Hablando de morir II

Este fin de semana Bora y yo fuimos al panteon, pese a que no es una costumbre arraigada en los protestantes a mi si me gusta todo el ritual de poner ofrenda, ir al panteon, pensar en los que se fueron y comerme un pan en su memoria. Todo para recordarme que yo aun puedo hacer esas cosas que ellos ya no.

Hace meses, tuvimos una crisis algo severa con Bora, *parentesis*.
Bora va a una escuela cercana a uno de los panteones mas antiguos de Iztapalapa, por lo tanto no es extraño que de menos una vez al mes nos topemos un cortejo funebre. Hasta aqui no habria gran problema, peroooooooooooo…… una tarde veniamos ya de regreso a casa y ya no quiso caminar :/ y yo o.0…. andale que hay sol y no, no y no. Lo unico que me dijo fue «No me gusta la gente muerta» -bueno a mi tampoco, pero ps no la voy a agarrar a besos, pense-. Uhm, uhm… bueno si camina, andaleeeeee…

Tomamos nuestro pesero y oh sorprais cuando bajamos iba hecha un mar de lagrimas :(, nos sentamos en la banqueta y le pregunte que pasaba. Solo atino a decir que no queria morir y que no le gusta la gente muerta. Merde :/

A como pude le explique lo que sucede a nivel fisico cuando uno estira la pata, puesto que no soy una persona creyente del cielo, el infierno y demas historias adornatorias que rodean a morirse, me senti un tanto incapaz de darle una explicacion mas «linda» de todo lo que trae colgar los tenis. Sin embargo parece que la convencio la idea de la muerte cerebral y el corazon que ya no bombea sangre…. :/

Obvio que en cuanto llegue a casa, le conte a krube y nos pusimos a investigar como hablarle a un niñ@ de la muerte. Parece ser que no lo hicimos tan pior, solo nos falto el adorno del cielo y los angeles *musica celestial*.

En apariencia, todo indica que ya supero ese miedo que le daba ver cortejos funebres, de hecho en las ultimas semanas hemos visto uno por semana y cero problemas. Solo voltea a verme y me dice -ahi va un muerto-.
*Fin de parentesis*

Regresando al fin de semana, mi objetivo principal, era que conociera de cerca la tradicion de ir al panteon en la celebracion de vida que es, de paso ver a mi abuelo y quizas en parte mostrarle a Bora de donde viene. Y bueno….

Me queda claro que la determinacion que tome hace años de donar lo que sirva de mi puerquecito cuando tenga a bien enfriarme es la correcta. Que lo que quede debe ser cremado y aun no decido si regado por ahi para contaminar je je je o que se quede en casa en el jardin. No me emociona tener un lugar solitario donde no habra flores y donde sea comida de gusanos 🙁

Lo bueno, es que Bora entendio que el dia de muertos es una celebracion de vida a los que seguimos aqui, que morir no es = a dormir y que cualquiera puede petatiarse :/, no nomas los viejitos.

Con todo fue un buen fin de semana, donde aparte salimos a pedir dulces y nos fue muy bien 🙂

Y como morirse parece ser divertido…

Si solo quieren oir a la Catrina cantar, alguien nos hizo el favor de hacer esto 😛

Publicado por

slacker

Diseñadora Grafica, mama, esposa, amiga y ocasionalmente amantuk-amiga-confesora de mis amigos. Habil con las labores artesanales. Libros, musica, cafe. Defeña de nacimiento, poblana por querencia, guanajuatense de corazon.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *