A pa desmadrito…

Pues el fin de semana resultó má movido de lo que esperaba en realidad… me tomé mis cosas, aprovechando que el compañero de guardia me pidió le cambiara el día, total que me fui a Celaya con la idea de regresar el sábado pero nel.. me quedé más tiempo y apenas regresé ayer con una cruda marca diablo y eso que no tomamos demasiado, eso si, el desmadre estuvo de pocos huevos, ya me hacía falta algo así, me encantó la neta….

El calvario fue regresar, pues si bien no hubo muchos pedos en el camino, ya estándo aquí me estuve haciendo menso un rato, pero zas recibo una llamda y me dicen, una vez más, «estamos frente a una situación extrema», creo que a partir de ayer comenzaré a temer esa frase…

Me mandaron a Ocampo, a 125 kilómetros de aquí, en los límites de Guanajuato con Jalisco y San Luis Potosí…

Había, según el reporte cuatro muertos, total que voy encamino y mi fotografo pos la neta no levantaba mucho el carro y así ni como hacerle, despúes me una vez allá la milicia por todos lados, y otra vez el fotografo, si el mismo, que no saca fotos porque le dijeron los verdes que nel pastel y q mejor no se metia en problemas, la ntea me mordí los dos huevos y los labios y hasta la pinche lengua con tal de no estallar en cólera y decirle lo altamente productivo que no era…

En fin, que para no hacer el cuento largo regresamos alasl dos de la mañana a Guanajuato, aun mandé un poco de información…

Por cierto, jajaja fue muy divertido irme en bermudas hasta allá donde el aire pega como bofetada y lo pior es que si se me quedaban viendo así de y a este que le pasó, pero sorry, de haber sabido que iban a salir con sus ejecutados pues me pongo la ropa adecuada, jajaja osea que ni como…

He aquí cuando menos una foto…

Jajaja por cierto…
Entre las cosas relevantes que sucedieron en el trayecto…

Hacía un chingo de aire y yo con bermudas, no había señal de radio, tuve que andarla cazando….
Matamos un cojeo en la carretera, pobre.
Pero más pobre los que mataronun caballo jajajaja el pobre estaba ahí despansurrado a mitad de carretera…
Los militares nos detuvieron y retuvieron unos minutos…

Lo peor, con la cruda que me cargaba casí muero al darme cuenta de que había perdido el radio… la primera reacción fue de me vale madres, que me lo descuenten, pero zas que me doy cuenta de que ahí tenia toda la agenda y que lo había perdido y que mis contactos se perderían, casi muero, ento el dolor de cabeza me subió a mil, sentía que iba a vomitar, regresamos a buscarlo, hablamos con los plis y nada, subi al carro agüitado pero se me ocurrió meter la mano junto al freno de mano y zaz, ahí estaba, neto que lo besé, besé mi radio y el alma me regresó al cuerpo y el dolor cesó…

***

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *