Blografia.net

diciembre 01, 2016

Victor Manuel Mtz.

Hackers, activismo, privacidad

Se que me falto de activismo, así que por eso especialmente pongo aquí mi selección que realice para tratar estos temas en clase.


Ben Goldacre (2012): What doctors don’t know about the drugs they prescribe

Amy Webb (2013) :How I hacked online dating

Keren Elazari (2014): Hackers: the Internet’s immune system

Wael Ghonim (2015): Let’s design social media that drives real change

Christopher Soghoian (2016): Your smartphone is a civil rights issue

 

diciembre 01, 2016 03:07

noviembre 27, 2016

Diario de un Mexicano en Japon

Preludio a Final Fantasy XV

kingsglaive

Nuevamente con sentimientos encontrados.

El último Final Fantasy que jugué en forma fue el XIII, y no fue una experiencia tan placentera como los anteriores (el XII se me pasó, pero con el remake del año que entra me pondré al corriente); me parece que quisieron forzar mucho a que te gustara Lightning, pero para mí fue X.

Entra en escena el XV, con como 10 años de estar en desarrollo (ya se la saben: cambió de nombre) y 4 protagonistas que a primera instancia parecen una banda prefabricada de música pop japonesa. Se nota que Square Enix le está metiendo mucho al proyecto, y que si no saca algo realmente majestuoso le puede perder mucho (recordar The Spirits Within). La primera impresión que tuve del juego no fue del todo buena, pero es Final Fantasy, y aunque haya dejado pasar el XIII-2 y el Lightning Returns, el puro título me hace recordar muy buenos momentos.

garnet

¡Oh sí! Garnet y Melodies of Life siempre tendrán un lugar especial en mi corazoncito, y no tanto por el juego o la historia en sí, sino porque lo jugué en una de las etapas más difíciles de la universidad, y me ayudó a salir adelante (especialmente por la letra de la canción).

Kingsglaive es una gran introducción al universo de FFXV y a la trama del juego, pero como película fue muy predecible, y LunaFreya (en japonés es “LunaFrena”) no se me ha hecho, hasta el momento, un personaje memorable. Brotherhood todavía no lo termino de ver completo, pero también es una antesala para lo que viene.

Ayer por fin tuve un poco de tiempo para jugar el último demo, llamado “Judgment Disc”, y me pareció interesante el montón de cosas que hacer y las opciones que tienes en habilidades, así como el ya conocido sistema de batalla. Se me antoja comprar FFXV en cuanto salga, pero me preocupa gastar el dinero y tenerlo ahí, haciendo polvo digital (no compraría el disco, sino que bajaría el juego), porque sé que un FFXV significa invertirle tiempo… pero el final del demo me dejó con ganas de más, y aunado a la última pelea en el Platinum Demo que salió hace ya varios meses, mi lado “fainalfantasiesco” me dice que sí lo compre. Peeero, The Last Guardian sale una semana después… y tengo varios títulos pendientes que que también quiero jugar (no he jugado The Last of Us, no me vayan a crucificar).

Como sea, es bueno tener un poco de tiempo para disfrutar una de las actividades que más me gusta hacer. ¿Retas en SFV? Sí por favor, cuando gusten (y yo tenga tiempo, claro).

noviembre 27, 2016 04:24

noviembre 25, 2016

Diario de un Mexicano en Japon

Sigo vivo y ocupado

Me pasó otra vez: montón de cosas que hacer en el trabajo, y ni se diga en la casa, y cuando menos recuerdo ya es casi el fin de noviembre y esto sigue sin actualizarse.

No es que no haya hecho nada sobre el blog; tengo 3 escritos a la mitad (cada uno sobre un tema diferente) y he estado respondiendo comentarios y correos en la medida de lo posible. El problema es que no he terminado :/ A las personas a las que les debo respuesta de los comentarios o de algún correo (sea o no con respecto a Japón), les pido un poco de paciencia. Como saben, todos los correos que me llegan y todos los comentarios del blog los leo y respondo, nada más que a veces me tardo.

Después del viaje a México comenzó un proyecto interesante en el trabajo, que lamentablemente se fue al caño por varias circunstancias que pueden o no tener relación con quien lo está dirigiendo, y eso me ha causado una cantidad de estrés impresionante. Digo, no es nuevo que pongan de líder a alguien que ni idea tiene de cómo hacer lo que se tiene que hacer, pero la actitud tiene mucho que ver, porque nadie nace sabiendo y no es pecado ignorar las cosas, pero sí hay problemas cuando dices cosas sin sentido. En fin, cuando llegue el momento les contaré con detalle qué onda al respecto.

En la casa, mi hijo sigue creciendo y creciendo, y con eso también aumenta la energía que tiene, mientras que la mía y la de Emi termina diario no en ceros, sino como en -100. Trae un ritmo imparable, y por más que lo cansemos no podemos hacer que se duerma antes de la medianoche. No cambiaría por nada el tiempo que paso con él, pero sí necesito que se duerma temprano para poder hacer mis cosas también. Las peripecias de ser papá.

En fin, hay mucho que quiero escribir aquí, pero de nuevo será poco a poco en lo que recupero el ritmo, y eso significa literalmente “en lo que encuentro el punto exacto donde hay que darle el karatazo a los niños para que caigan dormidos”.

Saludos a todos, y aquí sigo.

noviembre 25, 2016 01:18

noviembre 23, 2016

Victor Manuel Mtz.

To do

To do

noviembre 23, 2016 02:41

noviembre 22, 2016

Victor Manuel Mtz.

On vaccination

I love this one, to te point, straight and to the point.

 

noviembre 22, 2016 04:01

noviembre 14, 2016

Victor Manuel Mtz.

Azure quirks

[root@foo html]# time cp src31/ leiyp -a
real    3m33.343s
user    0m0.447s
sys     0m5.144s
[root@foo html]# time cp src31/ lep -a

real    0m14.093s
user    0m0.320s
sys     0m4.000s
[root@foo html]# time cp src31/ les -a

real    0m7.885s
user    0m0.339s
sys     0m4.237s
[root@foo html]# time cp src31/ lems -a

real    0m9.902s
user    0m0.324s
sys     0m4.320s
[root@foo html]# du -sh src31/
517M    src31/

First copy took ages… and then things go fast…

Well the disk don’t behave like on a normal system

[root@foo ~]# df -h
Filesystem      Size  Used Avail Use% Mounted on
/dev/sda1        29G  9.0G   19G  34% /
tmpfs            14G     0   14G   0% /dev/shm
/dev/md127       79G   21G   55G  27% /var/lib/mysql
/dev/sdc1        99G   66G   28G  71% /var/www
/dev/sdb1       197G   60M  187G   1% /mnt/resource
[root@foo ~]# hdparm -tT /dev/sda1

/dev/sda1:
 Timing cached reads:   12396 MB in  1.99 seconds = 6229.11 MB/sec
 Timing buffered disk reads:  38 MB in  3.06 seconds =  12.41 MB/sec
[root@foo ~]# hdparm -tT /dev/sdc1

/dev/sdc1:
 Timing cached reads:   12002 MB in  1.98 seconds = 6046.37 MB/sec
 Timing buffered disk reads:   8 MB in  3.90 seconds =   2.05 MB/sec
[root@foo ~]# hdparm -tT /dev/md127

/dev/md127:
 Timing cached reads:   11688 MB in  1.99 seconds = 5868.12 MB/sec
 Timing buffered disk reads: 170 MB in  3.02 seconds =  56.20 MB/sec

Also system is not idle is on production but compared to a consumer SATA Seagate Barracuda 7200.14 (ST2000DM001-1ER164) I get this.

 hdparm -tT /dev/sda

/dev/sda:
 Timing cached reads:   37552 MB in  2.00 seconds = 18802.96 MB/sec
 Timing buffered disk reads: 586 MB in  3.00 seconds = 195.07 MB/sec

Also a production machine, but not that busy and sitting on my desktop, bummer

A better comparison, a linode 8GB instance also a production one and busy:

root@bar:~# hdparm -tT /dev/sda

/dev/sda:
 Timing cached reads:   14546 MB in  2.00 seconds = 7280.14 MB/sec
 Timing buffered disk reads: 1940 MB in  3.00 seconds = 646.64 MB/sec

root@bar:~# hdparm -tT /dev/sdd

/dev/sdd:
 Timing cached reads:   14244 MB in  2.00 seconds = 7131.55 MB/sec
 Timing buffered disk reads: 1074 MB in  3.01 seconds = 356.59 MB/sec

Also to disclose this is not a slow entry VM is a Standard D12 v1 (4 Cores, 28 GB memory) of Intel(R) Xeon(R) CPU E5-2660 0 @ 2.20GHz.

noviembre 14, 2016 02:37

Automagic Moodle update

Well its monday so semi auto magic roll of patches on CentOS via yum-cron on Debian broken for some dumb and strong firewall rules but applied via unattended updates now done through a ssh tunnel using tsocks, been thinking on create a permanent tunnel or one based on apt.conf and push keys to our external machine, laziness has won and it’s not implemented… but.
Our mini script, for every directory get git code
git.sh

#!/bin/bash
        for i in $( ls ); do
            echo item: $i
        cd $i
        sudo -u apache git pull
        cd /var/www/html
        done

For 20 instances took 88 secs yay! ;)

real    1m28.599s
user    0m11.510s
sys     0m5.070s

Now tell Moodle about the changes and run whatever is pending

upgrade.sh

#!/bin/bash
        for i in $( ls ); do
            echo item: $i
        sudo -u apache php $i/admin/cli/upgrade.php --non-interactive
        done

Nice it took almost four minutes to execute…

real    4m31.226s
user    2m36.918s
sys     0m28.886s

Half of work done… time for a coffee, need to make this via ansible… still get no time to implement test |staging | production from staging to production rollback if breaks.

As pointed by Gunnar in the comments the moodle source not really needs to have apache permissions opposed to moodledata where it need to write and create files.

noviembre 14, 2016 02:26

noviembre 12, 2016

Victor Manuel Mtz.

Otra de trivia

O más bien de un ejercicio que hago en clase, hay que afirmar o negar una larga lista de sentencias que he recopilado en la red, hoy he visto fuertemente aparecer una

Los primeros tres dígitos del código de barras te sirven para saber en qué país fue construido un producto.

Pero modificada y con mayor fuerza aprovechando una verdad a medias, que consumamos productos con la clave 750 en el código de barras porque son mexicanos y veamos a detalle

En los códigos de barras efectivamente el 750 es para México en los contenedores y tarimas de transporte en los códigos al detalle es decir en las cajas y directamente en los productos, NO, es decir en las tiendas el 750 no necesariamente indica que sea mexicano o extranjero un producto.

“Es un sistema para la identificación que se utiliza para el entorno logístico y no para el entorno detallista. Así, es ideal para la identificación de cajas y pallets que viajan y se mueven dentro de una cadena.

El código GS1-128 utiliza una serie de Identificadores de Aplicación (IA), que actúan como prefijos, para dar el significado de los datos como fechas de caducidad, números de lote, cantidades, peso y muchos otros atributos que el usuario pudiera necesitar. Estos identificativos permiten clasificar de una forma estandarizada las características del producto que representan.”

14956488_10209368642685156_8795654240038979386_n

Es importante tener en cuenta que esta infografía no es correcta

Así que si reciben la cadena o las imágenes que intentan viralizar esto como es importante saber que no es correcta aunque sea un buen consejo el consumir productos mexicanos.

Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/GS1-128
Anexo de prefijos y paises: https://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Prefijos_de_C%C3%B3digo_GS1_por_pa%C3%ADses

noviembre 12, 2016 12:31

noviembre 09, 2016

Victor Manuel Mtz.

Lo interesante

Es que realmente no se hizo nada para que no pasara… para cuando de veras se hizo campaña mediática ya era más que probable, en julio lo animaron muy bien en Pictoline

Muchos se lo tomaron a broma y me parece que paso como no se esperaba, hay que recordar que los instruidos no son tantos y que quienes votaron en muchos casos lo hicieron más en desacuerdo con la candidata demócrata y las políticas de los últimos años o peor aún por el discurso de gran carisma y retorica, populista pues.  En fin que va a ser interesante lo que viene más allá de todo lo que se ha dicho y especulado lo más interesante esta por venir.

Archivo local para la posteridad http://blografia.net/vicm3/wp-content/uploads/2016/11/giphy.gif

noviembre 09, 2016 03:34

noviembre 08, 2016

Victor Manuel Mtz.

Azure un año despues

A más de un año de distancia

Lo que me gusta:

  1. La provisión de recursos es más o menos rápida
  2. Soporta máquinas virtuales con Linux
  3. Dos caídas en un año, muy breves (una pudo ser programada, pero no tenia las alertas y no habia buscado por el obvio https://azure.microsoft.com/en-us/status/ )
  4. Que se pueden crear arreglos RAID y otras monerias

Lo que no me gusta:

  1. Las ip son dinámicas a menos que uno configure una cosa rara que tiene por nombre red virtual y que no he visto la utilidad de configurar para evitar el cambio, lo cual he paleado con un CNAME
  2. No hay resolución inversa, es decir Microsoft no recibe correo de su servicio de nube, claro que tiene una opción para hacer esto desde el powershell + azure sdk en Windows, no es posible desde la interfaz web
  3. No hay forma de conectarle una terminal via web a las máquinas virtuales (al menos no a las Linux) en Windows ofrece una especie de rdesktop, esta si me tomo por sorpresa cuando una instancia no quiso arrancar, ya estaba por levantar un ticket (que no parece que hubiese ayudado mucho según leí) de soporte pero un cuarto reboot, arrancó la instancia, que se descompuso, quien sabe
  4. Lo lento y confuso que es la interfaz web

Me gustaría poner en la lista de arriba que tampoco el costo me agrada, pero esa sección ya no estuvo en mi decisión me queda claro que tampoco era demasiado posible cambiar ahí por el tipo de contratación, pero los puntos de lo que no me gusta son los que de veras me parece que cualquier otro proveedor como Linode, DigitalOcean o hasta OVH ofrecen en sus MV más baratas, de hecho la resolución inversa la he visto hasta en los proveedores de 3USD… en fin.

noviembre 08, 2016 07:16

El problema con el ingles

O washawashear… de plano, no lo había pensado mucho, total que fue viral hace como un año tal vez más pero no parece que lo haya puesto en el blog, me hizo reir y lo sigue haciendo.

 

noviembre 08, 2016 05:54

noviembre 01, 2016

Victor Manuel Mtz.

Calaverita

A los estudiantes de tercero
Les dejaron de tarea una calavera
Como no tenían idea
De cómo terminar la tarea
La muerte los atrapo
Y les dijo
“Por no hacer la tarea
El panteón los espera”.

VM3

Había dos Pokemon
Y se los llevaron al panteón
A comer chicharrón
Y entonces se apareció la catrina
Y al verlos con su comida
Los quiso atrapar
Entonces se escaparon
O eso pensaron
La flaca los atrapo
Y su chicharrón les dio.

DMT

noviembre 01, 2016 11:51

octubre 06, 2016

Diario de un Mexicano en Japon

Viajando a México – 4 años después

Había muchas razones para viajar a México después de tanto tiempo, pero hubo 2 en particular que me motivaron a hacerlo aunque la cartera dijera lo contrario: mi familia en México y mi familia de aquí.

La razón era simple: necesitaba ver a mi familia allá y que ellos vieran y conocieran a mi familia acá, en especial a mi hijo, pues a mi ahora esposa la conocen desde la primera vez que la llevé a México, hace casi 7 años… ¡vaya que pasa el tiempo muy rápido! Obviamente hay razones de más peso y de mayor profundidad, pero no vienen al caso en este momento, por lo que las omitiré.

El viaje además sería perfecto para que mi esposa ahora sí experimentara México de forma más “completa”, ya que la vez pasada sí fue de pisa y corre. Ciertamente esta vez tampoco fue una estadía muy larga, pero al menos fue un poco más que la anterior, y como ahora sí nos quedaríamos todo el tiempo en casa de mis padres, tendría la oportunidad de convivir y conocer a mi familia y nuestras costumbres y tradiciones.

Dicho lo anterior, permítanme expresar mis totales y absolutos respetos a quienes viajan en avión con niños de entre 1 y 4 años de edad, en especial a aquellos que recorren grandes distancias en el aire. No importa cuánto te prepares (material y emocionalmente), nunca estarás del todo listo para afrontar la situación. Compré juguetes, cositas para entretener al niño, bajé 100  de sus videos favoritos de Youtube a mi teléfono para poder apaciguarlo en caso de ser necesario; nos aseguramos de tener suficiente de sus botanas favoritas (churritos de camarón y galletas sabor verduras); más pañales de los que humanamente pudiéramos haber pensado llevar en el avión; cambios de ropa; etc. Y es que hay que ver que mantener  entretenido a un niño de esa edad por espacio de 13 horas en un espacio muy reducido es realmente una hazaña que debería registrarse como heroica.  Y ni hablemos del equipaje registrado: 2 mega maletas llenas de ropa y accesorios para él. ¿Mi ropa? Cupo en una mini maleta extra que llevamos, y la de mi esposa igual.

No los aburriré con detalles sobre cómo sobrevivimos el vuelo de Tokio a Houston, pero aunque parezca increíble, el vuelo que nos conectó a Guadalajara fue mucho más pesado, comenzando porque, como buenos mexicanos, no había realmente una fila para subirse en el avión, sino que era algo estilo “métase el que pueda”, hasta que los de la aerolínea pusieron algo de orden. Todavía no llegaba a México y ya me sentía en casa…

Traductor

Si bien es cierto que desde el principio sabía que la traducción sería la principal tarea que realizaría durante mi estancia en México, no imaginaba que pudiera complicarse tanto debido al número de horas que tuve que hacerlo por día, ni a la oleada de modismos, chistes locales, tradiciones y costumbres que de entrada es difícil explicar a alguien ajeno a nuestra cultura. No me dio el famoso “Language stress”, pero a veces el “switch” no cambiaba y me encontraba hablándole en español a mi esposa y en japonés a mi mamá.

Con todo, aunque extenuante, fue una gran experiencia, especialmente pensando en las Olimpiadas de Tokio 2020 y en la cantidad de personas que seguramente querrán contratar mis servicios como traductor y guía. Tarifas no baratas, servicio a la altura.

Algo que me sorprendió fue que no me hicieron ni una de las típicas preguntas de “¿cómo se dice <xyz> en japonés?”.

Choque cultural

Invariablemente, cuando alguien sale de su país después de mucho tiempo de no hacerlo, se enfrenta con costumbres y tradiciones totalmente diferentes a las propias, especialmente entre países con tantos contrastes entre sí como México y Japón. Esta vez le tocó a mí esposa, y vaya que sí le pegó en algunos aspectos.

Primero, algo que no tiene que ver con los países: el número de personas con las que se convive diariamente. En Japón muy rara vez tenemos visita entre semana, y por lo general los fines de semana los pasamos en familia (los 3), a menos de que vayamos a ver a alguien o alguien venga de visita a la casa. Por ende, reina el silencio alrededor. ¿En mi casa en México? Mis papás, mis hermanas, mis sobrinos, y las visitas esporádicas que son tan comunes tenían a mi esposa con la mente ocupada todo el tiempo, porque además de intentar hablar y entender español, recordar los nombres de quienes nos honraban con su presencia y estar despierta hasta después de las 11 pm, aunado al hecho de estar al pendiente del niño, hacían que cada día fuera divertido y movido, pero también muy cansado. Los primeros días fueron muy pesados para ella, pero afortunadamente terminó “medio acostumbrándose” (porque en realidad no había de otra, je je).

Después, la comida. Perdón, la gloriosa comida mexicana. Aunque ella ha probado algunos platillos hechos en Japón, y algunos en México la primera vez que fuimos hace 7 años, ésta fue la primera vez que realmente se encontró con nuestra gastronomía mañana, tarde y noche. ¿El resultado? Le gusta, pero considera que la forma de condimentar y sazonar es excesiva, puesto que los sabores en Japón generalmente son muy suaves, mientras que nuestra comida se caracteriza por tener sabores más “pesados” o “profundos”.

Lo que de plano no pudo soportar fue comer tunas y guayabas, y en general cualquier fruta cuyas semillas nosotros nos comemos sin darle mayor importancia. Mi papá le dio a probar tunas y dijo que le había gustado el sabor… pero cuando era el momento de pasarse las semillas, me preguntó que dónde las podía poner. Mi señor padre soltó una carcajada, peló otra tuna y me la dio entera, y me dijo “enséñale cómo se comen”. Acto seguido, procedí a degustar la mencionada fruta, acción.que no me tomó ni un minuto, y cuando hube finalizado le mostré que, en efecto, también había ingerido las semillas.

Luego, las calles. Para los que no están familiarizados con mi ciudad, Guadalajara se caracteriza por siempre recibir a la gente con los baches abiertos, y esta vez no fue la excepción. Emi se encontró con calles muy descuidadas, pozos, los tan odiados topes (que son casi inexistentes por acá), y de pilón, un caos vial en diferentes partes de la ciudad por las obras de la línea 3 del tren ligero. Ahí sí ni cómo ayudar a mi rancho.

Según ella, las calles se ven muy mal por 3 razones:

  1. Los baches.
  2. El graffiti.
  3. Que prácticamente nadie lava su coche.

Con excepción de la número 3, en las otras estoy de acuerdo, pero ninguna es algo nuevo para mí. Fue una mezcla de nostalgia y tristeza ver que la ciudad no ha cambiado tanto como habría pensado. No obstante, me causaba mucha risa cada que mi esposa decía “hay que decirle al camionero/carro enfrente de nosotros que lo lave para que se vea bonito”.

Otra punto que también le sorprendió fue la existencia de los “viene-viene”, especialmente en los estacionamientos de algunos centros comerciales. Decía que en sí no proporcionaban ningún servicio y que nada más cuando ibas de salida llegaban a “echarte aguas” (decir que tuvieras cuidado) y a ver si les dabas una moneda.

Sin embargo, lo que definitivamente más le impactó fue lo mismo que hace 7 años: la marcada diferencia de clases que hay en México, y el hecho de que se puede observar en casi cualquier lugar. A ella se le hace increíble que haya centros comerciales como en Japón, donde la gente gasta miles de pesos, y justo afuera de ellos haya gente pidiendo limosna. Surrealista, es la expresión.

Dicho lo anterior, ella dice que le encanta la unión familiar y el espíritu de camaradería que existe en México, y que es algo que en Japón simplemente no existe. Ella comenta que Japón y México son como dos extremos opuestos, y que sería muy bueno para ambos países encontrar un punto medio.

Otros

Me gustaría tener mucho más que contar aquí, pero la realidad es que, por la naturaleza del viaje y el poco tiempo que duraría, no tuve mucha movilidad ni espacios libres que dedicar, incluso miembros de la familia, mucho menos a amigos. Como en realidad no avisé a mucha gente por la misma razón, la.sorpresa invadió a propios y extraños cuando supieron que estaba en mi país.

No vi a todos los miembros de la familia, ni tampoco a todos los amigos que quería ver; después de todo, uno es el que va de vacaciones y ellos tienen sus planes y horarios ya establecidos, por lo que si yo no me puedo ajustar a ellos es difícil que los vea, y lo es más con el tiempo reducido.

Aunque no voy a mencionar directamente a quiénes vi y a quiénes no, sí tengo que referir explícitamente a un amigo que puso un pretexto enorme para no retarme en Street Fighter V. Esa pelea que no sucedió será su carrilla al menos hasta que nos volvamos a ver en persona, y según él, será dentro de poco porque tiene planeado venir a Japón el próximo año. A ver si es cierto y no se le olvida actualizar el Steam, je je.

Con todo, me dio mucho gusto ver a las personas que pude ver. Le quedé mal a muchos otros por la falta de tiempo, pero ellos saben que la siguiente vez seguro se hace.

La “tragedia”

Salimos de Japón con 3 maletas, casi todas con puras cosas del bebé, pero una en especial con artículos desechables, como pañales, pañuelos, etc, por lo que estábamos seguros que esa maleta se vaciaría por completo y podríamos usarla para llenarla de cosas para traernos (léase “comida”). Y en efecto la maleta se vació, por lo que un par de días antes de regresar nos fuimos de compras a un Walmart para surtirnos de todo lo que pudiéramos.

Sin lugar a dudas, fue el momento que más disfruté del viaje: agarrando cosas como niños en juguetería, pensando en cómo cocinaríamos tal o cual cosa… diversión total. Llenamos el carrito, pagamos todo, lo subimos al carro, y de regreso a la casa. Parecía que todo saldría bien.

Gran error.

Se nos escapó un pequeño detalle: no contábamos con la cantidad de regalos que le habían hecho al bebé. ¿Teníamos una maleta vacía? Bien, porque nos harían falta 2 más. Al momento de empacar, tuvimos que pedir prestadas otras 2 maletas para poder meter lo básico, y eso no contaba todo lo que habíamos comprado. No había que e pensar nada: los regalos tenían prioridad absoluta (la gente usó su tiempo y dinero para nosotros, y estamos sumamente agradecidos por eso), así que, con la pena, tuvimos que seleccionar estrictamente lo que queríamos traernos de comida.

Para no hacerles el cuento más largo de lo que ya es hasta este punto, sólo mencionaré que se quedaron en México 2/3 de lo que compramos de comida. Mi hermana y mi sobrina no daban creidoa todo lo que estábamos dejando, y me decían que me metiera cosas hasta debajo de los calzones con tal de que me las llevara. Ya íbamos prácticamente llenos, y considerando que la única báscula disponible era la misma que compramos hace 7 años para pesar el equipaje, no podíamos arriesgarnos a llenar las maletas al tope y después encontrarnos en el aeropuerto con que se pasaban del límite.

¿Me dolió dejar todo eso? Sí, mucho. No obstante, sé que nada se desperdiciará porque mi familia se comerá todo gustosamente.

Lo único que puedo decir al respecto de lo que me traje es:

Para terminar

Siendo sincero, aunque me dio mucho gusto regresar a mi país después de más de 4 años de no hacerlo, esta vez no fue tan placentera como las anteriores, y era de esperarse: ya no viajo solo, sino con familia, y el motivo principal del viaje tampoco era exactamente ir a vacacionar, por lo que, como escribí arriba, ya estaba más o menos mentalizado sobre cómo sería la aventura.

Aprendí mucho, aunque no parezca. Cuando uno viaja con niños la experiencia es totalmente diferente, y la dificultad crece cuando el viaje es muy largo. Creo que lo más desafiante fue perder el vuelo de conexión al regresar a Japón (nota mental: nunca volver a hacer escala en Houston) y haber sido enviados a otra ciudad en Estados Unidos y de ahí a brincar de avión a Tokio, en asientos que obviamente no eran los mejores para ir con un bebé y con un vuelo casi lleno que impedía pedir un cambio.

Quiero agradecer a mi familia por todas las atenciones recibidas,  ara conmigo y para con mi familia. También quiero decirle “gracias” a los amigos que fueron a verme, a los que pude ver aunque fuera por poco tiempo. No tienen idea de lo que significa para mí el hecho de poder hablarles y convivir como cuando estábamos en la prepa o universidad aun después de tanto tiempo.  Me faltaron personas por ver y platicar, pero seguro pronto habrá otra oportunidad para encontrarnos.

octubre 06, 2016 08:34

septiembre 27, 2016

Diario de un Mexicano en Japon

Grata sorpresa

Aunque sé perfectamente que no es así en todos los casos, me dio gusto encontrarme con que no todo es necesariamente malo con el servicio al cliente fuera de la tierra del sol naciente.

Necesitaba una sim card para mi teléfono para usarla en el tiempo que estaría fuera de Japón. Según había leído, sí era posible conseguirla por acá, nada más había que ir a uno de esos lugares donde te atienden después de mil años, explicar el caso, y salir con tu teléfono ya funcionando. Después de todo, para eso están los teléfonos “sim free”.

Fue un proceso mucho más complicado de lo que parecía. El problema es que ninguno de los que atendían sabían el procedimiento para hacerlo, aun cuando está en sus manuales. Sin embargo, la chica que me atendió, muy bonita por cierto, tuvo paciencia y ganas de aprender, y se la pasó preguntando a compañeros y supervisores hasta que, probando aquí y allá, y aguantando también que yo le dijera que lo que ella me estaba ofreciendo y lo que había visto en un folleto que me habían dado el día anterior era diferente. Gracias a eso, después de como hora y media, salí con 1.5 GB de datos para usarse en hasta 30 días.

¿La red? Lamentablemente no tan buena como me lo imaginaba, pero se puede usar y eso es lo importante.

Miriam Rubio, del centro de atención Telcel en Plaza Forum Tlaquepaque: ¡mil gracias por todo! Me diste una excelente impresión y ejemplo de cómo debe ser el servicio al cliente en México.

Ah, sí. Ando de vacaciones en mi rancho, después de más de 4 años de no hacerlo. Ya luego les contaré los pormenores, pero por lo pronto les comento que, más que viaje de placer, es un viaje para ver a mis papás.

septiembre 27, 2016 12:40

septiembre 26, 2016

Victor Manuel Mtz.

Las cinco mentiras del mexicano

  1. Mañana te pago
  2. No lo vuelvo a hacer
  3. Solo la puntita
  4. Llego en diez minutos
  5. La ultima y nos vamos

septiembre 26, 2016 11:08

septiembre 16, 2016

Diario de un Mexicano en Japon

Saludar

Desde pequeños nos enseñan a saludar, y se nos recuerda que es una acción casi casi obligatoria cuando llegas a algún lugar, cuando te encuentras con alguien, conocido, etc. Es cortesía simple, pero muy efectiva; por tanto, estamos tan acostumbrados a saludar y ser saludados, que cuando alguien no lo hace inmediatamente resalta de los demás, y puede cambiar el trato que se recibe de otros.

Saludar no cuesta nada. Son a lo mucho 3 palabras: desde un simple “¡hola!” hasta algo como “¡muy buenos días!”. No es que se nos vaya a ir el aliento si lo hacemos.

En Japón, esa cortesía (y hasta podría decir “educación”) también existe. Desde pequeños se les enseña a los niños a decir “hola” y “adiós”, y poco a poco se van introduciendo otros saludos y expresiones similares (como “itadakimasu” y “gochisou sama deshita” al comenzar y terminar de comer respectivamente), y también se reprende a los niños que omiten el saludo por alguna razón. En resumen, no cambia mucho con lo que nos enseñan en México (y casi seguro puedo decir que en muchos otros países es similar).

Como mencioné arriba, saludar es tan  que suena raro cuando alguien no lo hace. Pero en Japón, hay gente que omite el saludo de manera normal, y en algunas ocasiones hasta es aceptado (aunque sea de dientes para afuera).

