Navidades…

Pues heme aquí cumpliendo con el requisito de cada año en el que uno se pone a recordar muchas cosas antes de terminar el año pero aun pensando solo en la Navidad…

En realidad tengo tanto que decir que no se por donde empezar, aunque ya se que normalmente se hace por el principio.

En general este año me he sentido bien, creo que una temporada muy tanquila en la que me estuve aclimatando a mi condición y a la vez a disfrutar de la vida con sus limitaciones y sus ventajas…

Un cambio de casa, un cambio de sede de trabajo, otro cambio de casa, un cambio interior muy fuerte en el que aprendi a separarme de las personas cuando estas te hacen daño, a alejarte de aquellas que solo de exprimen y te roban la energía y cuando requieres de recargar baterías como que no te sientes igual de apoyado…

Los últimos meses de mucha diversión, algo que empezaba a olvidar que en realidad ocurriera y situaciones similares pero en general este año creo que me ha servido además de reencontrarme conmigo mismo, regar y cultivar los frutos de la amistad que por años he mantenido con muchas personas, cobrar la factura de otros costos, obtener nuevas adquisiciones en la materia y demás.

En general como lo dije, amo mi vida, siempre tiene sorpresas para mi y siempre hay una forma de valorarlas y creo que esa es una gran ventaja que desde hace tiempo me valoro cada día y no en un sentido de ensoberbecerme sino de autoanálisis y autocrítica.

Trataré de hacer un decálogo de cosas perdidas este año, buenas o malas, despúes en otra ocasión pondré las ganadas…

1. Adiós al miedo…
2. Adiós a una casa…
3. Adiós a una vida que no pudo haber sido…
4. Adiós a un sentimiento inacabado…
5. Adiós a una ciudad que me dió mucho por ganar y mucho por perder…
6. Adiós a unos amigos…
7. Adiós al conformismo (si alguna vez exisitió)…
8. Adiós a la desconfianza…
9. Adiós a la represión…
10. Adios, por el momento, a la soledad…

A todos aquellos que son parte de mi vida, gracias por caminar conmigo de la mano, a los otros por verme desde lejos, uno más por escucharme, otros mas por tenderme una mano, a quienes me dieron palabras de aliento, regaños y consuelo, a todos muchas gracias…

En verdad cada uno sabe quien está en mi mente y mi pensamiento, cada quien sabe que forma parte de mi vida y cada quien sabe que está dentro de mi lista de buenos deseos para siempre…

Gracias…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *