Blografia.net

enero 04, 2021

Victor Martínez

Congresos y charlas 2019

Recurso Educativo Abierto: Trabajando con datos de los Sistemas de Portales de Obligaciones de Transparencia del gobierno de México en educación

Día 1. Noveno Encuentro En línea de Educación Cultura y Software Libres
#9EDUSOL
7 de octubre de 2019
17:05 a 17:30

Martínez, V( 2019), Recurso Educativo Abierto: Trabajando con datos de los Sistemas de Portales de Obligaciones de Transparencia del gobierno de México en educación, EDUSOL 2019.

En 2019 los avances del sabático se presentaron en el EDUSOL y en el CONSOL, vale la pena mencionar que el detonador de este trabajo es un texto para el EDUSOL de 2017 que termino siendo conferencia magistral y que me dejó con tantas inquietudes que me animó a seguir sobre el tema y terminó siendo el tema para desarrollar el trabajo de sabático de 2019, un REA para acompañar una materia de quinto semestre, se convirtió en una materia optativa por sí misma sobre búsqueda de información en educación disponible en internet.

Del CONSOL no hay video, pero si se puede consultar la ponencia:

Martinez, V (2019), Fuentes primarias: Grandes datos, IA contra enseñanza humana, los portales de transparencia, Congreso Nacional de Software Libre (2019), 9 de octubre. Archivo de la ponencia PDF 1.5MB

Para leer toda la aventura del sabático y que anduve haciendo por acá escribí al respecto.

enero 04, 2021 05:21

diciembre 31, 2020

Diario de un Mexicano en Japon

¡Feliz 2021!

Por fin, ¡POR FIN! se ha ido 2020 y ha llegado el 2021, en el que la vaca seguramente va a poner orden a todo el desm…. barajuste que hizo el ratón el año pasado.

Espero que a todos ustedes les vaya muy bien y que este año se convierta en el mejor que hayan pasado en sus vidas.

Hay que ver para adelante. Ya se ve la luz al final del túnel en el que 2020 nos metió. Aguantar un poco más para que todo pueda ser como era antes (tanto como se pueda, claro).

¡Sí se puede!

The post ¡Feliz 2021! first appeared on ¡Un mexicano en Japón!.

diciembre 31, 2020 03:00

diciembre 30, 2020

Diario de un Mexicano en Japon

El 2020 en un kanji

Kanji de los años anteriores:

Creo que el consenso de este año es claro. De la forma que lo vean o que lo hayan pasado, la realidad es que fue un año diferente, que nos presentó una situación difícil a nivel mundial de la que apenas comenzamos a ver la salida. Incluso en el escrito del año pasado mencionaba la celebración de las olimpiadas en Tokio… Pero más que eso, mucha gente lamentablemente perdió la vida, o quizás algunos de sus seres queridos. Se siente la tristeza y el hartazgo en todos lados.

Sin embargo, creo que también para muchos hubo acontecimientos importantes y agradables, y es quizá en los que nos tenemos que apoyar para salir adelante y continuar en esta aventura.

El kanji de este año lo tenía prácticamente decidido desde el anterior. Obviamente en ese entonces no contaba con una contingencia sanitaria a nivel mundial, pero ni eso es suficiente para quitarme la dicha del momento en el que por segunda vez me convertí en papá. Por tal motivo, el kanji que para mí describe el 2020 es:

Su lectura principal es “ko”, y quiere decir “niño”. El nacimiento de mi segundo hijo se lleva por mucho a todo lo que acontenció en mi vida durante este año que termina. Como muchos de ustedes, yo también dejé de ver a mis amigos, dejé de salir y llevar a mi primer hijo a los lugares a los que íbamos con frecuencia, comencé a trabajar desde casa (primero por mi bebé y luego por el coronavirus), y el cansancio hizo (y sigue haciendo) presencia, pero ni todo eso ha sido suficiente para quitarme el sentimiento que tuve en el momento en el que mi segundo hijo vio la luz y lo tuve en mis brazos. Sin duda será un momento que recordaré toda la vida.

No quiero dejar de mencionar que también hubo pifias y sucesos que lamento mucho. El estrés se ha maximizado durante los últimos meses y no es nada más por el virus: enfrenté un acontecimiento en el trabajo que me pegó fuerte; la inseguridad se apoderó de mí de forma en la que no lo había hecho antes, perdí la concentración en muchos momentos y he notado que se me han estado olvidando cosas. Yo sé que hay mucha gente con 2 o más niños que también le echa ganas todos los días y para las cuales yo soy un completo “novato” (y tienen razón), pero aunque tuve la ayuda de mi suegra por unos meses, ha sido realmente una gran tarea tener que estar al pendiente del trabajo y familia, y no ayuda ver que tu tiempo libre prácticamente ha desaparecido ni que los fines de semana no alcancen para descansar y comenzar otra semana fresco y con ganas en un trabajo que exige precisión y mucha creatividad, la cual reconozco que en estos momento no tengo.

Por lo anterior es que tampoco he podido sentarme a escribir en el blog como lo solía hacer antes. Después de tantos años realmente ignoro cuánta gente sigue leyendo, y reconozco que es difícil que alguien nuevo llegue y se siente a leer en una época en la que las redes sociales acaparan toda la atención, y los medios visuales sean mucho más llamativos que un montón de letras escritas por un viejo cuarentón que a ojos vistas tiene que poner en orden su vida para poder enfrentar lo que viene después.

No obstante, las ganas de seguir con este proyecto no se han terminado. Al igual que mi situación actual, sé que todo esto es pasajero, y en algún momento podré de nuevo tener control y estaré contento de escribirlo por aquí.

El kanji del 2020 en Japón

El kanji del año en Japón es seleccionado con un proceso de votación, pero casi al igual que conmigo, el candidato que ganaría se sabía o intuía prácticamente desde mediados de año

Se lee “mitsu” o “hiso” en “hisoka ni”, y quiere decir “secreto” o también “denso”. Fue esta última acepción la que hizo eco en todo Japón durante todo el año debido a las recomendaciones que se hicieron para tratar de mitigar las infecciones por el coronavirus:

El gobierno hizo referencia a evitar estas 3 situaciones como “3密” (san mitsu), que en inglés se tradujo como “3C”: Confined and enclosed spaces, Crowded places, Close-contact settings. Se estuvieron repitiendo en todos lados para tratar de generar conciencia en la población, lo que hizo que la gente siempre las tuviera en la mente (aunque no las evitara del todo), por lo que era indudable que ese kanji sería elegido para representar al 2020.

De entre los primeros 10 candidatos, que por cierto pueden ver en la página 2 del documento oficial, puedo destacar la presencia de 滅 (metsu) en el lugar 7 y de 鬼 (ki/oni) en el lugar 9. Esto es debido al furor que ha causado la historia de Kimetsu no Yaiba (鬼滅の刃), conocida en inglés como “Demon Slayer”, y que incluso su pélícula ha sobrepasado a Sen to Chihiro no Kamikakushi (“El viaje de Chihiro”, o “Spirited Away” en inglés) en cuanto a recaudaciones se refiere. Muchísima gente reconoce el título o ha oído de la obra, así que, aunque sean kanji que normalmente representan algo considerado “malo” (“oni” es ogro, y “metsu” es exterminar) los podamos encontrar en los primeros lugares.

Pásenla muy bien en estas pocas horas que le quedan al año del ratón (según el calendario chino), y prepárense para decirle adiós. Sin duda el 2020 quedará para el recuerdo de una forma en la que creo que nadie quisiera recordarlo, pero que, para bien o para mal, fue parte de nuestras vidas.

Un fuerte abrazo para todos desde el todavía pandémico Tokio. Espero que la edición de este escrito del 2021 contenga muchas más buenas noticias.

The post El 2020 en un kanji first appeared on ¡Un mexicano en Japón!.

diciembre 30, 2020 08:00

diciembre 28, 2020

Diario de un Mexicano en Japon

Adiós muela del juicio, parte 1

Así nada más para dejar registro:

Hace algunas semanas tuve fiebre en domingo (o sea que ni para enfermarme puede ser entre semana para darme un respiro del trabajo), y todo fue porque tuve una infección en una de las muelas del juicio. Tuve que esperar hasta el lunes, ya sin fiebre y tomando todas las precauciones y siguiendo las indicaciones que me fueron dichas por teléfono, para acudir con el dentista. En resumen: era mejor quitar las muelas del juicio.

Ayer fue la primera. La imagen de arriba fue la hoja que recibí donde vienen las precauciones después de que un diente ha sido extraído (y que claro que tiene un verbo en japonés: 抜歯する “basshi suru”). No es la idea de este escrito traducir todo lo que está ahí escrito, solamente mencionar que la asistente estaba preocupada de si podría leer todo. Para nada me molestó su comentario, sino que me sacó una sonrisa porque tenía mucho que no recibía un comentario de ese estilo. Es de las pocas interacciones que he tenido con personas ajenas a mi familia en este año.

Puse parte 1, porque faltan otras 3…

The post Adiós muela del juicio, parte 1 first appeared on ¡Un mexicano en Japón!.

diciembre 28, 2020 10:01

noviembre 27, 2020

Diario de un Mexicano en Japon

El inicio de un gran camino

Esperando que seas mucho mejor que yo

The post El inicio de un gran camino first appeared on ¡Un mexicano en Japón!.

noviembre 27, 2020 10:00

noviembre 19, 2020

Diario de un Mexicano en Japon

Retokenizando con spaCy

Para los que no están en contexto, spaCy es una librería de Python que provee funciones de PLN (procesamiento de lenguage natural, “NLP” en inglés) de una forma por demás fácil en comparación con, por ejemplo, NLTK.

Aunque conocía de su existencia, no había trabajado con spaCy hasta ahora que lo probé en el proyecto que tengo entre manos en el trabajo. Me era más familiar NLTK a pesar de haberlo usando en su mayoría en la versión 1 (van en la 3.5 al momento de escribir esto), pero para varias tareas spaCy es mucho más “directo”. Digamos que NLTK te da mucho poder, pero hay que ser mucho más específico al momento de manejarlo. En cambio, spaCy realiza muchas más acciones con menos interacción, lo cual puede ser bueno o extremo dependiendo del objetivo.

Lo interesante aquí para mí es nlp.pipeline. Una simple función, que por lo general la llaman nlp (pero uno puede definir el nombre),  aplica una serie de algoritmos de análisis y reconocimiento, pero antes realiza el proceso de “tokenizar” el texto, es decir, dividirlo en entidades llamadas “tokens”, que son secuencias de caracteres agrupados en unidades semánticas. Es fácil irse con la finta de que todos los tokens son palabras, pero no es así. Existen además diferentes maneras de tokenizar, y dependiendo de la usada es el resultado que se tendrá. Por ejemplo, una de las maneras más fácil de tokenizar es agrupando caracteres en un texto separado por espacios, como este post, por ejemplo. Obviamente una tokenización así no serviría en idiomas como el japonés, donde las palabras no están separadas por espacios, pero ésa es otra historia. También es necesario destacar que separar por espacios tampoco es una forma ideal de tokenizar, incluso lenguajes como inglés, pero en sí no se puede dar una respuesta correcta sin saber cuál es el objetivo final. De eso depende la forma de crear tokens.

En el caso del análisis que estaba realizando (en inglés), requería manejar palabras como “well-known”, “state-of-the-art”, es decir, palabras compuestas por múltiples otras palabras, unidas por un guión (entre otros casos que no necesito nombrar), como un token. El problema es que el tokenizer de spaCy separa las palabras también por guiones, y estos a su vez forman tokens. Por ejemplo:

“well-known”

es tokenizado como

“well”, “-“, “known”

Cada elemento es un token, así que contiene más que el simple texto: su función gramatical, su forma base, entre otras cosas, todo gracias a que spaCy ejecuta las funciones de reconocimiento y análisis después de la tokenización, pero todo sucede dentro del mismo pipeline. Además, como cada token es identificado por separado, casos como el de “state-of-the-art” deben ser tratados ya que la palabra completa es un adjetivo, pero “art” por sí mismo es correctamente identificado como sustantivo. Algo se tiene que hacer.

Lo primero que se viene a la mente es la solución más sencilla: separar las palabras de ese tipo antes de pasarlos por el pipeline. Sin embargo, aunque spaCy lo ejecutará sin problemas, los resultados no son los esperados porque los modelos que se usan no han visto esa clase de tokens, lo que altera los algoritmos y produce resultados erróneos.

Cambiar el tokenizer es la siguiente opción. De hecho, NLTK provee diferentes tokenizers, pero usar NLTK significaba no usar spaCy, por lo que tareas como la lematización (regresar las palabras a su forma base) tendrían que ser procesadas y ejecutadas a mano, lo cual quería evitar por dos razones:

  1. Al momento de lematizar en NLTK, hay que pasar como parámetro la función gramatical de las palabras que se desea lematizar. Así, habría que primero identificar esa función, lo que en inglés se le llama POS tagging, y luego decirle a la función de lematizar que queremos, por ejemplo, lematizar los sustantivos (para, por ejemplo, poner en singular los que estén en plural), luego los verbos (para regresarlos de estar conjugados a su forma base), etc.
  2. La idea era usar spaCy porque hace lo anterior automáticamente, y también porque quería aprender.

Después de leer un rato al respecto me encuentro con que es posible retokenizar tokens en spaCy después de su pipeline, pero eso implica que uno manualmente tiene que indicarle el inicio y el final de los tokens y después utilizar la función spacy.tokens.doc.Doc.retokenize().merge. Todo parecía fácil, pero la literatura que encontré en ese entonces (hablamos alrededor de julio de este año) usaba spacy.tokens.doc.Doc.merge que es considerada ya obsoleta, y en otros lados manejaban las posiciones directas de los tokens y no de los spans. Así que lo mejor fue simplemente crear mi propia función

def remerge_tokens(doc: spacy.tokens.doc.Doc) -> None:
    """
    Merges backs tokens after the spaCy NLP pipeline to be able to handle expressions separated into multiple
    tokens as one single token.

    Expressions like contractions or collocations separated by hyphens are identified as separate tokens
    by the spaCy tokenizer. Example:

    ------------------------------------------------------------------
    |        Word       |             Tokens                         |
    ------------------------------------------------------------------
    |"state-of-the-art" | "state", "-" , "of", "-", "the", "-", "art"|
    |"night's"          | "night", "'s"                               |
    ------------------------------------------------------------------
    Note that each token contains not only the word, but also information as POS, lemma, etc., so in the case of
    "state-of-the-art", the last "art" dependency is pobj (object of preposition), but the whole expression is an
    adjective (https://dictionary.cambridge.org/dictionary/english/state-of-the-art), and "state" is a nmod (noun
    modifier), so although the POS won't change after the remerge, the whole expression will have the attributes,
    modifiers and dependencies of its first word.

    In order to handle those expressions as a single token and with the appropriate token information, it is necessary
    to remerge the tokens after the NLP pipeline; doing it before alters it and generally gives incorrect results.
    This function identifies such expressions and remerges the tokens into one, in-place
    :param doc: A spaCy document
    :return: None. The remerging is done in-place
    """
    i = 0

    with doc.retokenize() as retokenizer:
        while i < len(doc) - 1:
            token = doc[i]

            if not token.whitespace_:
                next_token = doc[i + 1]

                # If next_token is a hyphen, look-ahead for more hyphens and merge when there are no more
                # This is to handle expressions like 'easy-to-assemble'
                if next_token.text == "-":

                    index_of_last_token_after_hyphen = get_index_of_last_token_after_hyphen(doc, i + 2)
                    next_token = doc[index_of_last_token_after_hyphen]

                    attrs = {"POS": token.pos_}
                    span = doc[token.i:next_token.i + 1]
                    retokenizer.merge(span, attrs)

                    # Increment i so we can jump to the next correct token
                    i += (index_of_last_token_after_hyphen - i)

            # All other cases stay as spaCy identified them
            i += 1

Originalmente también estaba juntando las contracciones, pero a final de cuentas las dejé como estaban.

La función get_index_of_last_token_after_hyphen es simplemente una función recursiva que busca, como su nombre lo indica, cuál es el último token que le sigue a un guión, para poder manejar por igual palabras que tengan cualquier número de tokens pegados por guiones.

def get_index_of_last_token_after_hyphen(doc: spacy.tokens.doc.Doc, index_after_hyphen: int) -> int:
    """
    Given a Document and an index, searches for the index of the word that appears after the last
    hyphen in a series of tokens where words are separated by hyphens.

    Example
    "state-of-the-art" will be tokenized as "state", "-" , "of", "-", "the", "-", "art"
    Let's suppose their indices are:

    Index:    0       1      2    3      4    5      6
    Tokens: "state", "-" , "of", "-", "the", "-", "art"

    The first time this function is called, index_after_hyphen will be 2 because the first hyphen is
    found in remerge_tokens.
    Then, this function will be called recursively as long as the word in the index next to index_after_hyphen
    is also a hyphen, or if there are no more tokens to check in the Document.
    In this example, we check first if the index 3 (index_after_hyphen + 1) is valid and if the word in that
    position is a hyphen. As it is, the function is called again with index_after_hyphen = 4 (the next index after
    the hyphen we found). In this call, we check the index 5, and as it is a hyphen, the function is called again
    with index_after_hyphen = 6. Now we have to check the index 7, but as it is not valid, the function will
    return 6 all the way back to the stack.

    :param doc: A spaCy document, obtained after running the NLP pipeline on a text
    :param index_after_hyphen: The immediate next token index after a token containing a hyphen
    :return: The index of the last word token after a series of tokens separated by hyphens
    """
    if index_after_hyphen + 1 >= len(doc) - 1 or doc[index_after_hyphen + 1].text != '-':
        return index_after_hyphen
    else:
        return get_index_of_last_token_after_hyphen(doc, index_after_hyphen + 2)

Aunque son funciones bastante simples, fueron esenciales para lo que estaba haciendo.

 

The post Retokenizando con spaCy first appeared on ¡Un mexicano en Japón!.

noviembre 19, 2020 11:12

noviembre 16, 2020

Victor Martínez

Micrófono de batalla

En 2009 andando de viaje, me dí cuenta que mi portátil no tenía un micrófono incorporado, por supuesto ni webcam, la Dell que usaba en ese entonces, puesto que era sustancialmente más económica sin la webcam, por esas fechas utilizaba skype para llamar desde la PC a teléfono fijo a mejor precio que LADA. Estando en Monterrey en un Radio Shack compré un micrófono de solapa Gigaware, como a la semana el botón falló y era una lata mantenerlo en apagado o encendido, cosa que solucioné con un rápido arreglo con cinta de aislar… y así pasó unos 6 años hasta que hubo que cambiarle la cinta, tampoco que le diera mucho uso.

Este año la talla que se ha llevado con la emergencia sanitaria, evidencio varias cosas, una el botón ya no se quedaba en la posición que quería, es decir encendido, finalmente me anime a buscar cómo abrirlo lo cual no fue muy difícil, originalmente hice un puente de soldadura donde va el botón para que quedara en encendido independientemente de la posición del mismo, pero resultó que el juego del botón hacia ruido al hablar, también del uso se rompió, el gancho que permite ponerlo en la solapa, que rápidamente reemplace con un clip añadido a la cinta de aislar que ya usaba para mantener el botón presionado, en el proceso rompí una especie de cartoncillo que estaba atrás del clip original.

Resultó que ese cartoncito permitía que el micrófono no se saturara al estar cerca del cuerpo, volví a abrir el mismo y busque el material más parecido que tuviese a la mano para reemplazarlo, use foamy amarillo, que aunque del mismo grosor, no es para nada cercano a la calidad del material original, aproveche volverlo a abrir para retirar por completo el botón y encontré que una pieza metálica y parte del resorte era lo que metía ruido, lo probé y funcionaba, pero me lo colgaba de la solapa y se saturaba…

Estaba a punto de comprar uno nuevo y en la búsqueda estaba y no me decidía porque hay un montón de micrófonos, pero los que valen la pena requieren de alimentación o son complicados porque son más para estudio y terminarán captando más el ruido ambiental y en mi condición de acompañar las clases con videoconferencia, no me servía realmente invertir unos 1900-2000 en mezclador, fuente, micrófono más base, para que terminara sonando más «tamales, se compra y bisquetes calientitos» y los de solapa similar al que se me descompuso no los encontraba en menos de 300 pesos con muy malas experiencias de los compradores… contacte a Alejandro (@p00k4) y bien me comentó que para el trance uno de steren de los económicos la libraba y tenía toda razón, recordé una actividad de lectura y podcast que desarrollamos para un curso y me que esa ocasión por lo económico de esos micros se los donamos a la escuela donde dimos el curso… lo cual me dejó con más incertidumbre sobre cual comprar.

En esas estaba cuando me dí cuenta que tampoco tenía webcam, bueno si tengo una que me dieron del día del maestro pero que está usando mi hijo y otra Genius tan mal soportada que no existe el driver más que en Windows XP… y el soporte en Linux es medio experimental y tiene un rato abandonado, siguiendo la plática con Alejandro (@p00k4) le pregunte que estaba usando, ya que en el CHAT del año pasado tenia un microfono muy profesional, bastante vistoso y que resultó quedó en Iztacala cuando inició la jornada de sana distancia (marzo – junio), entonces estaba trabajando con una webcam con micrófono integrado, lo cual me resolvió el día, probé usar mi celular que ya estaba usando como webcam con droidcam, simplemente estar dos veces en meet una con el cel con cámara y micrófono encendido y audifonos y desde la PC con camara y microfono apagados.

Ya casi convencido de ir a steren por uno casi desechable, revise la existencia según su página en los de mi zona y resultó que no había y antes empezar a comparar para ver cual pudiera ser el mejor reemplazo, se me ocurrió que el material que reemplace en el microfono es como lo escribí arriba un aislante para que no se sature, pero si se satura, aunque ya no funciona como micrófono de solapa, lo podía ser de base y lo probe agarre un sujetapapeles lo coloque abajo del monitor y enfrente del teclado y probe con audacity los niveles de grabación y resultó que estaba funcionando muy bien… para no hacer más larga la historia así lo llevo usando ya un mes…

En el camino busque el mismo micrófono y en amazon estaba agotado, en mercadolibre alguien lo vendia por 400 pesos y el más barato que encontré estaba en 249 pesos, usado…. pero viene al caso porque encontré un par de fotos de como se veía cuando lo compré, hace 11 años…

noviembre 16, 2020 03:56

Que tienen los pobres en la cabeza

Esta y otras cosas nos preguntamos de pronto, que tenemos en la cabeza, pero el otro día que estaba haciendo unos arreglos, me ha dado por escuchar podcasts en lugar de música y especialmente Ted en Español y me he encontrado con muchos muy buenos, el que da título a la entrada me pareció revelador y me dejó pensando en un montón de cosas que tendemos a dar por hecho, especialmente me llamó la atención que aún siendo de Argentina me fuese tan cercano con las condiciones de México.

Mayra Arena (2018), ¿Qué tienen los pobres en la cabeza?, TEDxBahiaBlanca disponible en https://youtu.be/4JDu69Jy41Y

«La pobreza esporádica la han conocido todos los argentinos, es cuando el jefe o jefa de familia se quedó sin trabajo, se conocieron los fideos blancos, se empezó a caminar en vez de andar en auto y se sobrevivió, pero siempre tuvieron a sus padres trabajando todos los días o saliendo a buscar laburo todos los días y sobre todas las cosas mandandolos a la escuela todos los días, los que crecemos en la pobreza estructural, en los márgenes de la sociedad vamos a la escuela cuando podemos, cuando se puede, jamás nadie nos enseña que hay que cumplir algo de lunes a viernes, jamás adquirimos la costumbre de madrugar, todos los días»

noviembre 16, 2020 02:17

noviembre 11, 2020

Victor Martínez

Enseñanza remota conversatorios

Y bueno entre todas las cosas que han pasado antes de empezar el semestre el 7 de septiembre, si se logró lo de los webinar o como me terminó gustando más conversatorios y hasta me tocó dar un par.

El 5 de agosto me habían pedido dar una charla de las herramientas para el proceso de aprendizaje en línea, pero como más bien pensé en la utilidad de hablar de la condición de enseñanza remota di un panorama más bien amplio de que podíamos intentar hacer y que decían nuestros propios datos sobre la Licenciatura en Administración Educativa, es decir al final del semestre 2020-1, de este no hay video público pero las diapositivas están disponibles.

El 18 de agosto Entornos Personales de aprendizaje que más bien es una presentación de escenarios posibles para el semestre 2020-2 para la Licenciatura en Administración Educativa y que se puede consultar en Facebook sin necesidad de registrarse https://www.facebook.com/Pepig-Upn-108596067222437/videos/1185240981850577/ y las diapositivas se pueden descargar por acá.

El 19 de agosto una versión muy similar pero pensada para la Licenciatura en Pedagogía el video está en stream de Microsoft no hay versión pública, trabajando en arreglar eso y se puede consultar en youtube , las diapositivas están disponibles acá.

El 25 de septiembre se realizó el conversatorio «Experiencias Docentes» con cómo iniciamos el semestre 2020-2 y que se puede revisar en Facebook sin necesidad de registro, mi breve participación hasta hora y treinta y seis minutos, las diapositivas disponibles por acá.

El analizar cómo nos ha ido y que tanto éxito o no han tenido las estrategias que implementamos va a ser interesante y se verá en enero cuando repetiremos esta experiencia de compartir nuestros encuentros y desencuentros.

De los conversatorios y talleres que realizamos en mi propia Área Académica hemos tenido muy buenos resultados, pero no tenemos versiones públicas del trabajo lo que me deja poco satisfecho ya que los materiales y temas que se han tratado son más útiles en cuanto se puedan compartir rápido y de manera extensa, lo que se acordó fue trabajar cápsulas donde se presenta los puntos más importantes y relevantes, pero aún no tenemos listo y seguro todavia tardara.

noviembre 11, 2020 04:52

noviembre 02, 2020

Diario de un Mexicano en Japon

La vida continúa

Vayamos al grano: ya estoy viejo. Pero eso no es noticia nueva. ¿Crisis de los 40? Creo que llevo ya 2 años con ella. ¿Problemas dentro y fuera del trabajo? Claro, como todos los demás (dichosos aquellos que no los tengan, claro).

Y sin embargo, aquí sigo.

Últimamente he tenido esos ratos melancólicos que te hacen pensar si todo realmente vale la pena, y si hay algo en el futuro que amerite tener que pasar por tantas cosas. Nah, nada de pensamientos suicidas; eso fue cosa de mis años pubertos. Más bien ratos de reflexión, en los que piensas si tu ideología de siempre tener un sueño que perseguir dará frutos a largo plazo. Y la respuesta es obvia: ¡claro que sí!

No obstante, eso no quiere decir que no haya ratos de debilidad, desesperación, e incluso histeria… y la situación con el coronavirus de plano no ayuda.

Mi jefe actual me platicaba hace ya muchos meses: “Cuando tienes a tu segundo hijo, te conviertes en un superhombre”. Y tiene razón. Sí, ya veo venir a quienes tienen 3 o más a decirme “novato”, pero cada familia y cada situación es difícil. No, no estoy llorando porque mi situación sea pesada, pero la verdad no sé de dónde salen fuerzas para levantarme diario a enfrentar al mundo. De ahí que, como he comentado en repetidas ocasiones, mis respetos a todos y cada uno(a) de los(las) padres(madres) de familia que a diario le echan los kilos para sacar a los chilpayates adelante, y todavía se hacen tiempo para tener tiempo de calidad con ellos. A todos, sin importar su clase social, raza, chamba, creencia religiosa, etc. Neta: dense palmaditas en la espalda porque están haciendo una labor titánica, que rara vez es reconocida (imaginen a sus hijos contestándoles de mala gana, gritándoles, rezongando, etc., etc.). Yo no sé cómo mi madre me aguantó cuando era niño.

Veo la situación en Japón:

Probablemente no suene tan diferente a otros países. Y sin embargo una vez que eres parte de esta sociedad se siente la diferencia cultural en cada uno de los casos anteriores. Diría un buen amigo mexicano que “el ojo que todo lo ve en Japón” (o sea, el “qué dirán”) pesa un montón por acá

Me he puesto a pensar mucho en cuál era la situación en mi familia cuando yo era chico, digamos que cuando tenía entre 5 y 10 años, y cuál es mi situación actual con mi hijo mayor teniendo exactamente 5 años ahora. Dejen de lado cómo ha cambiado el mundo (que sí tiene que ver); la experiencia que uno tiene y quiere aprovechar para criar a sus hijos y la falta de pericia que se hace evidente cuando lo que creías que funcionaba para reforzar los lazos padre-hijo no da frutos o termina con un resultado totalmente contrario al esperado.

Japón provee ciertas “cosas” que son difíciles de encontrar en México, pero a la vez carece de otras que en México son el pan de cada día. Una en especial es la de la lejanía que se tiene con la familia. No es que los japoneses no quieran a sus familias, sino que, a ojos de un mexicano, el comportamiento es frío, y a veces hasta cruel si lo comparamos con lo que se espera de la familia en México.

Servicios como éste me hacen pensar en si realmente es tan complicado y tan “tedioso” hacer una llamada o enviar un mensaje directamente cuando no se tiene la oportunidad de ir personalmente a visitar:

Por solamente 2200 yenes al mes tienes un aparatito al que tu familiar le puede apretar para avisarles a los demás que está bien. Si bien es cierto que en muchos casos la familia no está cerca y no se puede ir cada semana a verlos, la realidad es que aunque se esté cerca no se acostumbra ir de visita como solíamos hacerlo en México cada domingo cuando iba casa de mis abuelos. Claro: veo el potencial y el lado positivo de esta clase de servicios, pero no puedo dejar de compararlos con lo que aprendí y viví en mi rancho, y es algo que no puedo transmitirle a mis hijos.

Si uno de padre ya la lleva de perder porque cuesta trabajo estar al día en lo que “rifa” en el mundo de los niños estando en la misma sociedad, la dificultad se duplica cuando tus hijos se están criando en una totalmente diferente a la tuya. Tienes que aprender mucho, tipo los 10 “sí” y 500 “no” de Donny de la seguridad con las navajas

Situaciones que en México se arreglarían de forma más directa tienen que pasar por un proceso que se antoja más burocrático que nada, aun siendo solamente cuestiones en las que en México se discutirían en una plática y terminarían con risas entre ambas partes (o golpes, pero eso solamente en situaciones extremas, y NO, no estoy condonando la violencia); el hecho de no poder hacerlo aquí, o mejor dicho, de tener que pensar en las consecuencias de hacer algo “fuera de lo normal”, a veces me desespera. Y ni me quiero imaginar cuando mis hijos sean adolescentes.

¿Ya ven cómo uno se pone a reflexionar y escribir cosas así en el blog? 😛

En el artículo pasado escribía sobre el paradero del tiempo libre que uno solía tener cuando tenía 20 años. Hablando con una muy buena amiga mexicana hace poco (ahora radicada en Estados Unidos), me decía que le gustaría volver a tener 30 años pero con la madurez que tiene ahora. Le comenté que probablemente a todos nos gustaría lo mismo. Tanto que hacer, tanto que se quiere hacer, tan poco tiempo personal y encima una sociedad diferente… de ahí que, de alguna manera, llegue a entender al protagonista del manga 娘の友達 (Musume no Tomodachi, “la amiga de mi hija”), que es el que estoy leyendo actualmente:

Ya veo venir a los que me van a decir “pedófilo”, “asaltacunas”, etc., pero nel. Koto-chan (la chica co-protagonista de la obra que aparece en las portadas de arriba) tiene sus broncas pesadas, pero no es que Kosuke (el ñor protagonista) ande de pervertido o tenga gustos excéntricos. Digamos que son 2 personas cuyas situaciones hacen que de alguna forma se complementen… aunque hay que decir que Koto es la que anda sonsacando a Kosuke, quien por cierto es viudo… y mejor no les cuento hasta que el manga termine (van 5 tomos, esperando el 6to ahora). El caso es que Kosuke anda buscando un escape de la realidad ante su reponsabilidad en la chamba (que es grande porque tiene un puesto importante), la forma de no poder comunicarse con su hija adolescente quien dejó de ir a la escuela tras la muerte de su madre, la presión de criarla y educarla a pesar de que le dicen que él no puede solo, y el duelo de haber perdido a su esposa y no haber estado a su lado cuando murió por causas laborales. En serio, mejor ya no les cuento por el momento.

En fin… tomen esto como una manisfestación de la crisis de los 40. Ya me falta menos para poder decirles correctamente que no jueguen en mi jardín y que si se les va la pelota otra vez ya no se las voy a regresar 😛

Feliz cumpleaños yo. A ver qué me cuentas el año que sigue.

The post La vida continúa first appeared on ¡Un mexicano en Japón!.

noviembre 02, 2020 03:00

octubre 29, 2020

Victor Martínez

Fantasmas

Ayer se descompuso el micrófono que he estado usando durante el confinamiento, no es la primera vez, lo he arreglado al menos unas 4 veces antes…

Pero la entrada en realidad viene a que normalmente en clase todo mundo tiene la cámara apagada y se entiende porque hemos visto que hay quien se conecta con datos de celular prepago, quien aún en casa tiene el celular y comparte el espacio con su familia o el dispositivo, a quien no tiene cámara o de que como mi micrófono, no funciona.

Pero hoy en lo que estaba saludando y dando los buenos dias, mencionando que estaba desde el celular por lo del micrófono, de pronto se escuchó… «who ya gonna call»… y aparecieron en cámara varios fantasmas bailando además, por supuesto fue una cosa genial, una ocurrencia muy grata de su parte, me dejó de muy buen humor y nada más no dí la carcajada porque junto a mi tambíen hay clase de nivel secundaria.

Actualización 19:54, el grupo del vespertino también la aplico pero con Sadeness o Enia… en todo caso me han hecho el día, tuve que preguntar y es Ameno de Era… a menos que los chicos me corrijan.

Me queda claro que en muchos aspectos, el sentimiento de pertenencia y unidad sigue vigente y espero que sigan así como grupo, habla mucho de la posibilidad de organizar y de la relación, por supuesto son de quinto y al menos una parte de cuarto y los anteriores semestres trabajaron en presencial… aún asi, es un gesto que no voy a olvidar.

 

octubre 29, 2020 07:53

octubre 15, 2020

Gwolf

I am who I am and that's all that I am

Mexico was one of the first countries in the world to set up a national population registry in the late 1850s, as part of the church-state separation that was for long years one of the national sources of pride.

Forty four years ago, when I was born, keeping track of the population was still mostly a manual task. When my parents registered me, my data was stored in page 161 of book 22, year 1976, of the 20th Civil Registration office in Mexico City. Faithful to the legal tradition, everything is handwritten and specified in full. Because, why would they write 1976.04.27 (or even 27 de abril de 1976) when they could spell out día veintisiete de abril de mil novecientos setenta y seis? Numbers seem to appear only for addresses.

So, the State had record of a child being born, and we knew where to look if we came to need this information. But, many years later, a very sensible tecnification happened: all records (after a certain date, I guess) were digitized. Great news! I can now get my birth certificate without moving from my desk, paying a quite reasonable fee (~US$4). What’s there not to like?

Digitally certified and all! So great! But… But… Oh, there’s a problem.

Of course… Making sense of the handwriting as you can see is somewhat prone to failure. And I cannot blame anybody for failing to understand the details of my record.

So, my mother’s first family name is Iszaevich. It was digitized as Iszaerich. Fortunately, they do acknowledge some errors could have made it into the process, and there is a process to report and correct errors.

What’s there not to like?

Oh — That they do their best to emulate a public office using online tools. I followed some links in that link to get the address to contact and yesterday night sent them the needed documents. Quite immediately, I got an answer that… I must share with the world:

Yes, the mailing contact is in the @gmail.com domain. I could care about them not using a @….gob.mx address, but I’ll let it slip. The mail I got says (uppercase and all):

GOOD EVENING,

WE INFORM YOU THAT THE RECEPTION OF E-MAILS FOR REQUESTING
CORRECTIONS IN CERTIFICATES IS ONLY ACTIVE MONDAY THROUGH FRIDAY,
8:00 TO 15:00.

*IN CASE YOU SENT A MAIL OUTSIDE THE WORKING HOURS, IT WILL BE
AUTOMATICALLY DELETED BY THE SERVER*

CORDIAL GREETINGS,

I would only be half-surprised if they were paying the salary of somebody to spend the wee hours of the night receiving and deleting mails from their GMail account.

octubre 15, 2020 05:55

septiembre 23, 2020

Diario de un Mexicano en Japon

¿En qué momento?

Aunque este escrito no es originalmente algo que quería sacar durante la pandemia, creo que es buen momento de finalizarlo, editarlo y hacer que vea la luz.

Tomen lo siguiente como una reflexión/anécdota/historia de un viejo cuarentón. Sé que muchos no lo verán de esa forma, otros tantos me dirán que “ya se me van las cabras” (eso desde que tenía como 20) y otros, muy pocos, quizá asienten un poco… quizás.

La vida está llena de parteaguas, pero creo que la mayoría de las veces ni siquiera sabemos que están ahí; algunos pueden ser bastante obvios, mientras que otros no toman tanta importancia hasta mucho tiempo después. De ahí que una de las frases que más me gusten es la de “connect the dots”, que Steve Jobs menciona en su discurso en la universidad de Stanford en 2005:

Again, you can’t connect the dots looking forward; you can only connect them looking backward. So you have to trust that the dots will somehow connect in your future. You have to trust in something — your gut, destiny, life, karma, whatever. This approach has never let me down, and it has made all the difference in my life.

Dejen les cuento algo (voz de abuelito llamando a sus nietos a que escuchen otra de sus súuuuuuper interesantes historias):

En incontables veces he mencionado aquí, en respuestas a comentarios y en respuestas a correos que me envían, que el plan de trabajo es de los requisitos más importantes para obtener la beca de Monbukagakusho. En total, creo que escribí como 3, uno para cada vez que iba a intentar obtenerla (aunque no metí los papeles hasta la última vez); el último plan que escribí, el que pasó y que a final de cuentas me tiene donde estoy, era en el que menos convencido estaba. Lo consideraba simple, sin mucha profundidad, y con muchos lugares por donde criticarlo… pero de alguna forma pensaba que ya no podía moverle mucho más, tanto porque el tiempo ya estaba encima, como porque desarrollarlo más haría que se perdiera la idea que quería transmitir. El caso es que estaba súper indeciso de si desvelarme e intentar ampliar más la idea o simplemente ya dejar todo por la paz y confiar en lo que tenía hecho. No lo hice en computadora porque no tenía impresora, sino que todo fue con máquina de escribir… Mis amigos habían ido por mí para ir a cenar y estaban esperando que terminara, pero yo no daba señales de que eso fuera a terminar en horas, mucho menos minutos, pero su insistencia me hizo detenerme. Fuimos a cenar hamburguesas.

En la entrevista me preguntaron por donde creí que me iban a preguntar, y pude dar respuestas concretas al respecto. Estaba súper nervioso, pero al mismo tiempo una especie de seguridad me invadía porque sabía cuáles eran los puntos débiles de mi escrito y sabía cómo defenderlos y cómo “justificar” el hecho de no haber desarrollado esos puntos en el plan. Para los que no estén enterados, originalmente yo tenía la idea de estudiar en Japón procesamiento de imágenes y reconocimiento de patrones en imágenes. Conocía punto menos que nada sobre procesamiento de lenguaje natural. Mi idea era, en ese entonces, crear una aplicación que pudiera reconocer insectos, plagas o similares en el campo con una simple foto tomada con un celular (de la época, con todo y su baja resolución), la cual se enviaría a un servidor, éste haría el procesamiento y reconocimiento, y mostraría la información pertinente. Todo eso ahora es relativamente fácil de hacer, pero en su momento fue la idea que tenía en mente.

Seré sincero: pensé que no iba a pasar a la siguiente etapa. Sin siquiera saber los resultados, me maldecía a mí mismo por haber cedido a la insistencia y haber salido a cenar cuando habría podido seguir adelante con el plan y quizá “refinarlo” más. Pero viéndolo ahora, y aunque quizá sea pura coincidencia, siento que de haber seguido escribiendo habría perdido el hilo de las cosas, y quizá no estaría aquí. Sí, yo sé, es un argumento muy débil, pero de verdad siento que esa decisión fue un parteaguas, aunque en su momento ni siquiera lo pensara.

De la misma manera, una de las razones por las que quería salir de México a trabajar (no definitivamente) era que escuchaba las historias de mis compañeros de universidad que habían tenido la suerte de conseguir trabajos en empresas internacionales y habían tenido que ir al extranjero. Fuimos al mismo salón de clases, compartimos desveladas y sufrimientos con exámenes y trabajos finales… y sin embargo ellos habían logrado algo que yo no. Otra vez, aunque ésta sin necesidad de hacerme sentir mal, ellos habían logrado despertar algo en mí que me hizo proponerme un nuevo objetivo, y había llegado en el mejor momento, porque había sido rechazado de varias empresas por falta de experiencia… En una de ellas uno de los chavos que me entrevistó me dijo tal cual que me dedicara mejor a Windows porque “ahí estaba la lana”.

Esa plática informal que tuvimos en una reunión la considero otro parteaguas, otro punto que, en ese entonces, no sabía con cuál otro se iba a juntar.

Hace muchos años, ya en Japón platicaba con un par de buenas amigas mexicanas sobre el futuro. Una de ellas me decía que ella creía que yo estaba preparado para “dar el siguiente paso” y ser emprendedor; recuerdo que me dijo que quizá era el momento de dar “el salto de fe”, y que quizá el trabajo que tenía en ese momento era la señal que necesitaba. Ser emprendedor siempre ha sido uno de mis más grandes sueños, pero conforme pasan los años y las responsabilidades aumentan, dar ese salto es mucho, pero mucho más difícil. Ese momento, esa plática en Roppongi Hills, creo que es otro de los puntos clave de mi vida actual. ¿Que si me arrepiento de no haber dado ese salto de fe? No. Hablar ahora de las posibilidades de éxito o fracaso que hubiera conllevado es simplemente fantasía, pero mentiría si dijera que nunca he pensado en ello.

La verdad no sé en qué momento tantas cosas pasaron por mi vida… y siento que no he vivido todo lo que en realidad sí lo he hecho. Han transcurrido tantos años desde que llegué a Japón y estoy tan acostumbrado a vivir aquí (con sus altibajos, claro está), pero no parece que haya sido tanto desde que me despedí de mis papás en el aeropuerto de la Ciudad de México aquel inicio de abril de 2003, ni tampoco que me haya despedido de mi entonces novia en Guadalajara un día antes de esa partida.

Parece que fue ayer cuando me paseaba en primer carro por Kyushu, y que podía pasar horas buscando la canción perfecta para la tonada de mi teléfono, o incluso investigar cómo crear una, o que podía darme el lujo de compilar el kernel de Linux para mi laptop “inmortal”. Me pregunto dónde habrá quedado el yo que se preguntaba casi de forma incrédula cómo era posible que alguien no pudiera conocer las canciones del momento, y cómo no tener tiempo de “afinar” la voz para berrearlas cantarlas en el karaoke.

En un momento eres un chavito de 24 años, libre, sin tener que rendirle cuentas a nadie, con carro, “depa” de soltero, haciendo lo que más te gusta (estudiar), y simplemente cumpliendo tus obligaciones… y cuando te pones a reflexionar, ya tienes más de 40, estás en una posición interesante en la chamba pero tienes que atender las necesidades de 2 niños, ser papá, esposo, consejero, amigo, profesionista, y de alguna misteriosa forma, todavía tener tiempo para ti y tus gustos. ¿Canciones de moda? ¿Las idols que más han “pegado” este año? ¿El mejor anime de la temporada? ¿Mis impresiones del juego XYZ que se estrenó hace pocos días? ¿El nuevo libro de ABC autor? Ni idea. Las prioridades han cambiado. Sí, tengo tiempo para mí, pero como lo he escrito en muchas ocasiones, es extremadamente contado, y es verdad que a veces ya de plano quiero izar la bandera blanca ante tantas cosas que se suelen presentar al mismo tiempo.

Me decía un compañero del trabajo que cuando tienes 2 niños te vuelves un superhombre, y creo que tiene razón. Si yo con 2 ando llorando, ni idea de cómo le hizo mi papá con 4, o mis abuelos maternos con 13, o mis abuelos paternos con 21. Es más, no quiero ni imaginármelo.

Es cierto que hay que pensar muy bien las cosas antes de actuar, pero si llegan al punto en el que realmente han pensado en todo y todavía dudan, es probable que estén ante un parteaguas en su vida, y quizá, como dice Jobs, es momento de confiar en su instinto, karma, suerte, lo que sea, sobre todo si están jóvenes o no tienen a nadie que dependa de ustedes. Equivocarse está bien, y es mucho más fácil reponerse de un error cuando no hay más afectados que ustedes mismos. No es que con familia uno se pueda equivocar, pero se toman muchas más precauciones en las decisiones que uno toma para minimizar el riesgo y las consecuencias de un error. Esto es quizá lo que muchas veces hace que los más jóvenes vean a los más viejos como “exagerados” o “miedosos”, y que los viejos vean a los jóvenes como “inexpertos”, o bien, con envidia pura y total porque todavía pueden “regarla” y recuperarse sin tanta dificultad.

En estos 16 años de vida que tiene el blog he tratado de dejar una imagen de cómo es mi vida en Japón y cómo es el país en general desde un punto de vista neutral. Ni Japón es el mejor país (si es que existe alguno), ni tampoco es el peor (porque hay que reconocer que tiene muchas ventajas vivir aquí). En retrospectiva, sí he tenido muchas experiencias por acá, muchas de ellas no comparables a las de otros mexicanos que han llegado a Japón después que yo, pero a veces las presiones de la vida diaria hacen que uno se olvide por completo de todo lo que se ha pasado para llegar al punto actual. Me gustaría tener el ritmo que tenía antes para estar aquí y escribir de muchos temas, pero de momento no se puede. Estoy seguro que en algunos años eso cambiará.

Nada más aguántenme las carnitas un rato, por fa.

The post ¿En qué momento? first appeared on ¡Un mexicano en Japón!.

septiembre 23, 2020 12:41

septiembre 15, 2020

Victor Martínez

¿Como actualizo Moodle a?

Lo voy a poner en mi página https://docs.moodle.org/39/en/Upgrading_FAQ#How_do_I_upgrade_from_1.9.x_to_3.9.3F porque si es muy frecuente la pregunta:
How do I upgrade from 1.9.x to 3.9?
1.x -> 1.9.19+ -> 2.2.11 -> 2.7.20 -> 3.2.9 -> 3.9

(It is better to upgrade to latest current stable before going to next branch, the same for plugins; upgrading from early stable branches usually works but there is no guarantee.)

Moodle 2.2.11 may be downloaded from https://download.moodle.org/stable22/.

Pero aplica para cualquier LTS por ejemplo yo lo hice a 3.5 y solo es cambiar la versión en el vínculo.

https://docs.moodle.org/35/en/Upgrading_FAQ#How_do_I_upgrade_from_1.9.x_to_3.5.3F

How do I upgrade from 1.9.x to 3.5?
1.x -> 1.9.19+ -> 2.2.11 -> 2.7.20 -> 3.0.10 -> 3.5

(It is better to upgrade to latest current stable before going to next branch, the same for plugins; upgrading from early stable branches usually works but there is no guarantee.)

Moodle 2.2.11 may be downloaded from https://download.moodle.org/stable22/

Si quieren ser muy meticulosos pueden ir a la versión que quieran https://docs.moodle.org/dev/Releases

O pueden ir a https://docs.moodle.org/en/Installation que los redigiira siempre al actual (yo prefiero los de Soporte de Largo Término LTS) y ahí buscar el upgrading faq.

septiembre 15, 2020 11:14

septiembre 09, 2020

Gwolf

RPi 4 + 8GB, Finally, USB-functional!

So… Finally, kernel 5.8 entered the Debian Unstable repositories. This means that I got my Raspberry image from their usual location and was able to type the following, using only my old trusty USB keyboard:

So finally, the greatest and meanest Raspberry is fully supported with a pure Debian image! (only tarnished by the nonfree raspi-firmware package.

Oh, in case someone was still wondering — The images generated follow the stable release. Only the kernel and firmware are installed from unstable. If / when kernel 5.8 enters Backports, I will reduce the noise of adding a different suit to the sources.list.

septiembre 09, 2020 02:56

septiembre 08, 2020

Gwolf

Welcome to the family

Need I say more? OK, I will…

Still wanting some more details? Well…

I have had many cats through my life. When I was about eight years old, my parents tried to have a dog… but the experiment didn’t work, and besides those few months, I never had one.

But as my aging cats spent the final months of their last very long lifes, it was clear to us that, after them, we would be adopting a dog.

