Blografia.net

diciembre 31, 2021

Diario de un Mexicano en Japon

¡Feliz año 2022!

A la fregada se va el año de la vaca que tantos retos trajo, incluyendo la situación más dura en mi vida (hasta el momento).

Este año es el del tigre, y espero que sea el mejor de sus vidas. Pásenla muy bien en compañía de sus seres queridos, y aprovéchenlos mientras los tengan cerca. Yo me tengo que alistar para comenzar a trabajar este año, pero sí me tomaré un descanso un poco más adelante.

Un gran abrazo, y por aquí sigo a sus órdenes.

The post ¡Feliz año 2022! first appeared on ¡Un mexicano en Japón!.

diciembre 31, 2021 03:00

diciembre 30, 2021

Diario de un Mexicano en Japon

Mi canción favorita de este 2021 que se acaba

Pónganle el closed caption para que salgan subtítulos en inglés.

¿Necesito decir más? Esta canción es una excelente representación de lo que muchos japoneses sienten y quisieran decir. La canción es de 2020, pero fue este año cuando la conocí.

Ado, la cantante, tiene 19 años, y esta canción fue su debut. En la Wikipedia pueden encontrar un poco más de información al respecto.

The post Mi canción favorita de este 2021 que se acaba first appeared on ¡Un mexicano en Japón!.

diciembre 30, 2021 02:35

Conociéndome a mí mismo, de nuevo

Una de las muchas cosas que me aconsejaron en terapia fue la de encontrar nuevos mecanismos de defensa contra las situaciones de estrés, puesto que los que tenía habían sido destruídos y tenía que volver a formarlos, porque los que tenía ya no me iban a volver a funcionar. Bien, he dedicado una buena parte de mi tiempo a eso; he encontrado algunos que han funcionado y otros que han fallado. Sin embargo, después de un buen rato de pensar, sentí la necesidad de autoconocerme otra vez para ver si es posible reconocer patrones y de ahí encontrar nuevos mecanismos de los ya mencionados.

Sin duda, la ayuda y el apoyo que recibí de amigos y conocidos ha sido valiosísima. Durante esas interacciones pude darme cuenta de varios de los factores que desataron todo lo que me pasó durante este año, y me di cuenta de que al fin podía enfrentarme a unos que había preferido enterrar; creía que le mejor opción era simplemente ignorarlos, pero la realidad es que ni podía, ni tampoco quería, puesto que las quejas indirectas eran recurrentes.

Esta entrada intenta ser un espejo de mí mismo en este momento, cuando está por terminar el 2021. Ojalá que en años posteriores cuando lo vuelva a leer, haya crecido y dejado atrás todo lo malo, y pueda referirme a este año como uno de profundo aprendizaje.

¿Por dónde empezar?

Hmm… Mi nombre es Manuel Medina González. Tengo, al momento de escribir esto, 43 años. Nacido en Guadalajara Jalisco, México. Graduado del CUCEI en la Universidad de Guadalajara en 2000 como ingeniero en computación. En Japón desde 2003, primero como estudiante becado por el gobierno japonés, y luego, desde 2009, como residente. Todo esto es lo básico.

¿Algo que remarcar de la época pre.Japón?

Mucho se detalla en la serie de “Los años maravillosos” que escribí hace ya varios años. Pero si hay algo que mencionar aquí directamente es lo siguiente:

¿Por qué fregados Japón y no Estados Unidos… o cualquier otro lado?

Porque sentía que Japón era mucho más reto que otros lugares. Ya tenía rato estudiando japonés por mi cuenta, y saber de las becas a Japón fue como la señal de que lo que estaba haciendo estaba bien, a pesar de las innumerables opiniones negativas que recibí, tanto por aprender japonés en vez de “un idioma que me fuera a servir, como francés o italiano”, como por intentar obtener una beca que era imposible y que me iba a alejar de todo lo que conocía hasta ese momento.

Haber venido como representante de México en el programa de estudiantes sobresalientes de japonés de la Fundación Japón en 2002 fue como la máxima señal de que tenía que regresar al país del sol naciente. No había para mí otra opción en ese momento. No pensaba en el fracaso, ni en la lejanía con mi tierra y con mi gente, ni tampoco me asustaba dejar a mi entonces novia en Guadalajara. La meta era clara y estaba fija.

También he de reconocer que tuve mucha suerte de obtener la beca la primera vez que hice trámites por completo (un año atrás también había iniciado trámites pero no alcancé a enviar los documentos), siendo que muchos candidatos lo intentan muchas veces. La verdad es que no pensé que mi plan de trabajo fuera lo suficientemente bueno como para ser elegido. No obstante, recuerdo que en la entrevista que me hicieron en la embajada no estaba nervioso, y hasta pude responder en japonés una pregunta que me hicieron en ese idioma.

Y no, no fue por “anime”, “manga” o “monas chinas” por lo que decidí venir. Cierto es que ya era fan de series y estaba bien metido en el medio en México, pero todo eso era un “extra” que no influía en mi decisión. Recuerdo que mucho del japonés que aprendí por mi cuenta fue gracias a mangas que pude conseguir a finales de los 90s, en épocas en donde las compras por internet todavía ni sus luces.

¿Fue Japón lo que esperabas académicamente hablando?

No. La verdad es que no sabía exactamente a qué me enfrentaría en un posgrado en Japón, pero, en retrospectiva la experiencia fue mayormente decepcionante.

No me puedo quejar tanto de la maestría. Las clases que tomé y el tiempo que invertí aprendiendo fueron valiosos, incluyendo a los compañeros de laboratorio que tuve.

El doctorado… fue totalmente deprimente. Lo que lo salvó fueron los compañeros que tuve, tanto en laboratorio como dentro de la universidad. Varios de ellos se convirtieron en grandes amigos, con los cuales sigo teniendo comunicación.

¿Cómo describirías tu experiencia en el doctorado?

Voy a ser honesto: cuando entré, no tenía ni idea en lo que me había metido. Tenía la idea de que seguiría tomando clases y que mi supervisor me guiaría para saber lo que tenía que aprender, pero sabía muy poco de investigación, de publicaciones, de la academia en general. Fue hasta finales del primer año cuando comprendí en qué lugar estaba y lo que tenía que hacer. Pero durante ese primer año aprendí muy poco tanto porque estaba verdaderamente perdido, como porque por lo mismo de no entender, no sabía lo que se me exigía, y como esa exigencia era prácticamente nula por parte de mi profesor, tampoco hice mucho para moverme y aprender por mi cuenta.

Mi profesor era un hombre ya en una edad en la que pensaba más en retirarse que en ser buen asesor, y la prueba fue cuando por fin se retiró al principio de mi tercer año en el doctorado y la poca responsabilidad que tuvo no solo hacia conmigo, sino hacia con los otros 2 alumnos que tenía en el doctorado.

De mi profesor no aprendí nada durante el doctorado. Es más, no fue bueno ni para revisarme niguno de los artículos chafas que escribí. Yo veía como estudiantes de otras universidades, o incluso de la misma en donde estaba pero con diferente profesor, tenían mucho mejor relación con sus profesores, y sabía cómo estos últimos apoyaban y guiaban a sus estudiantes. No, en mi caso no iba a pasar… y en efecto, no pasó.

¿No pensaste en cambiarte de profesor o de universidad?

No sabía que se podía hasta que estuve ya en la segunda mitad del doctorado. Era demasiado tarde.

Entonces, ¿cómo te graduaste del doctorado?

Mi título salió en una caja de cereal, estilo “vale por un doctorado”. Aprendí a hacer investigación como pude; mis proofreaders fueron compañeros de los mencionados arriba, Pero aun así, mis teorías eran débiles, e ignoraba mucho de lo que pasaba en el medio en el que se supone que debía estar empapado. Recuerdo que una vez me sentí muy mal por no saber qué era una SVM, y me sentía muy presionado por no saber todo lo que “se supone que tenía que saber”. Ése fue un gran problema: me había formado la imagen de que un doctor tenía que saberlo todo. Nunca me había dado vergüenza decir que no sabía algo, pero en cuanto a temas de mi área sentía que era mi obligación saberlos todos. Ese sentimiento me persiguió durante muchos años después de que me gradué.

Casi todo lo que sé de NLP y Machine Learning lo aprendí por mi cuenta. Las bases generales las aprendí en la maestría.

Lo que me ayudó mucho a permanecer a flote en el área y en el ámbito laboral en general, fue mi habilidad para programar.

¿Trabajaste como programador entonces?

Sí y no. Me contrataban para un puesto donde se exigía NLP, pero la realidad es que hacía 10% de NLP (y en casos nada) y 90% de programador/sysadmin/soporte. Después me cayó el veinte de que así es la tirada en el ámbito laboral. Ciertamente no buscaba un puesto 100% de investigación, pero cada vez que buscaba trabajo, los puestos exigían a alguien que supiera programación, y si sabían de NLP o ML eran habilidades bienvenidas, pero no necesariamente requeridas.

