A la comunidad UPN, mejor conocido como “atrapados sin salida”

Lo siguiente es la transcripción de un correo que envié a la lista interna de usuarios de la UPN el 15 de junio de 2017, jocosamente fue llamado “atrapados sin salida”.

A la comunidad UPN

Estoy muy enojado y vengo a comentarlo con todos ustedes y les cuento porque.

Hoy se cayo una compañera en el puente enfrente del elevador, una persona de vigilancia le acerco una silla y hasta donde sé dos personas diferentes llamaron al servicio medico, esto lo vi cuando iba a mi cubículo, pero al regresar para una junta todavía seguía allí la compañera, no viendo que llegara más personal que la señorita de vigilancia bastante pequeña no se me ocurrió mejor cosa que ayudar y acompañar a la compañera hasta el servicio medico, cosa que logramos después de un rato y comprobando lo agreste que es el terreno para caminar cuando uno no puede apoyarse correctamente, al llegar al servicio medico nos encontramos con que no se encontraba el medico y la dentista fue quien nos recibió, no pude quedarme a ver en que termino la cosa, espero que la misma haya terminado bien, lo imagino ya que aunque el golpe se veía feo, la compañera pudo con bastante dolor y trabajo llegar al servicio medico.

¿Y a que viene todo el chisme que perturbe nuestro quehacer universitario? A lo siguiente, ¿cuanto tiempo mas habría pasado si no ayudamos a la compañera a ir al servicio medico?, ¿ que paso con vigilancia no se supone que deberían de haber contactado con, alguien y ese alguien mandado apoyo o para que son los radios o ya no tienen radios? Protección civil en el edificio, lo pensé pero me pareció mas inmediato apoyar a la compañera eso y un largo etcétera.

Me ha tocado de primera mano apoyar con lo que pareció un ataque epiléptico a la salida de la cafetería, en noviembre del año pasado y lo mismo alguien fue por la doctora del gimnasio, directamente no usando el teléfono y ella fue la primera que llego y apoyo, no puedo mas que recordar el infarto fulminante en el estacionamiento y el caso de nuestro colega Carlos Fontes y la verdad es que si me preocupa, especialmente el día que yo me lastime un pie o algo similar, ya estoy pensando que es tiempo de volver a contratar el servicio de gastos médicos mayores para que me manden una grúa, perdón ambulancia aérea.

¿Entonces? En que estamos a si que las juntas y el café que no alcanzan y que de pronto nos quieren tener más sanos a los que llegamos caminando porque ahora la puerta esta mas lejos y si quiere uno ir por un no saludable tamal también tiene uno que caminar más ¿ya vieron las lindas mesas y sombrillas que están en la otrora puerta 3? están muy bonitas, ¿me pregunto quien las va a utilizar?, ¿Y mañana que hacemos?

Y sigo molesto, espero que ustedes estén igual de molestos después de leer esto.

Saludos.

 

Esta entrada fue publicada en Debraye, Trabajo y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.