Last Saturday was the big day. We had seen some photos of the mother and the nine (!) pups. My children decided almost right away her name; they were all brownish, so the name would be corteza (tree bark. They didn’t know, of course, that dogs also have a bark! 😉)

Anyway, welcome little one!

septiembre 08, 2020 03:43

agosto 29, 2020

Diario de un Mexicano en Japon

Lo que no extraño

Ya se la saben: con esto de la pandemia, este tipo de escritos han tomado prioridad. Como ya he mencionado antes, es momento de “aguantar vara”, y al mismo tiempo de expresar lo que uno siente durante este tiempo para que quede como recuerdo una vez que todo vuelva a la normalidad que conocíamos.

Sé que cada persona piensa diferente y que cada uno está viviendo la pandemia de forma diferente, aunque lamentablemente no todos la toman con la debida seriedad o caen en un valemadrismo que sobrepasa, por mucho, los límites de la arrogancia. No le deseo mal a nadie, pero realmente sí pienso que hay quienes han sido muy, pero muy afortunados de no haberse infectado o de ser asintomáticos… sin considerar claro que ellos pueden ser los que infecten a otras personas que no “la vayan a librar tan fácil”.

Independientemente de todo, hay que tener esperanza de que esto terminará en algún momento.

No cabe duda que la situación actual nos ha limitado de muchas maneras; hay cosas que de plano no se pueden hacer, hay cosas que se hacen de forma diferente… hay cosas que extrañamos, pero curiosamente también hay cosas que no se extrañan. En mi particular caso, siendo jefe de familia de 4, viviendo a las afueras de Tokio, puedo decir que lo que la pandemia no me ha hecho extrañar nada es lo siguiente:

El tweet original:

サラリーマンの進化 pic.twitter.com/jFZ42ZHHIC

— 猫分儀スミレ (@amaitorte) August 21, 2020

No. Tampoco es que ande en puros calzones, pero sí he de decir que es mucho más fácil preocuparse por traer una camisa decente que por todo el coordinado de la ropa. Además, en mi actual empresa la vestimenta es libre y en verano es común que muchos empleados vayan en short y sandalias a trabajar; así lo hacía yo también el año pasado en verano.

Mencioné en el artículo anterior sobre una presentación importante que tuve que dar hace algunas semanas. Pregunté si se esperaba que estuviera de traje o algo así formal y la respuesta fue que no. Así que simplemente agarré una de las camisetas que me pondría para ir a la oficina y listo.

  • Gel para el pelo. Si de por sí me estoy quedando calvo y nada más no doy mi brazo a torcer para raparme, con la todavía greña larga (o lo que queda de ella) si tenía que medio acomodar el pelo para que no “explotara” a medio día… los que tienen el cabello “chino” entenderán a lo que me refiero. Mi súper tubo de gel estilo “Moco de gorila” todavía tiene más de la mitad, y estoy casi seguro que tengo más de un años con él.
  • Trenes en hora pico. El tren que normalmente tomaba para ir a la oficina pasa a las 6:52 AM, y obviamente ya está atascado, y como generalmente no me podía sentar, era aventarse una hora en calidad de sardina. Es más, me he ido en el primer tren de la mañana, a las 5:12 AM y ahí sí me puedo sentar… pero el problema es que tengo que cambiar trenes porque ése no llega hasta mi destino y en el que sigue de plano nunca he me podido sentar.

    El regreso a casa depende mucho del tren que tome: si alcanzo a tomar el tren de las 5 PM, los últimos 20 minutos del trayecto es casi seguro que puedo sentar. ¿El de las 5:10 PM? Ni de chiste: parado y en calidad de sardina hasta llegar a casa.

    No he tomado un solo tren desde febrero. Extraño hacerlo con mi hijo (el grande; ahora que ya tengo 2 hay que aclarar cuál de ellos, je) cuando salíamos los fines de semana, pero en lo que respecta a las idas al trabajo, no gracias.

  • Las aglomeraciones de gente. Soy originario de una ciudad grande… aunque realmente siempre lo he considerado un ranchote (GDL FTW!!!!!111one) y estoy acostumbrado a las filas interminables, a los montones de gente en todos lados y tener que estar esquivando personas cuando vas corriendo con toda tu alma a alcanzar el tren que debes tomar. Sin embargo, he de confesar que aprecio mucho la calma de no vivir en la zona metropolitana de Tokio y no tener que entrar a ella en este momento (insisto, es historia diferente cuando voy a divertirme con mi hijo el mayor). Es cierto que también por estos lares hay mucha gente en los supermercados, tiendas, etc., pero aprendes a identificar las horas en las que seguramente vas a tener que hacer fila para algo, lo que es muy diferente a ir al corazón de la capital nipona y encontrar gente a todas horas. De ahí que digamos de broma que formarse es el “deporte nacional de Tokio”.
  • 2020 ha sido un año raro, difícil, y pónganle todos los adjetivos que quieran. Pero tratando de ser positivos, ¿hay algo que ustedes no extrañen de antes del coronavirus?

    The post Lo que no extraño first appeared on ¡Un mexicano en Japón!.

    agosto 29, 2020 09:48

    agosto 16, 2020

    Gwolf

    DebConf20 talk recorded

    Following Antonio Terceiro’s post on tips for using ffmpeg for editing video, I will also share a bit of my experience producing my video for my session in DebConf20.

    I recorded my talk today. As Terceiro mentioned, even though I’m used to speaking in front of my webcam (i.e. for my classes and some smaller conferences I’ve worked on during the COVID lockdown), it does feel a bit weird to present a live talk to… nobody :-|

    OK, one step back. Why are we doing this? Because our hardworking friends of the DebConf20 video team recommended so. In order to minimize connecitvity issues from the variety of speakers throughout the world, we were requested to pre-record the exposition part of our talks, send them to the video team (deadline: today 2020-08-16, in case you still owe yours!), and make sure to be present at the end of the talk for the Q&A session. Of course, for a 45 minute talk, I prepared a 30 minute presentation, saving time for said Q&A session.

    Anyway, I used the excellent OBS studiolive video mixing/editing program (of course, Debian packages are available. This allowed me to set up several predefined views (combinations and layouts of the presentation, webcam, and maybe some other sources) and professionally and elegantly switch between them on the fly.

    I am still a newbie with OBS, but I surely see it becoming a part of my day to day streaming. Of course, my setup still was obvious (me looking right every now and then to see or control OBS, as I work on a dual-monitor setup…)

    Anyway, the experience was very good, much smoother and faster than what I usually have to do when editing video. But just as I was finishing thanking the (future) audience and closing the recording… I had to tell the camera, “oh, fuck!”

    The button labeled “Start Recording”… Had not been pressed. So, did I just lose 30 minutes of my life, plus a half-decent delivered talk? No, fortunately not. I had previously been playing with OBS, and configured some things. The button I did press was “Start Streaming”.

    So, my talk (swearing included, of course) was dutifully streamed over to my YouTube channel. It seems up to five people got a sneak preview as to what will my DebConf participation be (of course, I’ve de-listed the video). I pulled it with the always-handy youtube-dl, edited out my curses using kdenlive, and pushed it to the DebConf video server.

    Oh, make sure you follow the advice for recording presentations. It has all the relevant advice, the settings you should use, and much more welcome information if you are new to this.

    So… Next week, DebConf20! Be there or be square!

    agosto 16, 2020 05:02