Cascarita Sabatina

Un buen día como hoy decidimos ir a tirar la polilla.

Si… tras mas o menos 6 meses de inactividad y mucho de buen comer (ajá, si tú, asi le llamas a las frituras que te empacas todos los días), optamos por tratar de recodar viejas anédoctas cuando se podia jugar 3 horas seguidas, :p.

Pero el caso es que ni las viejas glorias nos pueden espantar el fantasma de la triste realidad, 15 kilos despues ya no se juega como antes. La memoria física está, la intuición, la lectura de la poesía en movimiento, las ganas, el momento de reconocer la oportunidad de atacar el aro a predradas, el espíritu, pero todo eso queda corto pues estas anclado, mover el equivalente a 50 kilos no es algo que se vea y se sienta todos los días.

Sobrevivire, espero, aunque se quejen abruptamente e inmisericorde mis tobillos, mi espalda baja, las rodillas y en parte un codo y los antebrazos. Y dentro de 15 días volvere al campo de batalla una vez mas a vencer a mi mas temible enemigo, yo mismo.

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *