Ayer yo…

Andaba camine y camine, siguiendo al protagonista del documental-corto que haremos para la clase de Produccion Audiovisual. Andamos mucho, conoci de cerca un camellon que pense era inaccesible, vi que es posible construir una «casa» con papel, carton, plasticos, revistas porno y cobijas viejas; comprobe que los registros de agua pueden ser casas seguras y contra lluvia y sol!, que los desechos del mercado son una fuente de alimento gratis y…

Que aprecio mi mundo cursilindo y rosa (asi como lo llamo Berna hace rato que platicaba esto con ella), con todo y mi bujero del techo.

Mientras caminaba y veia todo eso, como que me bloquee para no pensar en ello, no pude evitar la sensacion de esa mirada acusadora de quien al vernos pasar camara en mano se preguntaba que haciamos tras nuestro homeless, de esos comentarios malevolos y mal intencionados al vernos pasar calle, tras calle (de las muchas que caminamos), de ese miedo de saber que si nos topabamos con mas homeless de menos una lana si nos sacaban, a lo mas una buena corretiza por invadir ese mundo de carton e inmundicia en el que habitan. Despues de 4 horas de arduo trabajo y una paleta de hielo en la panza, mientras miro el material obtenido, pienso en como estructurarlo, que nombre tendra, como sera su poster promocional, que quitaremos y que dejaremos…

Al final del dia, al poner la oreja en la almohada dormi, y no con tranquilidad, el cansancio fue lo que me hizo caer tan rapido. Hoy mientras llevaba a Bora a la escuela y platicabamos sobre el mar (quiere conocer el mar y ya se quien le metio esas ideas, krubo te dare tus zapes x eso), y que si su cumple con el tema de Bob Esponja o Simba, pense en lo afortunados que somos.

Publicado por

slacker

Diseñadora Grafica, mama, esposa, amiga y ocasionalmente amantuk-amiga-confesora de mis amigos. Habil con las labores artesanales. Libros, musica, cafe. Defeña de nacimiento, poblana por querencia, guanajuatense de corazon.

2 comentarios sobre “Ayer yo…”

  1. Si quieres me llevé a Coatza para mis vaca en Noviembre.. si no pues te recomiendo que te vayas a la playa con tu esposo y la nena…

  2. Sin ir más lejos, cuando deportaron a una conocida mía que andaba de ilegal en este país no dude dos veces en agradecer mi suerte. Es espantoso vivir a salto de mata.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *