Notas de viaje I

Antier domingo fuimos al cerro del cubilete, donde se halla una estatua de Cristo, mejo conocida como el «Cristo de la montaña», nos contaba el taxista que nos llevo (amiguitos x 400 varos los llevan y traen en tatzi), que cuando lo pusieron no falto el amarranavajas que dijo que el Cristo veia a Silao y que por eso ellos ya estaban benditos, tons Guanajuato dijo, que nel que ellos eran mas ruleadores, porque le cuidaban la espalda… tks…

Dicen que con la edad uno va buscando a que aferrarse, tengo ahorita amigos que han encontrado respuestas en la religion, otros mas en cosas no muy tradicionales, pero cada uno a su modo ha encontrado ese sosiego que necesitaba (me alegra x ellos). Esto viene a que siempre me ha llamado la atencion la cantidad de cosas que tienen los catolicos para «hallar» paz.

El Cristo de la montaña es algo digno de verse, y es extraño que al estar alla arriba a miles de kilometros del suelo, me sientiera tan llena de paz, no se si sea todo lo que ha pasado estos meses o que alla arriba el unico sonido que se oye es el aire pasando entre los cabellos, pero me senti muy bien y despues de semanas sin respirar bien, pude percibir muchos aromas.

Lo mas memorable, todo lo que nos comimos por 25 pesos.

Y el Ave Maria, que segun mi maistra de piano, era musica dela competencia (hace poco que la vi, me dijo que siempre le ha gustado, pero ps no puede enseñarle eso a los niños :/)

Publicado por

slacker

Diseñadora Grafica, mama, esposa, amiga y ocasionalmente amantuk-amiga-confesora de mis amigos. Habil con las labores artesanales. Libros, musica, cafe. Defeña de nacimiento, poblana por querencia, guanajuatense de corazon.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *