dinero..

La RIAA justo clamaba que los usuarios de torrents eran los que menos compraban música, resulta que es al contrario, valdría la pena saber ese mismo dato pero para el Anime.

http://torrentfreak.com/file-sharers-buy-30-more-music-than-non-p2p-peers-121015/

http://arstechnica.com/tech-policy/2013/01/new-music-survey-p2p-users-buy-the-most-no-one-wants-disconnection-penalties/

Y a riesgo de ser un poco repetitivo ya había puesto algo al respecto por acá hace como un mes, aquí el vinculo la participación de John Perry Barlow en Davos.

Esta entrada fue publicada en Anime|Manga, Debraye, Web y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Sobre el estado de cosas

  1. Ragnarok dijo:

    La RIAA justo clamaba que los usuarios de torrents eran los que menos compraban música, resulta que es al contrario, valdría la pena saber ese mismo dato pero para el Anime.
    Podría asegurar que aquí resultaría el caso inverso, pero es como me señalaban hace rato y que por diversas razones esos intentos de personas más preparadas los veo muy matizados (¿por encontrar la zona de confort y no salir de él?), «no soy periodista con los pelos de la burra en mano para sostener el dicho de que el evento más grande de nuestro país en cuanto afición, alberga el mercado más grande de mercancía no-oficial relativa al anime, manga y entretenimiento japonés.»
    Por decir un ejemplo.

  2. vicm3 dijo:

    Y no, nota que no digo que los que van y pagan en las «convenciones» o que van a la frikiplaza son los que compren más anime, el estudio demostró que los que bajan más contenido digital son también los que mas lo compran legalmente, la cosa es un poco sutil, pero nos lleva un tanto más adelante. Quienes lo compran en «bolsita» si lo tienen fácil, pero no gratis, quienes lo consiguen en la red, tienen que buscarle un poquito más.. y aunque aún no localizo el texto en extenso casi te puedo apostar que por ahí va el descubrimiento y no será novedad.

    Ahora también concedo que nuestro país y latinoamerica en especial son un caso un tanto aparte, por ahí a principios de año hablábamos de salvar la industria y casi toda la mañana lei a mas de uno que sugeriría que esa industria no necesita ser salvada y que produce mucho y es muy agresiva… entonces creo que estamos como en el caso de la RIAA y la MPAA, ¿de que ganan los verdaderos creadores? al menos en la música de las presentaciones, no tanto de los discos…

    Me han dicho también que los animadores son algo muy especializado, bueno los músicos también lo fueron alguna vez, pero como bien alguna vez ha dicho alguien cuyo nombre se me va, cuando las herramientas bajan de costo (y la computadora per se la considero una herramienta) y la posibilidad de aprender lo hace más gente crea, ejemplos notables.

    Ataque de pánico, nadie creyó que este corto costara producirlo lo que costo y le dio al creador un muy buen empleo https://www.youtube.com/watch?v=-dadPWhEhVk

    Recordaras Otakus https://www.youtube.com/watch?v=fF4MX0N9lnM

    O este ultimo que no se gasto una millonada, pero ha recorrido el circuito de festivales internacional

    En cuanto tenga acceso a las bases de datos que solo puedo consultar desde la universidad voy a buscar el trabajo de la universidad de Columbia y no sería descabellado ver si aplica para hacer algo más tropical.

  3. Karla Bravo dijo:

    Si bien estoy de acuerdo que los productos digitales deberían de bajar su precio (al fin y al cabo no se está gastando en maquila, logística y distribución) y que la regionalización es ridícula en un mundo globalizado, se que los productos de anime (DVD’s y Blu-rays) no entran en la rama de «quienes bajan más consumen más de manera legal».

    La industria japonesa se tardó en dar sus primeros pasos al mercado occidental pero actualmente hacen el esfuerzo, lentamente (Por ejemplo muchos DVD’s japoneses son sin región). Uno en nuestro país puede decir «En México hay muchos fans del anime» pero cuando te piden números la realidad es triste. Principalmente porque el fandom joven cree realmente que el anime es gratis. Yo decía que es un Hobby caro, carísimo si tomamos en cuenta que todo o la mayoría viene de Japón y Estados Unidos. Tu dices que este hobby no tiene que ser caro. Claro, no tiene que ser gratis digo las opciones para poner tu granito de arena existen con Crunchyroll, Netflix, Hulu, Daisuki, etc.

    Pero hay que darnos cuenta de que el anime es un hobby caro como el gotcha, como el coleccionismo, como el ser cinéfilo (de los que van al cine no de los que se la viven en cuevana :P).

    Ahora podemos pintar a las distribuidoras como vampiros chupasangre, del lado de estas dirán que son los cines o las televisoras las succionadoras, del lado de los dibujantes dirán que son los estudios y así. Un animador novato en Japón gana poco porque hay mucha competencia tanto dentro de Japón como en el extranjero. El proceso de maquila actualmente sale más económico en Corea o en China. También apesar de que es casi un arte no es remunerado como tal.

    Sin duda un panorama difícil…

  4. Antes que nada, lamento todo este rollo que los invito a que lean completo, pero…

    Yo creo que no hay que juntar la gimnasia con la magnesia. Primero mencionemos las cosas por su nombre:

    El «publishing» o «editoras» son las empresas o sociedades que se encargan de licenciar, cobrar y estimar tarifas de todo lo que implique la cobranza de un derecho de autor. Pero no por ser «publisher», la metodología sea idéntica para la música, las películas, los libros y en este caso, el anime.

    Antes que nada, quiero comentar que trabajé durante 10 años en un music publisher. Conozco el negocio, sus cuotas, su trámites y la forma en como se cotiza y se paga. Al ser la música el modelo de negocio de publishing más público y polémico, he visto que es muy semejante a el que sigue el anime al distribuirse en diversas regiones del mundo.

    No menciono la palabra «distribuidor» porque realmente ellos no tienen vela en el entierro en el cobro y pago de regalías. No ven licencias y mucho menos hacen los tratos con el autor o autores de la obra. Solo se encargan de distribuir en canales comerciales el producto. Ven su importación o exportación pero nunca ellos le pagan un centavo al autor. Eso, lo ven los publishers. La editoras pues.

    Quizá haya casos en que esto sea distinto, por ejemplo en los libros donde está más tipificado el asunto del derecho de autor. O en el manejo de patentes. Pero en el caso de la música es así. El publisher manda y tiene la batuta en lo que cuesta una licencia. Y al observar como se distribuye el anime (por ejemplo, como lo hace Crunchyroll y Aniplex) me hace pensar que su modelo es muy semejante a la música. Tendría que trabajar en Crunchyroll o Aniplex para comprobarlo, pero hay detalles que me hacen especular esto.

    ¿Por qué existen los «publishers»? Por dos simples razones.

    La primera, por los «territorios». Entiéndase esto como las zonas del DVD. El mundo esta regionalizado. Y no solo geográficamente, sino por cultura, por costumbres, por idioma y (muy importante) por economía. Yo aquí difiero de Karla Bravo y aunque me parece muy romántica la idea de que el mundo se ha globalizado, en la realidad económica no lo es. Mientras en Vietnam exista el salario mínimo de 1.6 dólares diarios, respecto a los 46 y pico de pesos diarios del salario mínimo mexicano, o los casi 9 euros por hora de una jornada laboral de Alemania, simplemente NO EXISTE la igualdad económica, aunque desde esos tres paises se pueda comprar online en righstuf.

    La segunda razón es la burocracia fiscal. Cada país tiene un método distinto para recaudar impuestos sobre el derecho de autor. Este ha sido el dolor de cabeza de todas las sociedades de derecho de autor en el mundo y han habido congresos donde se han establecido convenios con gobiernos para simplificar o estandarizar esto. En el caso de México, hay enormes agujeros (diría agujeros negros) en la ley de derecho de autor en lo que respecta a la fiscalización de las regalías. Aprovechada por las sociedades para volverse «caja única» y así cobrar a lo chino. Es un tema muy complejo que quizá escriba de eso en mi blog alguna vez.

    Básicamente por esos dos puntos existe un publisher. Por ejemplo, si tu deseas vender tu música en Perú, NO puedes cobrar tus regalías como las cobras en Suecia. Porque para empezar, el salario del Perú es distinto al salario Sueco. Un publisher le da a un autor estudios económicos del «target» al que va su producto. Y negocia con el autor o estudio una licencia acorde a la realidad económica del territorio que cubre el publisher. Y también se encarga de algo más difícil: Si logra un precio acorde al target Peruano, el Autor usualmente no tiene idea o no sabe a que burocracia fiscal se tiene que enfrentar con el gobierno Peruano para cobrar sus regalías. De ahí a que sea muy importante esto: Pagar los impuestos de las mismas. De eso también se encarga el publisher.

    En el caso del anime, y principalmente con Aniplex, (por diversas excepciones) ellos mismos crearon una división «publisher» que se encarga de sus propios productos. sin embargo, esto en mi opinión les esta «afectando» porque sus precios no han bajado sustancialmente. Su anime no esta siendo más barato sin usar los «publishers» de siempre. Sus precios son más altos a diferencia de otros estudios japoneses que usan como Publisher a Fun Animation, Viz, etc.

    Esto es debido a que desde hace años existe un fenómeno económico en Japón muy curioso. Por ejemplo, citando a Steins;Gate. Su edicion de lujo Bluray en Japón costaba casi 400 dolares. Claro, extras, libro de arte, cd exclusivo y demás. Pero muchos japoneses entraron a Amazon Japón e importaron las dos cajas gringas de Steins;Gate de bluray. Ambas se consiguen por menos de 100 dolares.

    Esto causó tremenda molestia en los productores de Steins;Gate. Y aunque hay peticiones a Amazon Japón de no importar versiones americanas de Anime, Amazon no ha hecho caso. ¿Cual es el resultado de esto? Que haya estudios como Aniplex que están subtitulando en inglés desde Japón, sus productos y hagan su propia oficina de «publishing» y hagan todo más directamente. Sólo se asocian con un distribuidor (rightsutf) que solo se cerciora que el producto se venda en los territorios con los cuales negoció con el autor, el pago de regalía. Y ya. ¿Impuestos? manejan un solo tabulador para todo un territorio que comprende quizá paises de toda zona económica, desde Vietnam hasta México. Pero su tabulador de regalía es único. Eso hace que en países como Alemania su producto sea caro y que en México sea (perdón) bien pinche caro.

    Sin mencionar que así combaten su verdadera molestia: Que no haya importación a Japón de su propio producto pagándolo más barato y el japonés no compre el «nacional».

    Esto es una muestra enorme y se presta a un análisis tremendo y que puede hacerme escribir como 3 blogs completos. Lo que ustedes han estado hablando a mezclado mucho de lo que en el negocio del derecho de autor (háblese esa cantidad de dinero llamada regalía) ocasiona. Y creo que muchos de sus puntos están tan mezclados que se pierden.

    En resumen:

    El negocio ya está cambiando en lo online. Pero para nuestro mercado y para muchos países del tercer mundo donde no hay una penetración de internet alta (ya ni digamos comercio electrónico) el modelo actual de pago y cobro de regalías es el más eficiente y dudo que vaya a desaparecer en los próximos 20 años. No somos gringos ni ganamos sueldo de europeos, nomas porque compre en righstuf o amazon.uk.

    El que un autor directamente su obra la venda a todo el mundo, no significa que será mas barato. Aniplex demuestra lo contrario. Es de conocimiento común que todos sus productos son los más caros en el anime. Inclusive para un gringo. Acostumbrado a pagar 60 dolares por caja de serie de TV o 45 dolares por película, ahora llegan cajas de 150 dolares, o como Gurren Lagann: 545 dolares. Y su intención no fue para distribuir mejor su producto. Su principal intención fue evitar perder dinero en la importación de versiones más baratas.

    Claro que el publishing en países del primer mundo ya esta siendo obsoleto, pero no se preocupen. En el midem (convención en Francia donde se discuten las estrategias del music publishing mundial) de este año ya se establecieron los modelos de regalías que se han aprendido de Spotify, Netflix y hasta de Crunchyroll. Así que iremos viendo más contenido en esos servicios y en el primer mundo, solo los coleccionistas irán pidiendo discos o productos físicos directamente al artista/disquera/estudio por el simple hecho de coleccionar. Aunque en México y demás países en vías de desarrollo, eso no lo veremos aún.

    Un saludo.

  5. Karla Bravo dijo:

    ¡Muy buenos puntos y bastante interesante lo que nos cuentas!

    Yo la verdad no es que tenga una idea romántica, ya que se que no es equiparable el salario que recibe un mexicano al de un alemán, un japonés o un chino. Estamos en un mundo globalizado para los que tenemos la oportunidad, leáse tenemos internet, tenemos una tarjeta de crédito y tenemos una computadora. No importa que nos cueste algo 10 veces más esfuerzo que a los gringos.

    En el caso de Aniplex, es muy curioso, ellos decidieron formar su rama en Estados Unidos para ganarse al público norteamericano y puedo decirte que les esta funcionando, en la Anime Expo el panel más lleno es el de ellos y eso que la gente sólo va a escuchar cuáles son las novedades y se emocionan con cosas como la caja de colección de Gurren Lagan. Sus productos son caros eso no es novedad ya que ellos manejan dos ediciones: la de lujo y la de colección. Saben que su mercado son los fans de «Hueso Colorado y coleccionistas».

    Por ejemplo Funimation o Vizmedia manejan precios más baratos e incluso la selección S.A.V.E. dónde las temporadas de X o Y anime cuestan entre 25-35 USD. Mucho más barato que los 150 USD en promedio que maneja Aniplex por edición (Vayámonos a la más nueva: Fate/Zero, que está en 140 USD aprox).

    Facilitan la distribución de algunas cosas (como series en streaming con anime en Netflix, Hulu, CR, Aniplex Channel, Daisuki, etc) pero en otras siguen siendo muy japoneses (como en los precios exhorbitantes de los DVD’s/BR).

    Sumando al último punto uno esperaría que Japón siendo uno de los países más tecnológicos hubiera migrado hace años al formato digital… la realidad es que no, son fans de tener ediciones físicas, tanto en música como en películas…

    • Hola Karla.

      Precisamente por eso mencionaba entre comillas la palabra «afectando» sobre Aniplex. Realmente solo ellos saben su estrategia de precios, de venta y si cumplen sus metas de venta para Estados Unidos o para todo ese territorio que se inventaron, el cual incluye a Alemania, México y Vietnam como una zona de venta (y digo esto por nomas ver los países a los cuales envía rightstuf la edición de Madoka, muestra del territorio que manejan).

      Sin embargo hablando como vendedor, un panel lleno de fans no me indica sustancialmente si tengo éxito sino más bien, mi indicador de venta es el que me dice que tan exitoso soy. Hace unas semanas pude asistir a la Anime Boston (uff que fresa xP) por un viaje express a la boda de un amigo que vive en esa ciudad. Y vi tristemente que a pesar de que hubo tremendos paneles llenos de gente con Aniplex, su stand estaba tristemente abandonado. El stand de a lado, un británico que vive en japón y que vende puras cosas para el stress que es re carero y que empieza con J y termina con List, vendía a lo bestia sus productos. Era un contraste curioso. Y parejo, camisetas, revistas, blurays, y consoladores (xD)

      Este contraste (aclaro) no es sinónimo de que sea un fracaso para Aniplex, porque ellos (y solo ellos) saben si vender una caja de Gurren Lagann al mes es su medida de venta o vender solo 10 al año. El dato y meta de venta solo ellos la saben. Quizá online han vendido 100, o han vendido 10. Nunca lo sabré. Quizá vender 100 es el éxito y yo espero que vendan 10, 000. Obvio mi percepción comercial es ajena al proyecto.

      Pero no puedo tapar el sol con un dedo de que los debates existen en 2ch. Métodos que usan los japoneses para importar ediciones gringas en japón y ahorrarse una lana. Esto ha arrancado la greña de varios productores de la industria. Y precisamente por eso son tan cerrados con las ediciones físicas.

      Mientras cada vez más japoneses (sepa cuantos sean) sigan conformándose con comprar los bluray gringos para ahorrarse una lana y después conseguir los extras en yahoo auctions a precios ridículos (metodología comprobada en 2ch), los productores cada vez más imitarán lo que Aniplex: crear una sola zona económica, una regalía, un distribuidor.

      Y lo más grave (para lo físico) un solo precio.

      ¿Por qué grave? Porque ese precio solo es adoc a la realidad económica japonesa. Quizá en la gringa se reserve a los Hardcore fans, quizá para el Europeo nomas miente madres con el envío. Pero para mi que trabajo en la tierra del mole y gano en pesos, si me hace pensar 3 veces si gasto en los extras o los consigo en yahoo auctions cuando un japonés requiera fichas para su pachinko.

      Y esto le pegará a México. Pero también creo yo abre el mercado a lo digital a un futuro más que brillante. Digo, Crunchyroll cobrando en pesos es un OASIS de tener anime de calidad en fullhd a un precio accesible simplemente por cobrar en pesos. Aniplex (lo compruebo con Kokuban) fue, creo (especulo), muy flexible y dio tremendo apoyo con el apartado del publishing para que se exhibieran 2 películas. Y eso al menos a mi me motivó a comprar no una, sino varias entradas para las funciones.

      Y sobre el fandom ni que decir. Yo no espero que el anime sea gratis. Simplemente me gustaría que se cobre adoc a nuestra realidad económica. Y no 25% más caro que en japón y sea por reventa. Claro, habrá gente que desea todo gratis. Esos existen hasta en los que suelen comprar libros. Y siempre existirán. Dentro del publishing de la música, ese sector que baja de torrents los mp3 o flacs, tiene su factor de cálculo y es considerado entre los tabuladores de regalías. En la economía, nada se deja al azar.

      Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.