¿Quieren que algo me ponga de malas? Que alguien omita un saludo en donde a ojos vistas es necesario y esperado es una de las razones que pueden llegar a hacerlo. Pero no crean que me refiero a que a alguien se le olvide saludar porque está ocupado, distraído, o alguna otra razón que demuestre que no es deliberada la omisión (porque a mí me pasa seguido que ando “en la lela” y de repente no saludo o no me doy cuenta), sino a las veces en las que alguien, por voluntad propia, simplemente no saluda.

He tenido algunas experiencias amargas al respecto, específicamente en algunos de los lugares en los que he trabajado de este lado del mundo.

Primero, debo aclarar que, aunque a mí no se me hace excusa, los que ocupan puestos importantes en las empresas por acá generalmente no saludan a los esclavos empleados de menor rango a menos que tengan un trato directo con ellos. Como que ser jefe te pone en un pedestal en donde, por causas misteriosas que un pobre mortal como yo nunca podrá comprender, te es imposible emitir un par de palabras de cortesía… qué sé yo. Pero bueno…

Desde que estaba en la empresa anterior, se me hacía tan raro que la gente que llegaba a trabajar no saludara, y simplemente llegara, se sentara y comenzara a hacer como que trabajaba. Era para mí rudo, de mal gusto, y razón suficiente para no querer entablar conversación con tales personas. ¿Lo curioso? Que de repente te comenzaban a hablar bien, como si nada hubiera pasado. Y no hablo de jefes ni altos rangos, sino de mortales como yo que tenían que aguantar la presión que el yugo del nivel superior en la escala jerárquica de la típica empresa japonesa imponía. A tal grado llegó mi sorpresa y disgusto, que una en una de las reuniones para ir a beber voluntariamente a fuerzas tuve que sacar el tema a la luz y preguntar directamente cuál era la razón por la que varios llegaba o se iban sin emitir ningún tipo de saludo. La respuesta que recibí me dejó igual de perplejo: “porque todos andan de malas por venir a trabajar”… Órale. Digo, no es que yo fuera a laborar diariamente con una sonrisa en la boca ni con la idea de que mi trabajo iba a cambiar al mundo, al menos en esa empresa, pero eso es totalmente independiente de llegar y simplemente decir “hola” a los que se sientan cerca de ti o a los que tienes que ver al pasar para llegar a la parte de escritorio que te toca (porque no en todas las empresas tienes escritorio propio).

En la empresa actual ha sucedido lo mismo: gente que se sienta justo enfrente de mí y no saluda ni cuando llega ni cuando se va. ¡Ah! Pero aquí hay algo diferente: a los que se sientan a su lado sí los saluda con una sonrisa. Recuerden, estamos hablando de empleados comunes, del mismo rango. De nuevo, a ponerme de malas de a gratis (sí, yo sé que nadie me manda). Pasé después por 3 etapas en le proceso de entender cuál es su problema:

  1. Preguntar directamente a los jefes si es común. Aquí obviamente jugué la carta de “soy un pobre extranjero que no entiende las costumbres japonesas”. No tuvo éxito obviamente, pues me dijeron lo que ustedes y yo ya sabemos: eso depende de cada persona y no es regla de la empresa saludar a los demás. De hecho, eso me puso a pensar que si fuera regla seguramente todos saludarían a todos, aunque fuera un saludo por demás hipócrita.
  2. Ser yo el que saludaba cuando ellos llegaban. Y con voz firme para que no dijeran que no me habían escuchado. Está táctica medio funcionó, y el colega finlandés terminó aplicándola también. No obstante, me cansó después de un tiempo al ver que mi esfuerzo estaba siendo en vano, pues de ellos no nacía saludarme ni siquiera para evitar que yo emitiera alguna palabra (seguro se enfadaron, pero ya ven la “cortesía” japonesa).
  3. Aceptación. Sí, yo sé que nunca vamos a ser amigos, pero por lo visto tampoco buenos compañeros de trabajo. ¿Hay que trabajar con ellos? Va. Hacemos las cosas, hablamos todo lo que tenemos que hablar cuando hay que hacerlo, y cada quien en su rollo después.

Pero no esperen que todo sea en torno al trabajo. También hay vecinos que sobresalen por su rudeza explícita. Ya comentaré con más detalle en otro escrito, pero sí quiero mencionar el caso particular de un vecino.

La persona en cuestión ha de tener unos 40 y algo años. Me lo encuentro más de lo que quisiera porque su lugar de estacionamiento es exactamente junto al mío; por supuesto que lo saludo cada vez no nada más por cortesía, sino para llevar la fiesta en paz y que no vaya a salir con que el extranjero es el que no saluda, se haga chisme en el vecindario y luego las consecuencias recaigan en mi esposa. Pero, ¿que creen? El sujeto no me regresa el saludo. Me ve a los ojos, no muestra ningún tipo de sensación y se sigue de largo. Y así ha sido siempre, no importa si me lo encuentro cerca del carro, en la entrada del lugar o donde dejamos las bicicletas.

Había pensado ya ignorarlo. Total, su esposa medio me regresa el saludo cuando me la encuentro, pero no quería rendirme. Pensaba que quizás tenía miedo de que le sacara plática en inglés si es que me saludaba o respondía mi saludo… pero nada. Sin embargo, el otro día me dio la pauta para ya no tomarlo en cuenta en absoluto:

Mi esposa y yo veníamos regresando de hacer algunas compras y tuvimos la “fortuna” de encontrarnos en el estacionamiento con la persona en cuestión. Procedimos a saludarlo, y el procedió a ignorarnos y pasar de largo. Error… A mí me puede ignorar lo que quiera, pero ignorar a mi esposa de esa forma no, y conociendo que el sujeto es típico hombre japonés (cuando sale con su esposa ella siempre camina detrás de él), me imagino que en su diccionario de modales no está escrito que hay que saludar a las mujeres. Por la razón que quieran y gusten, ya no voy a gastar mi saliva en saludarlo. Uno trata de ser buen vecino y llevar la fiesta en paz, y si para él eso implica no cruzar palabra con nosotros, mejor; una preocupación menos. Con todo, me pregunto qué pasará por su mentes cuando escucha que lo saludan.

Estoy seguro que, mientras esté en este país, me seguiré encontrando con la situación aquí descrita una y otra vez. Debo aprender a lidiar con ella y a aceptar que una de las razones no es ser extranjero, sino simplemente gente que considera que un saludo no se debe responder. “Los buenos días a nadie se le niegan”, diría mi abuela si viviera, aunque creo que si hubiera tenido la oportunidad de venir a Japón le daría algo al enterarse de lo que este escrito expone.

septiembre 16, 2016 10:59

septiembre 12, 2016

Victor Manuel Mtz.

La universidad

“No es el lugar donde vas para conseguir trabajo, vas a socializar, a darte una idea de cómo es el mundo, a enterarte de que se trata la ciencia, a conocer gente diferente, a aprender idiomas, donde vas a conocer a los que probablemente sean tus amigos para toda la vida” Víctor Martínez

Todo esto salió porque mi colega Claudia, se quejaba de los marcos teóricos que luego vienen mal hechos y terminamos discutiendo de lo que es el ejercicio del trabajo recepcional, y de ahí nos seguimos con qué cosa debería ser la universidad, a lo que se me salió más o menos lo que está arriba, ya ves como no lo había escrito, pero ya queda para que no se olvide. De lo cual sé que más de uno tendrá una opinión diferente, desde Eco hasta Madame Stael (Como hacer una tesis, El mito de la universidad) pero regresando que finalmente nuestras visiones provenían de la experiencia de cada uno cuando cursó la licenciatura… de lo cual bien vale hacer una entrada aparte.

septiembre 12, 2016 04:05

Prácticas profesionales

Recién estuve trabajando asesoría para un proyecto que tienen dos exalumnos que ahora están en séptimo, fue muy interesante porque uno es de los que se ha acercado desde el principio y quiere aplicar mucho de lo que vio en mi clase para el proyecto que esta haciendo con la delegación, lo cual por un lado me halaga y por el otro le he externado que requiere de bastante trabajo ya que hay que consultar construir los materiales necesarios cuando estos no están disponibles.

Su compañera de prácticas para mi sorpresa y suya también fue estudiante en mi clase en primer semestre a lo cual salió que era “muy latosa, no mala estudiante pero si muy inquieta” y lo sostengo, fue entre jocoso e interesante porque ella es muy inquieta al grado de actualmente está estudiando dos carreras simultáneas, lo mejor de todo es que es del tipo que no se acerca a sus profesores para asesoría, pero debido a su compañero lo hicimos la semana pasada y fue muy bueno ya que entre los dos se dieron cuenta que encontraron diferentes problemas y retos que no habían compartido entre ellos de manera estructurada.

Entre los tres estuvimos pensando y trabajando con lo que han estado haciendo en prácticas en lo que ya hicieron, que no es poco y en lo que quieren hacer, que si es bastante y que les va a tomar bastante tiempo, también hablamos de problemas más inherentes a la propia carrera y a las formas, los tiempos, los estilos y los usos y costumbres de la institución y los problemas que acarrean, de hecho llegamos a la queja de cómo siendo esta una carrera de administración tuviese tantos problemas de administración, a lo cual mi también queja, pero explicación es que las cosas si se planean y no somos malos para hacerlo el problema es con las vacas sagradas, la gente impositiva y otros órganos unipersonales que entorpecen y dan al traste con procesos que debieran ser colegiados

Al final se fueron con muchas ideas para implementar en su rally al siguiente día con propuestas para empezar un podcast con miras a convertirse en video blog y con muchas ideas y varias lecturas para buscar aprendizaje basado en resolución de problemas y aprendizaje basado en proyectos, que al parecer van a tener ayuda pronto con la inclusión en su práctica de compañeros de pedagogía… y con todo que yo no doy prácticas profesionales puedo ver lo demandante que puede ser, nos tomó cuatro horas de revisar que había y que se podía hacer y eso que tienen para eso a su docente y a su contacto en el medio con los cuales ya han trabajado previamente.

Es un poco triste que se involucren menos estudiantes de prácticas con los profesores de la línea y bien podríamos leerlo al revés, es triste que los profesores de la línea no podamos vincularnos para darles un mejor seguimiento a nuestros ex alumnos en prácticas porque me parece que esto les ayudaría a ellos mucho y a nosotros nos da mucho que aprender…

septiembre 12, 2016 03:53