ISSSTE, la carniceria mas limpia del lugar…

Despues de casi morir de un infarto con el vecino de cama y pensando que nada podria ser peor descubri con terror que no seria asi… el otro vecino (nuestra cama era la de enmedio) tuvo a bien pasar varias horas de la noche tirando su comodo (que era de alumnio), horas dormidas 2 y media, priceless.

Ya como a eso de las 6 AM llego el enfermero para preparar la cirugia de krubin :(, a las 8 me tuve que ir para que mi suegro que es mas entendido en este tipo de menesteres viera que procedia, y yo me lance alegremente por la incapacidad a la clinica de medicina familiar, a llevar documentos al job de krubin y a desmugrarme un poco, comer y volver a la noche para cuidarlo :O

Durante la estadia la noche anterior tuve oportunidad de saludar a algunos familiares de los pacientes, de medio platicar y compartir penas hospitalarias. La solidaridad que se da en este tipo de situaciones es extraña, porque a pesar de no tener intereses en comun, lo que une a esas personas es el sentimiento de saber que no estas solo en una situacion asi, y que el de la habitacion de al lado cuando baja a cenar te trae un chocolate porque tu no puedes dejar a tu paciente solo o que la anciana de enfrente paso a ponerte su chal, cuando te quedas muerto de cansancio en la banca del pasillo. Muchas de las personas que vi esa noche es posible que nunca se crucen en vida de nuevo, sin embargo les agradezco el hacerme participe de preocupacion y que me hayan oido aun cuando no sabian nada de mi o de mi krubin 🙂 ojala la señora del 1018 salga pronto de sus estudios del higado.

Esa noche fue tranquila porque los vecinos no dieron lata 🙂 y pude medio dormir un par de horas, antes de salir hecha la raya a casa a lavar ropa, bañarme y comer, para ir por la tarde con Victor.

Ora si continua mañana 🙂

Publicado por

slacker

Diseñadora Grafica, mama, esposa, amiga y ocasionalmente amantuk-amiga-confesora de mis amigos. Habil con las labores artesanales. Libros, musica, cafe. Defeña de nacimiento, poblana por querencia, guanajuatense de corazon.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *