Blografia.net

enero 29, 2023

Gwolf

miniDebConf Tamil Nadu 2023

Greetings from Viluppuram, Tamil Nadu, South India!

As a preparation and warm-up for DebConf in September, the Debian people in India have organized a miniDebConf. Well, I don’t want to be unfair to them — They have been regularly organizing miniDebConfs for over a decade, and while most of the attendees are students local to this state in South India (the very ``tip’’ of the country; Tamil Nadu is the Eastern side, and Kerala, where Kochi is and DebConf will be held, is the Western side), I have talked with attendees from very different regions of this country.

This miniDebConf is somewhat similar to similarly-scoped events I have attended in Latin America: It is mostly an outreach conference, but it’s also a great opportunity for DDs in India to meet in the famous hallway track.

India is incredibly multicultural. Today at the hotel, I was somewhat surprised to see people from Kerala trying to read a text written in Tamil: Not only the languages are different, but the writing systems also are. From what I read, Tamil script is a bit simpler to Kerala’s Mayalayam, although they come from similar roots.

Of course, my school of thought is that, whenever you visit a city, culture or country that differs from the place you were born, a fundamental component to explore and to remember is… Food! And one of the things I most looked forward for this trip was that precisely. I arrived to the Chennai Airport (MAA) 8:15 local time yesterday morning, so I am far from an expert — but I have been given (and most happily received) three times biryani (pictured in the photo by this paragraph).

It is delicious, although I cannot yet describe the borders of what should or should not be considered proper biryani): The base dish is rice, and you go mixing it with different sauces or foods. What managed to surprise us foreigners is, strangely, well known for us all: there is no spoon. No, the food is not pushed to your mouth using metal or wooden utensils. Not even using a tortilla as back home, or by breaking bits of the injera that serves also as a dish, as in Ethiopia. Sure, there is naan, but it is completely optional, and would be a bit too much for as big a big dish as what we have got. Biryani is eaten… With the tools natural to us primates: the fingers. We have learnt some differnt techniques but so far, I am still using the base technique (thumb-finger-middle).

I’m closing the report with the photo of the closing of the conference as it happens. And I will, of course, share our adventures as they unfold in the next couple of days. Because… Well, we finished with the conference-y part of the trip, but we have a full week of (pre-)DebConf work ahead of us!

enero 29, 2023 07:17

enero 16, 2023

Gwolf

Back to Understanding Computers and Cognition

As many of you know, I work at UNAM, Mexico’s largest university. My work is split in two parts: My “full-time” job is to be the systems and network administrator at the Economics Research Institute, and I do some hours of teaching at the Engineering Faculty.

At the Institute, my role is academic — but although I have tried to frame my works in a way amenable to analysis grounded on the Social Sciences (Construcción Colaborativa del Conocimiento, Hecho con Creative Commons, Mecanismos de privacidad y anonimato), so far, I have not taken part of academic collaboration with my coworkers — Economics is a field very far from my interests, to somehow illustrate it. I was very happy when I was invited to be a part of a Seminar on «The Digital Economy in the age of Artificial Intelligence». I talked with the coordinator, and we agreed we have many Economic Science experts — but understanding what does Artificial Intelligence mean eludes then, so I will be writing one of the introductory chapters to this analysis.

But… Hey, I’m no expert in Artificial Intelligence. If anything, I could be categorized as an AI-skeptical! Well, at least I might be the closest thing at hand in the Institute 😉 So I have been thinking about what I will be writing, and finding and reading material to substantiate what I’ll be writing.

One of the readings I determined early on I would be going back to is Terry Winograd and Fernando Flores’ 1986 book, Understanding Computers and Cognition: A New Foundation for Design (oh, were you expecting a link to buy it instead of reading it online?)

I first came across this book by mere chance. Back in the last day of year 2000, my friend Ariel invited me and my then-girlfriend to tag along and travel by land to the USA to catch some just-after-Christmas deals in San Antonio. I was not into shopping, but have always enjoyed road trips, so we went together. We went, yes, to the never-ending clothing shops, but we also went to some big libraries… And the money I didn’t spend at other shops, I spent there. And then some more.

There was a little, somewhat oldish book that caught my eye. And I’ll be honest: I looked at this book only because it was obviously produced by the LaTeX typesetting system (the basics of which I learnt in 1983, and with which I have written… well, basically everything substantial I’ve ever done).

I remember I read this book with most interest back in that year, and finished it with a “Wow, that was a strange trip!” And… Although I have never done much that could be considered AI-related, this has always been my main reference. But not for explaining what is a perceptron, how is an expert system to ponder the weight of given information, or whether a neural network is convolutional or recurrent, or how to turn from a network trained to recognize feature x into a generational network. No, our book is not technical. Well… Not in that sense.

This book tackles cognition. But in order to discuss cognition, it must first come to a proper definition of it. And to do so, it has to base itself on philosophy, starting by noting the author’s disagreement with what they term as the rationalistic tradition: what we have come to term valid reasoning in Western countries. Their main claim is that the rationalistic tradition cannot properly explain a process as complex as cognition (how much bolder can you be than proposing something like this?). So, this book presents many constructs of Heidggerian origin, aiming to explain what it is understanding and being. In doing so, it follows Humberto Maturana’s work. Maturana is also a philosopher, but comes from a background in biology — he published works on animal neurophysiology that are also presented here.

Writing this, I must ensure you — I am not a philosopher, and lack field-specific knowledge to know whether this book is so unique. I know from the onset it does not directly help me to write the chapter I will be writing (but it will surely help me write some important caveats that will make the chapter much more interesting and different to what anybody with a Web browser could write about artificial intelligence).

One last note: Although very well written, and notable for bringing hard to grasp concepts to mere technical staff as myself, this is not light, easy reading. I started re-reading this book a couple of weeks ago, and have just finished chapter 5 (page 69). As some reviewers state, this is one of those books you have to go back a paragraph or two over and over. But it is a most enjoyable and interesting reading.

enero 16, 2023 04:29

enero 12, 2023

Diario de un Mexicano en Japon

Audiolibros

Durante el tiempo que estuve más mal emocionalmente dejé de leer por gusto (entre otras cosas). Ese estado garrafal hace que las actividades que más disfrutas y gozas carezcan de todo sentido e importancia. Y la verdad, me preguntaba cuándo volvería a leer de nuevo.

Adelantemos el tiempo a cuando me comencé a sentir mejor.

Ya se la saben: trabajo, niños, casa… en una expresión: “falta de tiempo”. Por la noche intenté varias veces después de que los niños se dormían, pero por lo general terminaba dormido yo también al instante, o a veces con solamente leer unas pocas páginas.

Cuando me decidí a bajar de peso y comencé a ser constante con las caminatas diarias, pensaba en que quizá podría escuchar algún podcast para aprovechar el tiempo. Ya había intentado con un audiolibro, pero de plano no me atrapó, y me quedó la idea de que simplemente no eran para mí, por lo que estaban fuera de la jugada.

Externé mi exagerada pero válida frustración en Twitter, y recibí varias respuestas diciéndome que los audiolibros dependen totalmente del narrador; sí, es algo muy simple y muy lógico, pero la verdad no me había pasado por la cabeza. Si el tema del libro me interesaba pero escuchar a alguien más leerlo por mí me aburría, quería decir que ese narrador no cuadraba con lo que esperaba escuchar, o mejor dicho, de la forma en la que quería escucharlo. Decidí darle una segunda oportunidad a los audiolibros… y ha sido una de las mejores decisiones que he tomado.

Los audiolibros se convirtieron rápidamente en mis compañeros de caminatas. Escuchar la narración mientras iba caminando por las cercanías de la casa, fuera por la mañana o por la tarde después de comer, producía una sensación entre gozo y realización al mismo tiempo. Sin darme realmente cuenta, estaba conociendo nuevas historias, nuevos mundos, y poco a poco la cantidad de obras que consumía comenzó a crecer, al grado de que me sorprendí mucho cuando hice memoria de todo lo que había “leído” (bueno, escuchado) en tan solo un año:

Al momento de escribir esto, estoy en el último tercio de “El Conde de Monte Cristo”.

Podrán notar que todas las obras que he escuchado están en inglés. No es que tenga una especial preferencia por ese idioma, pero es en el que más fácilmente puedo encontrar las obras que quiero escuchar.

Entiendo el punto de algunos: parece como “hacer trampa” escuchar libros en vez de leerlos. De hecho, yo también me sentía así; llámenme “purista”, pero de verdad sí sentía como que “no era válido” conocer una historia que “debía ser leída” por medio de una narración. Con todo, le di la oportunidad, y me quedó claro que los audiolibros y la lectura no son mutuamente excluyentes, sino que se complementan. Sigo leyendo “normalmente”, y disfruto mucho el tiempo que le dedico a la lectura convencional, pero la realidad es que no siempre tengo el tiempo o la tranquilidad para sentarme a leer como me gusta, por lo que los audiolibros vinieron a llenar ese vacío, por lo que todavía puedo transportarme mentalmente a los mundos y situaciones que las obras describen.

Dicho lo anterior, los audiolibros pueden no ser para todos. No obstante, sí les recomendaría darles una oportunidad, sobre todo al momento de transladarse hacia el trabajo o de regreso a casa. Unos minutos al día hacen que uno avance considerablemente en las historias, y cuando menos lo piensan, estás por terminar el libro. Eso sí: ignoro la oferta de audiolibros que hay en español; por ejemplo, en Audible (Amazon) de Estados Unidos sí hay muchos títulos en ese idioma, pero no sé si cambia el servicio en México (en Japón sí cambia, y no hay tanta disponibilidad de libros en español). Pero Audible no es el único servicio: por mencionar otro, audiobooks.com tiene muchas obras disponibles también, y también tiene una buena cantidad de audiolibros gratis. De hecho, la versión de El Conde de Monte Cristo que estoy escuchando en estos momentos es totalmente gratis, y la narración está de lujo.

Entre lo que sigue para mí en este rubro, quiero escuchar alguna obra en japonés. Quizá alguna de las historias de Makoto Shinkai, que aunque ya las conozco, estaría bien probarlas también en este formato.

The post Audiolibros first appeared on ¡Un mexicano en Japón!.

enero 12, 2023 03:29

enero 09, 2023

Gwolf

Back to Xochicalco

In Mexico, we have the great luck to live among vestiges of long-gone cultures, some that were conquered and in some way got adapted and survived into our modern, mostly-West-Europan-derived society, and some that thrived but disappeared many more centuries ago. And although not everybody feels the same way, in my family we have always enjoyed visiting archaeological sites — when I was a child and today.

Some of the regulars that follow this blog (or its syndicators) will remember Xochicalco, as it was the destination we chose for the daytrip back in the day, in DebConf6 (May 2006).

This weekend, my mother suggested us to go there, as being Winter, the weather is quite pleasant — we were at about 25°C, and by the hottest months of the year it can easily reach 10° more; the place lacks shadows, like most archaeological sites, and it does get quite tiring nevertheless!

Xochicalco is quite unique among our archaeological sites, as it was built as a conference city: people came from cultures spanning all of Mesoamerica to debate and homogeneize the calendars used in the region. The first photo I shared here is by the Quetzalcóatl temple, where each of the four sides shows people from different cultures (the styles in which they are depicted follow their local self-representations), encodes equivalent dates in the different calendaric systems, and are located along representationsof the God of knowledge, the feathered serpent, Quetzalcóatl.

It was a very nice day out. And, of course, it brought back memories of my favorite conference visiting the site of a very important conference 😉

enero 09, 2023 05:20

enero 02, 2023

Gwolf

Refueling the blog

So, it’s this weird time of year where we make a balance and share with the world some ideas about the future. And… yes, it’s time to take care of this blog, as its activity has dropped once again. So… maybe it’d be nice to start this post by checking how much have I blogged over the years:

(yes, this is an old blog)

So… yes, there is a clear downwards trend towards the last few years. And it does make sense, all in all: Not only have I managed to keep myself busier than before, but… Blogging is a social endeavor. And as people have moved over to the different flavors of social networks, there is somewhat less fueling us to share our thoughts and experiences in this fashion.

So this connects me to my first point: Staring at Noodles’ Emptiness, I got to a campaign to Bring Back Blogging. I stand by all of what they suggest: Blogs are a great invention, they allow the sharing of a great insight into a person’s mind, ideas and worldview (and even more so if, like mine, it shows already a window of almost two decades of life! This year my blog will be old enough to vote!), they are completely decentralized, and can be easily grouped according to each readers’ preferences via the RSS format.

Anyway – I do want to write a post summing up 2022, as well as sharing some hopes and projects I have for 2023. But I don’t want to make it too long to read. So… That shall be the blog post for today!

(post caption image by Walt Stoneburner on Flickr; CC BY 2.0)

enero 02, 2023 06:48

diciembre 31, 2022

Diario de un Mexicano en Japon

¡Feliz 2023!

Ha comenzado el año del conejo. Me gustó mucho esta imagen por lo que dice:

Sobrepasaré a mi yo del pasado, como el conejo que salta

Huelga decir que este año, según el calendario chino, es el del conejo.

El pasado está atrás. Bien o mal, las decisiones que hemos tomado nos tienen aquí, en este momento, y es lo que importa. Si fueron malas, entonces a sobrepasarlas para que sean buenas; y si fueron buenas, entonces a sobrepasarlas para que sean mejores.

Pero, tampoco significa estar pensando solamente en el futuro. Sí, hay que ver hacia el frente y darnos cuenta de los obstáculos que habrá que librar, pero el presente también es muy importante porque es lo que estamos viviendo. Olvídense de estarse preocupando por 1298438743968398498912 futuros que “podrían” pasar y mejor hay que centrarnos en lo que tenemos y podemos hacer ahora, en este momento, para moldear el futuro a nuestro antojo (y de paso, decirle a la ansiedad que no esté dando lata).

Este año estoy seguro que me aventaré del Bungee, y será pronto. Voy a llegar a esos 76 kilos que nada más se me están escapando de las manos. Y una vez que haya brincado, comenzará la fase 2 de mi mejoramiento físico, que ha decir verdadme muero de ganas por empezar.

Reciban todos un gran abrazo desde el invernal Tokio. Aquí seguimos, poco a poco, pero estamos presentes.

The post ¡Feliz 2023! first appeared on ¡Un mexicano en Japón!.

diciembre 31, 2022 03:00

El 2022 en un kanji

Ligas a años anteriores:

¡Vaya que el año terminó muy pronto! Estando tan atareado todos los días entre el trabajo y ser papá, realmente veo los días pasar tan rápido que no se sienten, mucho menos las semanas, y ni qué decir de los meses.

Con todo, este año transcurrió de forma muy diferente al pasado. Mi estado mental ha mejorado muchísimo en comparación con el pasado, que fue todavia muy duro y que el kanji que escogí para recopilar todo lo que pasó realmente lo describe. Este año, en cambio, ocurrieron bastantes cosas favorables, pero la más importante en cuanto a mi persona es justamente la que describe el kanji que escogí, que dicho sea de paso, no me costó trabajo seleccionar esta vez:

Sus lecturas son へ (he, como en 減る heru、減らす herasu), げん (gen, como en減量 genryou、減少 genshou、減食 genshoku) y significa “reducir”, “disminuir”.

Razón

Comencé a cuidar mi peso justo a mediados de enero. El chequeo médico anual de 2021 arrojó resultados poco favorables en varios puntos, y además necesitaba hacer un cambio sustancial en mi vida para poder volver a encontrar mi camino,

No hubo necesidad de “sufrir” tanto con los kanji. Estaba totalmente claro desde el momento en el que noté el cambio en mi persona:

El kanji del año en Japón

Este año, el kanji seleccionado en Japón fue:

Lecturas: Sen, Tataka(u), Onono(ku)

El significado principal es “pelear”, “luchar”.

Según la documentación oficial, fue elegido por:

Cabe mencionar que el kanji del año en Japón es elegido por la gente y cualquiera puede participar. Yo participé en este año, pero el kanji que escogí no figuró entre los 20 primeros: 教. El kanji de “enseñar”. Lo elegí porque durante una buena parte del año fue una noticia recurrente todo lo que el asesinato del ex primer ministro Shinzo Abe destapó respecto a vínculos entre el gobierno y un culto que de religioso realmente no tiene nada, y como culto en japonés se dice 教団 (kyoudan), y también aparece en 宗教 (shuukyou, religión), no dudé en emitir mi voto.

Se termina el año

Con el poco tiempo, y he de reconocer que también pocas fuerzas, que me quedan al final de los días ahora que mi hijo menor tiene 2 años y tiene una pila inagotable, tuve que poner prioridades y no pude atender el blog como hubiera querido. No obstante, sigo al pendiente de los comentarios que me hacen llegar por aquí o directamente a mi correo electrónico.

Dicho lo anterior, tengo esperanza de que la situación mejore gracias a que mi hijo ya va a entrar al kínder en abril, lo que significa que deberá traer menos energía cuando regrese a casa (bueno, déjenme soñar 😛 ). El caso es que blog es una gran parte de mí y quiero seguir escribiéndolo mientras tenga la energía para hacerlo.

Quiero desearles a todos lo mejor para el siguiente año. Espero que sus metas se cumplan, que gocen de salud, y que si vienen de paseo a Japón, me echen un grito para ir a saludarlos en persona (y de paso encargarles cosas esenciales de México, je je je).

¡Nos vemos en 2023!

The post El 2022 en un kanji first appeared on ¡Un mexicano en Japón!.

diciembre 31, 2022 12:09

noviembre 02, 2022

Diario de un Mexicano en Japon

Nivel 44

De verdad que siento que fue apenas hace unos meses cuando subí al 4to. piso. Tanto pasó en tan poco tiempo, en especial en el último año, que de plano perdí la noción del mismo, aunque para bien. Un día a la vez. Es el truco que mejor me ha funcionado, y lo que me sigo diciendo cuando se presentan situaciones complicadas.

Creo que lo más importante en este momento es sentarme a respirar, a dejar que las cosas fluyan, y a pensar en el futuro. Parece mentira, pero creo que es tiempo de comenzar a pensar en lo que será mi vida dentro de 16 años. Falta mucho, sí, pero también se siente como si hubiera sido hace unos pocos años cuando llegué a Japón, becado, lleno de sueños, siendo todavía joven y, en gran medida, inexperto. No me “falta barrio”, pero las cosas cuando tienes esta edad y una familia a tu lado ya no son las mismas de hace 20, 25 primaveras. Me siento frustrado en algunos ámbitos, exitoso en otros, normal en todavía otros y “principiante” en muchos más.

Como sea, hoy estoy aquí, un año más… sin todavía creérmela por completo de que salí del mega hoyo en el que estaba el año pasado. Alguien me dijo justamente el año pasado: “Un día a la vez, una cosa a la vez. Ahora no estás en tu mejor momento, pero esta experiencia te ayudará a convertirte en una mejor versión de ti mismo. Hoy, con 44 años a cuestas y saliendo de una depresión, creo que, en efecto, soy una mejor versión de lo que era antes. Bien dice el dicho que más sabe el diablo por viejo.

¡Felicidades! Y, ¡ánimo! Ya falta menos para el bungee 🙂

The post Nivel 44 first appeared on ¡Un mexicano en Japón!.

noviembre 02, 2022 03:00

octubre 23, 2022

Diario de un Mexicano en Japon

Tokyo Game Show 2022

En los últimos meses he estado poniendo especial cuidado en darme tiempo para mí mismo. Escapar de las obligaciones de jefe de familia no es opción, pero sí lo es poder ponerles pausa aunque sea por un breve momento al día.

Creo que ya había comentado que he ido recuperando el gusto por los videojuegos. Creo firmemente que ésa ha sido una de las principales válvulas de escape que me ha ayudado a mejorar. No obstante, no debo negar que todavía hay días difíciles, en donde no todo sale como yo habría querido, pero es en especial en esas ocasiones en las que me pongo en el estado de “un día a la vez”, y vaya que sirve. La meditación también ha ayudado mucho, pero he de ser sincero en este punto y decir que tengo ya más de un mes de no practicarla.

Después de que el evento se canceló, y luego nada más se hizo de forma virtual, regresamos este año al no tan majestuoso Tokyo Game Show. El calificativo no pretende ser despectivo, sino más bien descriptivo, pues es el primer intento de volver a tener público después de 2 años, aunque es cierto que todavía estamos en pandemia.

Un mensaje muy muy cierto: nada los puede detener

Visible ausencia de grandes expositores hizo que, en general, pudiéramos recorrer prácticamente todo el evento en un solo día, cosa que nunca nos había pasado. Y uso la conjugación de la primera persona del plural porque asistí al evento con el nada más y nada menos famoso Gifurama. El caso es que el evento sí estuvo bien, no había tanta gente y lo pude disfrutar como tenía mucho tiempo de no disfrutar algo así. Y por lo mismo de la falta de expositores no se tuvo la misma cantidad de edecanes… digo, hicieron falta juegos… sí, eso.

Tuve la oportunidad de jugar Street Fighter 6, aunque fue muy poco (15 minutos), pero fueron suficientes para darme cuenta de que el juego pinta mucho mejor de como lo hizo el 5 cuando recién iba a salir. Ya se hizo una prueba beta cerradad y hay infinidad de videos y contenido al respecto en igual número de lugares en la red, por lo que creo que no hay necesidad de ahondar en este tema.

También pude probar el Playstation VR2 y Resident Evil VIII, título que por cierto todavía no juego. El poco tiempo que tuve fue suficiente para convencerme de que quiero comprar el dispositivo cuando esté disponible, pero quizá mi punto de vista esté sesgado porque realmente casi no he probado otros dispositivos de VR (Index, Quest, Pico).

Steam Deck

Ustedes no están para saberlo ni yo para contarlo, pero durante el tiempo en el que estuve intentando hacerme de un PS5 comencé a aprender un poco acerca de los juegos en computadora. Siempre había sido un “consolero” al 100%, y todavía tengo títulos pendientes en el PS4, pero la falta de motivación para prender una consola causada por el incontable número de intentos fallidos por ganarme el derecho a comprar un PS5 me orilló a ponerle atención a mi cuenta de Steam, que estaba con telarañas por falta de uso, y a darme cuenta de lo que me estaba perdiendo y de por qué los “PC Master Racers” ven con cierto desdén a las consolas. Pero permítanme explicarles algo con un poco más de detalle:

Todo lo anterior ha causado cierto rencor entre los japoneses porque dicen que Sony ha puesto a Japón en segundo plano con respecto a la consola comparado con otros países (principalmente Estados Unidos). Y de hecho, ese sentimiento ha sido uno de los principales motores que han hecho que el PC Gaming haya crecido de manera sorprendente en Japón durante el último año (https://exputer.com/news/industry/japan-valve-steam-deck). Entonces, como podrán darse cuenta, poder comprar un PS5 en Japón es más cuestión de suerte que otra cosa. Incluso gente reconocida y destacada del medio de los videojuegos en Japón se ha expresado al respecto.

Lo anterior, aunado a mi mala suerte, me llevó a incrementar el número de juegos en mi cuenta de Steam, a entender más sobre el refresh rate de los monitores; a aprender sobre los teclados mecánicos y los diferentes tipos de switch que existen; a conocer el potencial de mi triste GTX-1080 que compré hace más de un lustro; a entender el gusto/disgusto por los monitores ultrawide; y en general, a adentrarme al mundo de los juegos en PC.

El teclado con el que trabajo. Al fondo, el teclado con el que estoy escribiendo esto. Además, 3 diferentes mouse

Que por fin haya salido premiado en una de esas rifas fue nada más cuestión de suerte, y para ser sincero, el derecho de compra del PS5 me llegó en un momento no necesariamente adecuado, pero viendo todo el tiempo y esfuerzo invertidos en la búsqueda de la consola me obligó a dar el famosísimo tarjetazo… Sí, es un lujo, pero uno que siento que tenía que darme después de todo lo que he pasado, y lo que falta.

Y toooooodo lo anterior fue nada más para ponerlos en contexto de lo mucho que me sorprendió ver al Steam Deck en vivo y a todo color. Es definitivamente una consola que estoy considerando adquirir el año que entra… aunque de consolas portátiles también tengo mucho que contarles, pero eso será en otro escrito.

En resumen, me divertí muchísimo. Vi a varios excelentes amigos a los que ya tenía mucho de no hacerlo. La sección de juegos indies fue sin duda lo mejor del evento, que aunque con carencias, abstinencias y ausencias, se extrañaba, sobre todo porque para mí es casi casi ley asistir a él desde que vivo en Japón. Sí, es cierto: cuando vivía en Fukuoka nada más asistí un par de veces, pero desde que vivo en Tokio, cada año he estado ahí, y la idea es continuar con esa tradición tanto como me sea posible.

Chun Li da fe de la legalidad de mi pérdida de peso. El bungee se acerca cada día más 🙂

Para concluir, aquí les dejo una serie de fotos tomadas en el evento. Poco a poco, pero ahí la llevo para convertirme en una mejor versión de mí mismo, después de sufrir tanto por la mugre depresión.

The post Tokyo Game Show 2022 first appeared on ¡Un mexicano en Japón!.

octubre 23, 2022 10:19

octubre 14, 2022

Gwolf

Learning some Rust with Lars!

A couple of weeks ago, I read a blog post by former Debian Developer Lars Wirzenius offering a free basic (6hr) course on the Rust language to interested free software and open source software programmers.

I know Lars offers training courses in programming, and besides knowing him for ~20 years and being proud to consider us to be friends, have worked with him in a couple of projects (i.e. he is upstream for vmdb2, which I maintain in Debian and use for generating the Raspberry Pi Debian images) — He is a talented programmer, and a fun guy to be around.

I was admitted to the first cohort of students of this course (please note I’m not committing him to run free courses ever again! He has said he would consider doing so, specially to offer a different time better suited for people in Asia).

I have wanted to learn some Rust for quite some time. About a year ago, I bought a copy of The Rust Programming Language, the canonical book for learning the language, and started reading it… But lacked motivation and lost steam halfway through, and without having done even a simple real project beyond the simple book exercises.

How has this been? I have enjoyed the course. I must admit I did expect it to be more hands-on from the beginning, but Rust is such a large language and it introduces so many new, surprising concepts. Session two did have two somewhat simple hands-on challenges; by saying they were somewhat simple does not mean we didn’t have to sweat to get them to compile and work correctly!

I know we will finish this Saturday, and I’ll still be a complete newbie to Rust. I know the only real way to wrap my head around a language is to actually have a project that uses it… And I have some ideas in mind. However, I don’t really feel confident to approach an already existing project and start meddling with it, trying to contribute.

What does Rust have that makes it so different? Bufff… Variable ownership (borrow checking) and values’ lifetimes are the most obvious salient idea, but they are relatively simple, as you just cannot forget about them. But understanding (and adopting) idiomatic constructs such as the pervasive use of enums, understanding that errors always have to be catered for by using expect() and Result<T,E>… It will take some time to be at ease developing in it, if I ever reach that stage!

Oh, FWIW — Interested related reading. I am halfway through an interesting article, published in March in the Communications of the ACM magazine, titled «Here We Go Again: Why Is It Difficult for Developers to Learn Another Programming Language?», that presents an interesting point we don’t always consider: If I’m a proficient programmer in the X programming language and want to use the Y programming language, learning it… Should be easier for me than for the casual bystander, or not? After all, I already have a background in programming! But it happens that mental constructs we build for a given language might hamper our learning of a very different one. This article presents three interesting research questions:

  1. Does cross-language interference occur?
  2. How do experienced programmers learn new languages?
  3. What do experienced programmers find confusing in new languages?

I’m far from reaching the conclusions, but so far, it’s been a most interesting read.

Anyway, to wrap up — Thanks Lars! I am learning (although at a pace that is not magically quick… But I am aware of the steep learning curve of the language) quite a bit of a very interesting topic, and I’m also enjoying the time I spend in front of my computer on Saturday.

octubre 14, 2022 05:11

septiembre 23, 2022

Gwolf

6237415

Years ago, it was customary that some of us stated publicly the way we think in time of Debian General Resolutions (GRs). And even if we didn’t, vote lists were open (except when voting for people, i.e. when electing a DPL), so if interested we could understand what our different peers thought.

This is the first vote, though, where a Debian vote is protected under voting secrecy. I think it is sad we chose that path, as I liken a GR vote more with a voting process within a general assembly of a cooperative than with a countrywide voting one; I feel that understanding who is behind each posture helps us better understand the project as a whole.

But anyway, I’m digressing… Even though I remained quiet during much of the discussion period (I was preparing and attending a conference), I am very much interested in this vote — I am the maintainer for the Raspberry Pi firmware, and am a seconder for two of them. Many people know me for being quite inflexible in my interpretation of what should be considered Free Software, and I’m proud of it. But still, I believer it to be fundamental for Debian to be able to run on the hardware most users have.

So… My vote was as follows:

[6] Choice 1: Only one installer, including non-free firmware
[2] Choice 2: Recommend installer containing non-free firmware
[3] Choice 3: Allow presenting non-free installers alongside the free one
[7] Choice 4: Installer with non-free software is not part of Debian
[4] Choice 5: Change SC for non-free firmware in installer, one installer
[1] Choice 6: Change SC for non-free firmware in installer, keep both installers
[5] Choice 7: None Of The Above

For people reading this not into Debian’s voting processes: Debian uses the cloneproof Schwatz sequential dropping Condorcet method, which means we don’t only choose our favorite option (which could lead to suboptimal strategic voting outcomes), but we rank all the options according to our preferences.

To read this vote, we should first locate position of “None of the above”, which for my ballot is #5. Let me reorder the ballot according to my preferences:

[1] Choice 6: Change SC for non-free firmware in installer, keep both installers
[2] Choice 2: Recommend installer containing non-free firmware
[3] Choice 3: Allow presenting non-free installers alongside the free one
[4] Choice 5: Change SC for non-free firmware in installer, one installer
[5] Choice 7: None Of The Above
[6] Choice 1: Only one installer, including non-free firmware
[7] Choice 4: Installer with non-free software is not part of Debian

This is, I don’t agree either with Steve McIntyre’s original proposal, Choice 1 (even though I seconded it, this means, I think it’s very important to have this vote, and as a first proposal, it’s better than the status quo — maybe it’s contradictory that I prefer it to the status quo, but ranked it below NotA. Well, more on that when I present Choice 5).

My least favorite option is Choice 4, presented by Simon Josefsson, which represents the status quo: I don’t want Debian not to have at all an installer that cannot be run on most modern hardware with reasonably good user experience (i.e. network support — or the ability to boot at all!)

Slightly above my acceptability threshold, I ranked Choice 5, presented by Russ Allbery. Debian’s voting and its constitution rub each other in interesting ways, so the Project Secretary has to run the votes as they are presented… but he has interpreted Choice 1 to be incompatible with the Social Contract (as there would no longer be a DFSG-free installer available), and if it wins, it could lead him to having to declare the vote invalid. I don’t want that to happen, and that’s why I ranked Choice 1 below None of the above.

[update/note] Several people have asked me to back that the Secretary said so. I can refer to four mails: 2022.08.29, 2022.08.30, 2022.09.02, 2022.09.04.

Other than that, Choice 6 (proposed by Holger Levsen), Choice 2 (proposed by me) and Choice 3 (proposed by Bart Martens) are very much similar; the main difference is that Choice 6 includes a modification to the Social Contract expressing that:

The Debian official media may include firmware that is otherwise not
part of the Debian system to enable use of Debian with hardware that
requires such firmware.

I believe choices 2 and 3 to be mostly the same, being Choice 2 more verbose in explaining the reasoning than Choice 3.

Oh! And there are always some more bits to the discussion… For example, given they hold modifications to the Social Contract, both Choice 5 and Choice 6 need a 3:1 supermajority to be valid.

So, lets wait until the beginning of October to get the results, and to implement the changes they will (or not?) allow. If you are a Debian Project Member, please vote!

septiembre 23, 2022 04:03

septiembre 10, 2022

Diario de un Mexicano en Japon

“Marranez”

Ustedes disculparán que utilice una palabra inexistente, pero en verdad creo que ninguna de las que están en el diccionario puede describir la situación en la que me encontraba. Noten el tiempo verbal usado en “encontrar”.

Para ponerlos en contexto, permítanme presentarles al protagonista y causante de todo:

Saben buenísimos

“Pota Pota Yaki”, un senbei (como una galleta) sabor azúcar y salsa de soya.

El año pasado estos fueron mis fieles compañeros durante mis momentos más difíciles. Sea cual fuera el pretexto, diario estaban conmigo después de la comida, y me llegaba a comer hasta 12 o 15 al día. Cada uno contiene 30.5 calorías, así que saquen la cuenta. Eso, más estar sentado todo el día (porque ni ejercicio hacía), más las 3 comidas diarias es la receta perfecta para estar más o menos así:

Does whatever a spider pig does ♪

Si bien antes de la depresión no estaba realmente en forma, el medicamento, el sedentarismo y la ansiedad se combinaron para implantar un nuevo récord en mi nivel de marranez: 98.8 kg.

Estoy casi seguro de que en algún momento llegué (o incluso rebasé) los 100 kg., pero no solía pesarme. Esos 98.8 son “oficiales” porque fue lo que pesé en mi revisión médica anual, la cual fue en noviembre de 2021, pero de ahí a enero de este año, cuando decidí ir al médico más bien forzado a hacerlo por tener el ácido úrico alto (entre otras cosas que no salieron muy bien en los estudios que me hicieron) es casi un hecho de que había subido de peso. Pero desde el momento que decidí que, una vez saliendo de la clínica me iba a poner en serio a ver cómo diantres bajaba de peso, no me quise pesar… por miedo a ver un número de 3 cifras en la báscula.

Pero he de confesar algo: justo antes de entrar a la clínica atravesé la calle para ir al 7/11 a comprarme un “melon pan” (acento omitido intencionalmente para que lo lean como se pronuncia メロンパン, que “nada más” tiene como 500 calorías. Fue mi último gusto antes de dar el siguiente paso.

Parecen conchas, pero no saben igual

A partir de ese día a mediados de enero, hice una serie de cambios que, si bien pueden parecer simples, la verdad es que no lo son; y no es por vanagloriarme, sino que realmente cuesta mucho trabajo la transición: primero decidirse a hacer algo, luego ponerlo en práctica, y después mantenerse firme en la decisión tomada. Nunca de los nuncas me burlé de nadie que estuviera siguiendo una dieta, pero tampoco entendía el gran esfuerzo que requiere hacerlo.

¿Cuáles fueron esos cambios?

Ya. No voy a gimnasios, ni tengo un régimen de entrenamiento “pesado”. Me gusta mucho hacer ejercicio, pero decidí llevármela tranquila y confiar en que lo anterior diera resultados. Además, el hecho de caminar diario me ayudó a descubrir otro pasatiempo que realmente pensaba que no era para mí: los audiolibros. Ya escribiré más detalladamente al respecto, pero he “escuchado” una gran cantidad de obras durante todos estos meses.

Pero sobre todo, la motivación más grande era sentirme bien.

Emi decía que parecía que tenía una pelota en la panza. Mi hijo mayor decía que estaba gordísimo. Yo hacía oídos sordos a los comentarios…o eso quería creer. La realidad es que sí me comenzó a afectar el hecho de que los demás me percibieran así… pero lo más sorprendente (para mí) fue que realmente NUNCA pensaba que estaba gordo. Me veía al espejo, incluso completamente desnudo, y me decía “es que la verdad no me veo tan gordo”. Les juro que así me veía y así pensaba. Pero el “bajón” a la realidad fue cuando vi los resultados del examen médico. Los números no mienten. Mi autopercepción podía ser complaciente, pero los datos ahí estaban, y si continuaba de esa forma, estaba aumentando las probabilidades de contraer alguna enfermedad grave (o crónica).

Entendí lo que dicen: te llega el momento de decir “voy a cambiar”, pero no influenciado por opiniones o comentarios de terceros, ni por impresionar a alguien más. Es por ti, para ti, y solamente para ti.

No les miento: el primer mes fue muy difícil. Las verduras siempre me han gustado, así que por eso no había problema, pero quedarse con la sensación de “todavía quiero comer, pero ya no debo” es una tentación enorme. Y todavía lo fue más ahora que estuve en México en mayo. Imagínense lo que es querer atascarse de todo lo que no puedo comer de este lado del charco y tener que limitarse, y en algunos casos hasta abstenerse, de degustar algo de la rica gastronomía mexicana.

Todo, sin embargo, rinde frutos si se es constante. Y hoy les quiero compartir, o si quieren hasta presumir (aquí sí voy a ser presuntuoso por un momento), lo siguiente:

Me peso cada semana

La primera meta que quería cumplir era tener un 7 en las decenas de mi peso. Mido 1.73 metros, por lo que mi peso ideal será entre 73-75 kg, pero lo que quería llegar a ver primero era ese mágico 7, al que no veía desde hace… quizá más de una década.

Pero aquí no termina todo. Si bien sería excelente llegar a mi peso ideal (y mantenerlo), la siguiente meta es 76 kg. Y ahora tengo una motivación extra, que hago pública aquí:

Al llegar a los 76kg, me voy a aventar del Bungee Jump por primera vez en mi vida

Hasta planeo tomar video y hacer transmisión en vivo cuando lo haga. ¿En dónde? No sé. ¿Cuándo? Tampoco sé. No tengo prisa. Siempre he querido aventarme del Bungee para experimentar esa sensación, pero Emi me decía que, por mi peso, no quería que lo hiciera. Así que le dije “Bueno… entonces ahora que estoy bajando de peso, si llego a 76 me voy a aventar”, a lo que comentó que estaba bien, porque era algo que yo quería hacer y sería una buena excusa para seguir bajando de peso.

Así que… la aventura todavía no termina 😀 Estén al pendiente. Avisaré con tiempo cuando haya llegado el momento, porque la verdad, o mejor dicho, la neta, sí quiero compartir ese momento con quien quiera verlo.

Tweet
The post “Marranez” first appeared on ¡Un mexicano en Japón!.

septiembre 10, 2022 11:07

agosto 12, 2022

Diario de un Mexicano en Japon

自分らしさ

Durante una buena cantidad de días estuve pensando en cuál sería un buen título para este escrito, pero no se me ocurría realmente nada. Ha pasado tiempo desde la última vez que escribí aquí (pero he seguido respondiendo comentarios), y quería reflejar en palabras, tan concisas como sea posible, lo que ha acaecido acá con su servilleta. Ayer, que de plano andaba pensando en otra cosa mientras salía a caminar con mi hijo (el menor), de repente me vino a la mente la palabra que fue elegida y que ahora ven como la corona de esto. No obstante, lo más curioso es que en cuanto me vino a la mente, ya estaba decidido que no la iba a traducir, y que así se quedaría para la posteridad.

Obviamente no quiero hacerlos leer un ensayo antes de explicar el significado de dicha palabra.

自分らしさ se lee “jibun rashisa”, y simplemente significa “individualidad”, “personalidad”, es decir, las características que hacen que uno sea único.

Hace poco más de un año, mi terapeuta en Guadalajara me dijo que tendría que encontrar nuevas formas de lidiar con el estrés, de saber enfrentar situaciones con determinadas personas, y sobre todo, redefinirme a mí mismo, para evitar volver a caer en el estado en el que me encontraba (que neta no se lo deseo a nadie). En ese entonces, por mi cabeza lo único que tenía cabida era imaginarme cómo sería no sentirme de esa manera; añoraba, y veía muy, pero muy lejano, el día en el que pudiera despertar y decir que me sentía bien; sencillamente, se sentía imposible. Un gran amigo en Guadalajara me decía que a él le tomó como año y medio considerarse fuera de depresión. Yo, por mi parte, pensaba que no llegaría a final de año, y no porque me quisiera suicidar ni mucho menos, sino porque pensaba, no, sentía que la situación me iba a terminar doblegando, que no importaría cuánto me pudiera esforzar, seguramente ese sentimiento de angustia me iba a terminar “comiendo”. Todo era una catástrofe. Y aun así, tenía que seguir trabajando, siendo esposo y padre de familia. No veía tiempo para mí, pero no es que no lo tuviera, sino que el poco que estaba disponible lo ocupaba en pensar lo miserable que me sentía.

De ahí salió lo de la categoría “El pozo”. “La escalera” fue la contraparte: la esperanza de encontrar los peldaños que me ayudarían a salir de la profundidad y oscuridad en la que me hallaba envuelto. Quería aferrarme a algo, lo que fuera, con tal de palpar esa esperanza, que a decir verdad sonaba más como un sueño inacanzable que como una meta asequible. En pocas palabras: estaba desesperado.

“Redefinirme a mí mismo”. “Buscar nuevas formas de defensa”. “Aceptar la situación no significa que uno se tiene que conformar con ella, sino que es el primer paso para salir de ella”. Muchas de las técnicas y consejos de mi terapeuta, de otros grandiosos conocidos por internet, de grandes amigos y de la familia, tenían sentido, pero… ¿cómo lograrlo? NPI, al menos no en esos momentos.

Hoy es 12 de agosto de 2022. Creo que por fin comienzo a entender todo eso.

Aceptarse a uno mismo. Creía que lo hacía (y que lo hacía muy bien), pero me di cuenta de que no era cierto. Me castigaba mentalmente, y en la gran mayoría de las veces inconscientemente, por muchísimas cosas que no había logrado, que no sabía cómo hacerlas y que creía que debería saber. Estaba 100% seguro de que no estaba tratando de ser alguien diferente debido a las expectativas que otros tienen de mí, y era cierto: la presión social, comentarios negativos, burlas, etc., realmente no me afectaban. No obstante, estaba increíblemente presionado por agradarle, por gustarle, por tener aunque sea un poquito de aprobación de una sola persona. Y el resultado fue que, sin querer, estaba viviendo totalmente para eso. Mis energías eran dedicadas en casi su totalidad en que esa persona volteara y me dijera cualquier palabra, o ni eso, aunque fuera un simple gesto, de aprobación. Y fueron muchos, muchos años con esa mentalidad a cuestas. Esa persona era una sombra siempre presente, siempre exigente y demandante, y yo no lo notaba porque para mí era normal sentir esa presión, esa angustia leve pero constante, por tener su atención y por poder satisfacer sus demandas tanto como me fuera posible.

Esa persona tiene nombre, pero prefiero nombrarla por un pronombre que creo que lo hace mucho más directo: YO.

Muchos de ustedes, los pocos o muchos que lean esto, pensarán que de plano ya ando chocheando, ya di el rucazo, ya valí verdura o cosas similares. Bueno… la edad no me la puedo quitar (pinches años, sí pesan), peeeeeero, la experiencia tampoco me la puedo quitar. Ni moño jovenazos, más sabe el diablo por viejo 😛

Y es que todo comenzó a tener sentido cuando esa enorme sombra que envolvía tomó forma y nombre. Y ahí me cayó el veinte de “redefinirme a mí mismo”… o al menos eso creo.

Vamos a ver si lo puedo poner en palabras:

Siempre he creído que la esencia de una persona realmente no cambia, por muchos razgos de su personalidad que puedan variar con el paso de los años. Para mí, mantener esa esencia siempre ha sido como mi filosofía de vida; por algo el dicho japonés (bueno, no es propiamente un dicho, es un 四字熟語 (yojijukugo, una frase idiomática compuesta por 4 caracteres) 初志貫徹 (shoshikantetsu) es la firma en mi correo personal (significa algo así como mantener siempre la intención original de uno. Matener siempre los ideales). El problema no es tanto que la filosofía esté mal, sino que, bajita la mano, exageraba en su aplicación (repito, de forma inconsciente). Entonces era de estar siempre, siempre, con la mente en alcanzar ese ideal que andaba en mi cabeza, pero de verdad: siempre. No está nada mal tener una meta y que todo tu esfuerzo vaya encaminado hacia ella; lo que está mal es que esa meta se convierta en obsesión, y que te olvides del aquí y del ahora, o mejor dicho, que lo intercambies por el “hubiera”, “debería”, y que por ellos todo lo demás se nublara, perdiera validez, emoción, diversión. Decía que yo nunca he buscado la perfección, pero la imagen que perseguía era la de mi yo “perfecto” (bajo mi lupa, claro), y así estuve durante muchísimo tiempo, hasta que de plano todo se juntó y “explotó”, y sin esa imagen o sombra siempre vigilante… ¿qué o quién iba a ser yo ahora? ¿Por qué, si siempre había sido fiel a mis principios, no sentía realmente que hubiera avanzado en mi vida, que había alcanzado metas (si bien no necesariamente las que yo quería, pero metas a fin de cuentas) y que, comparativamente hablando, estaba mejor que antes? Esa sombra se hizo mucho más pequeña y translúcida, lo que significaba que ya no me estaba arriando a donde ella quería, lo que me dejó completamente perdido, desolado, y con la zozobra de que ní sabía quién era, qué había hecho y a dónde quería ir. Es más: sí sabía a dónde quería ir, pero me angustiaba no tener idea de cómo iba a llegar ahí si ahora la única guía que me había estado llevando de la mano (y dándome latigazos gratis) ya no furulaba. Ésa nueva guía, esas nuevas formas, son la redefinición que estaba buscando.

Pero lo mejor del caso es que:

A lo que voy es que estoy aceptando aplicar en mí mismo lo que he aplicado desde siempre con otras situaciones en las que tenía que aprender algo: nunca tener miedo de comenzar algo, nunca pensar en que no voy a poder con X o Y problema, sino entrarle a los fregadazos y buscar la manera de resolverlo, y si no se puede, documentar qué se hizo para que a la próxima ya sepa que por ahí no es. Pero todo en mí, hacia mí, para que esa sombra no comience a crecer de nuevo de forma inconsciente y me vaya a ir mucho peor que antes.

Así que: adiós yo, y hola de nuevo, yo. Ya que me di un enorme clavado en mi mente y me di cuenta de lo jija de la fregada que puede llegar a ser si uno no la controla, ahora comienza esa redefinición, esa 自分らしさ que tanto quería sacar pero que por la misma obsesión nomás no se dejaba.

Creo que hoy puedo decir que ya estoy fuera del pozo, pero he entendido que no es posible taparlo y que siempre va a estar ahí. Entonces, lo mejor es saber que ahí está, poner un letrero que diga “Cuidado, pozo”, y no darle mayor importancia. El pozo es un agujerito que está en medio de un enorme mar de ideas y pensamientos. Ese letrerito me ayudará a recordar que ahí está y que tengo que tener cuidado porque me puedo caer.

Como siempre, los Simpson lo habían predicho
The post 自分らしさ first appeared on ¡Un mexicano en Japón!.

agosto 12, 2022 01:59

mayo 30, 2022

Gwolf

On to the next journey

Last Wednesday my father, Kurt Bernardo Wolf Bogner, took the steps towards his next journey, the last that would start in this life. I cannot put words to this… so just sharing this with the world will have to suffice. Goodbye to my teacher, my friend, the person I have always looked up to.

Some of his friends were able to put in words more than what I can come up with. If you can read Spanish, you can read the eulogy from the Science Academy of Morelos.

His last project, enjoyable by anybody who reads Spanish, is the book with his account of his youth travels — Asia, Africa and Europe, beteen 1966 and 1970. You can read it online. And I have many printed copies, in case you want one as well.

We will always remember you with love.

mayo 30, 2022 03:46

mayo 18, 2022

Victor Martínez

Lo que piensa un hijo de su padre

Escuchando a Gerry Garbulsky en su podcast Aprender de Grandes el capítulo 121, «mi viejo» al inicio, viene una declamación muy parecida, si no la misma que se encuentra en el comercial de mi papi es el mejor del mundo y que transcribo a continuación:

Lo que piensa un hijo de su padre

A los cuatro años de edad «mi papí puede hacer de todo»

A los cinco: «mi papi lo sabe todo»

A los seis «mi papi  es más sabio que el tuyo»

A los ocho «creo que tal vez mi papi no sabe exactamente de todo

A los diez «en la antigüedad cuando mi papi estaba creciendo las cosas si que eran diferentes»

A los trece «naturalmente mi papi no sabe de eso, es demasiado mayor como para que se acuerde de su niñez»

A los quince «no le hagas caso a mi papá el es tan chapado a la antigua»

A los diecisiete «a veces me pregunto como mi viejo puede salir adelante con lo poco que entiende de las cosas»

A los veintiuno «el viejo, dios mio el pobre está totalmente despistado, no es de esta época»

A los veinticinco «creo que mi papi sabe algo de esto, es lógico pues el ha vivido bastante tiempo»

A los treinta «tal vez debería consultar con mi viejo para ver que piensa el, después de todo el ha tenido mucha experiencia»

A los cuarenta «no voy a hacer nada antes de consultar con mi viejo»

A los cincuenta «me pregunto cómo habría pensado esto mi papá, era tan sabio y tuvo un mundo de experiencia»

A los cincuenta y cinco «daria cualquier cosa porque mi viejo estuviera con nosotros ahora, para poder hablar de esto con el, lastima que no comprendí a tiempo lo sabio que era, hubiera podido aprender tanto de él».

Por acá el video del podcast https://youtu.be/YHAMFcjsOVc

Me encontré que probablemente el texto original es el siguiente por Ann Landers

My Father Through The Years (In Loving Memory Dad Poems)

When I was 4 years old – ‘My Daddy can do anything’

When I was 5 years old – ‘My Daddy knows a whole lot’

When I was 6 years old – ‘My Dad is smarter than your Dad’

When I was 8 years old – ‘My Dad doesn’t know exactly everything’

When I was 10 years old – ‘In the olden days when my Dad grew up, things were so different’

When I was 12 years old – ‘Oh well, naturally Dad doesn’t know anything about that, he is too old to remember his childhood’

When I was 14 years old – ‘Don’t pay any attention to my Dad, he is so old fashioned’

When I was 21 years old – Him? He’s hopelessly out of date!’

When I was 25 years old – ‘Dad knows about it but then he should, he’s been around so long.’

When I was 30 years old – ‘Maybe we should ask Dad what he thinks, after all, he’s had a lot of experience’

When I was 35 years old – ‘I’m not doing a single thing until I talk to Dad!’ When I was 40 years old – ‘I wonder how Dad would’ve handled it, he was so wise’

When I was 50 years old – ‘I’d give anything if Dad were here now so I could talk this over with him. Too bad I didn’t appreciate how smart he was. I could’ve learned a lot from him.’

By – Ann Landers

La transcripción de arriba es de: https://www.all-greatquotes.com/my-father-through-the-years-ann-landers-in-loving-memory-dad-memorial-poems-dad-in-memoriam-verses/

No tuve la sabiduría de grabar las charlas que tuve con mi padre, siempre dijo que con todo lo que sabía y le había pasado iba a escribir un libro y lo anime a que lo grabara, escribiera, videograbara, pero siempre pensó que habría tiempo para hacerlo después, y como luego pasa no se hizo.

Entre los desvaríos que escribo recuperó mucho de lo que él me platico y lo que pude aprender de él, quiero como un ejercicio recuperar varias historias que contaba que me dejaron algún aprendizaje y que otros que me parecen hasta mejores que mis propias entradas, que no pase que lo que digo, no quede plasmado por ningún lado.

mayo 18, 2022 08:36

Gwolf

I do have a full face

I have been a bearded subject since I was 18, back in 1994. Yes, during 1999-2000, I shaved for my military service, and I briefly tried the goatee look in 2008… Few people nowadays can imagine my face without a forest of hair.

But sometimes, life happens. And, unlike my good friend Bdale, I didn’t get Linus to do the honors… But, all in all, here I am:

Turns out, I have been suffering from quite bad skin infections for a couple of years already. Last Friday, I checked in to the hospital, with an ugly, swollen face (I won’t put you through that), and the hospital staff decided it was in my best interests to trim my beard. And then some more. And then shave me. I sat in the hospital for four days, getting soaked (medical term) with antibiotics and otherstuff, got my recipes for the next few days, and… well, I really hope that’s the end of the infections. We shall see!

So, this is the result of the loving and caring work of three different nurses. Yes, not clean-shaven (I should not trim it further, as shaving blades are a risk of reinfection).

Anyway… I guess the bits of hair you see over the place will not take too long to become a beard again, even get somewhat respectable. But I thought some of you would like to see the real me™ 😉

PS- Thanks to all who have reached out with good wishes. All is fine!

mayo 18, 2022 02:52

mayo 03, 2022

Gwolf

Using a RPi as a display adapter

Almost ten months ago, I mentioned on this blog I bought an ARM laptop, which is now my main machine while away from home — a Lenovo Yoga C630 13Q50. Yes, yes, I am still not as much away from home as I used to before, as this pandemic is still somewhat of a thing, but I do move more.

My main activity in the outside world with my laptop is teaching. I teach twice a week, and… well, having a display for my slides and for showing examples in the terminal and such is a must. However, as I said back in August, one of the hardware support issues for this machine is:

No HDMI support via the USB-C displayport. While I don’t expect
to go to conferences or even classes in the next several months,
I hope this can be fixed before I do. It’s a potential important
issue for me.

It has sadly… not yet been solved ☹ While many things have improved since kernel 5.12 (the first I used), the Device Tree does not yet hint at where external video might sit.

So, I went to the obvious: Many people carry different kinds of video adaptors… I carry a slightly bulky one: A RPi3 😐

For two months already (time flies!), I had an ugly contraption where the RPi3 connected via Ethernet and displayed a VNC client, and my laptop had a VNC server. Oh, but did I mention — My laptop works so much better with Wayland than with Xorg that I switched, and am now a happy user of the Sway compositor (a drop-in replacement for the i3 window manager). It is built over WLRoots, which is a great and (relatively) simple project, but will thankfully not carry some of Gnome or KDE’s ideas — not even those I’d rather have. So it took a bit of searching; I was very happy to find WayVNC, a VNC server for wlroot-sbased Wayland compositors. I launched a second Wayland, to be able to have my main session undisturbed and present only a window from it.

Only that… VNC is slow and laggy, and sometimes awkward. So I kept searching for something better. And something better is, happily, what I was finally able to do!

In the laptop, I am using wf-recorder to grab an area of the screen and funnel it into a V4L2 loopback device (which allows it to be used as a camera, solving the main issue with grabbing parts of a Wayland screen):

/usr/bin/wf-recorder -g '0,32 960x540' -t --muxer=v4l2 --codec=rawvideo --pixelformat=yuv420p --file=/dev/video10

(yes, my V4L2Loopback device is set to /dev/video10). You will note I’m grabbing a 960×540 rectangle, which is the top ¼ of my screen (1920x1080) minus the Waybar. I think I’ll increase it to 960×720, as the projector to which I connect the Raspberry has a 4×3 output.

After this is sent to /dev/video10, I tell ffmpeg to send it via RTP to the fixed address of the Raspberry:

/usr/bin/ffmpeg -i /dev/video10 -an -f rtp -sdp_file /tmp/video.sdp rtp://10.0.0.100:7000/

Yes, some uglier things happen here. You will note /tmp/video.sdp is created in the laptop itself; this file describes the stream’s metadata so it can be used from the client side. I cheated and copied it over to the Raspberry, doing an ugly hardcode along the way:

user@raspi:~ $ cat video.sdp
v=0
o=- 0 0 IN IP4 127.0.0.1
s=No Name
c=IN IP4 10.0.0.100
t=0 0
a=tool:libavformat 58.76.100
m=video 7000 RTP/AVP 96
b=AS:200
a=rtpmap:96 MP4V-ES/90000
a=fmtp:96 profile-level-id=1

People familiar with RTP will scold me: How come I’m streaming to the unicast client address? I should do it to an address in the 224.0.0.0–239.0.0.0 range. And it worked, sometimes. I switched over to 10.0.0.100 because it works, basically always ☺

Finally, upon bootup, I have configured NoDM to start a session with the user user, and dropped the following in my user’s .xsession:

setterm -blank 0 -powersave off -powerdown 0
xset s off
xset -dpms
xset s noblank

mplayer -msglevel all=1 -fs /home/usuario/video.sdp

Anyway, as a result, my students are able to much better follow the pace of my presentation, and I’m able to do some tricks better (particularly when it requires quick reaction times, as often happens when dealing with concurrency and such issues).

Oh, and of course — in case it’s of interest to anybody, knowing that SD cards are all but reliable in the long run, I wrote a vmdb2 recipe to build the images. You can grab it here; it requires some local files to be present to be built — some are the ones I copied over above, and the other ones are surely of no interest to you (such as my public ssh key or such :-] )

What am I still missing? (read: Can you help me with some ideas? 😉)

Of course, this is a blog post published to brag about my stuff, but also to serve me as persistent memory in case I need to recreate this…

mayo 03, 2022 04:16

abril 07, 2022

Gwolf

How is the free firmware for the Raspberry progressing?

Raspberry Pi computers require a piece of non-free software to boot — the infamous raspi-firmware package. But for almost as long as there has been a Raspberry Pi to talk of (this year it turns 10 years old!), there have been efforts to get it to boot using only free software. How is it progressing?

Michael Bishop (IRC user clever) explained today in the #debian-raspberrypi channel in OFTC that it advances far better than what I expected: It is even possible to boot a usable system under the RPi2 family! Just… There is somewhat incomplete hardware support: For his testing, he has managed to use a xfce environment — but over the composite (NTSC) video output, as HDMI initialization support is not there.

However, he shared with me several interesting links and videos, and I told him I’d share them — there are still many issues; I do not believe it is currently worth it to make Debian images with this firmware.

Before anything else: Go visit the librerpi/lk-overlay repository. Its README outlines hardware support for each of the RPi families; there is a binary build available with nixos if you want to try it out, and instructions to build it.

But what clever showed me that made me write this post… Is the amount of stuff you can do with the RPi’s VPU (why Vision Vector Processing Unit and not the more familiar GPU, Graphical Processing Unit? I don’t really know… But I trust clever’s definitions beyond how I trust my own 😉) before it loads an opearting system:

There’s not too much I can add to this. I was just… Truly amazed. And I hope to see the remaining hurdles for “regular” Linux booting on this range of machines with purely free software quickly go away!

Packaging this for Debian? Well, not yet… not so fast ☹ I first told clever we could push this firmware to experimental instead of unstable, as it is not yet ready for most production systems. However, pabs made some spot-on further questions. And… yes, it requires installing three(!) different cross-compilers, one of which vc4-toolchain, for the VPU is free software, but not yet upstreamed, and hence is not available for Debian.

Anyway, the talk continued long after I had to go. I have gone a bit over the backlog, but I have to leave now – so that will be it as for this blog post 😉

abril 07, 2022 06:40