Durante mi trabajo en la empresa anterior, tuve un periodo de un año en el que simplemente no tenía trabajo. Suena absurdo, pero así era: junto con un colega finlandés, que también era doctor, nos pasábamos los días en el limbo porque no había trabajo ni nadie nos exigía nada. Fue cuando decidí pulir mis habilidades y tomé cursos en línea de NLP, ML y Scala (me había enamorado de la programación funcional ya).

Pero regresando a ese trabajo, en serio parecía increíble que los jefes supieran que estábamos ahí y que no estábamos haciendo nada, porque no tenían qué ponernos a hacer. Una vez me pidieron que propusiera una solución para la búsqueda de documentos internos. Hice un prototipo de un motor de búsqueda y se lo mandé a la entonces mi mánager, quien quedó en revisarlo y hacerme llegar sus comentarios. Bueno, han pasado muchos años, y ya estoy en otro trabajo, y todavía no recibo esos comentarios…

Abrí un círculo de estudio de Scala en la empresa, que para bien o para mal duró como 5 o 6 semanas, pero la gente perdió interés desde el principio porque comencé a explicar sobre teoría de conjuntos como antesala a los Monoids, Semigroups, Functors, Applicatives y Monads.

Con todo, esa empresa fue realmente una salvación para mí después de la malísima experiencia que tuve en mi primer trabajo en Tokio. Lo mejor que saqué de ahí fue todo lo que estudié por mi cuenta.

Entonces, en ese sentido ya estás más tranquilo, ¿o no?

No del todo. Recuerdo que cuando entré al trabajo actual dudaba por completo de mis habilidades. El primer día estaba literalmente temblando. Todo esto contribuyó a que mentalmente me desmoronara este año.

Ahora que mi estado ha mejorado considerablemente puedo analizar qué estaba pasando:

El problema no eran mis habilidades, ni siquiera era saber o no saber algo. El problema era en no creer en mí, en creer que valgo por lo que puedo manejar al instante y no por la capacidad de resolver problemas. Es decir: me aterraba el hecho de no poder resolver problemas al instante, de que la gente esperara que, por ser doctor, tuviera la respuesta inmediata a cualquier problema. Sí, es totalmente irreal, pero realmente lo pensaba. Me eché a los hombros una idea totalmente errónea, y cada día lo vivía así, demeritándome ante cualquier duda, castigándome ante cualquier cosa que no supiera, en vez de darme cuenta de que estaba resolviendo los problemas, estaba proponiendo soluciones, es decir, estaba cumpliendo con las expectativas… pero no me daba cuenta. Toda la seguridad que en algún momento tuve en mí cuando estaba en el proceso de la beca, había desaparecido por completo. Y siendo ahora jefe de familia, teniendo personas que dependen de mí, el peso se duplicaba (o triplicaba) porque no me permitía cometer el más mínimo error, so miedo de que me fuera a quedar sin trabajo y, por ende, mi familia sufriera.

Estaba en un círculo vicioso.

Confundí el ser humilde con la duda en mí mismo. Mi autoconfianza se había esfumado. Y ahora que lo entiendo y lo he asimilado, estoy en el proceso de recobrarla.

¿Qué es lo más importante que has aprendido de todo esto?

Primero, que ser humilde no es lo mismo que dudar de uno mismo. Además, ser humilde no significa minimizar lo que uno es capaz de hacer. Pero sigue siendo muy importante reconocer cuando no se sabe algo, puesto que siempre se tiene la oportunidad de aprenderlo.

Segundo, que la gente que realmente te quiere ayudar, te lo hace saber explícitamente. Dicho lo anterior, solamente alguien que haya pasado por lo mismo sabe cómo te sientes. Estar deprimido no te impide sonreír y “verte feliz”. No se trata de estar siempre triste y llorando (aunque sí hay una etapa en la que es lo único que puedes o tienes ganas de hacer). Sencillamente no encuentras salida a la situación porque estás dentro de un círculo vicioso del que no se puede salir solo.

Tercero, que está bien sentirse mal, y que también está bien pedir ayuda. Tener 43 años, un doctorado, experiencia laboral en México, Estados Unidos y Japón no hacen a nadie un superhombre. No que me haya sentido como uno, pero creía erróneamente que tenía que serlo, y que por ende yo podría salir solamente de esto. Pero nada está más alejado de la realidad. Nunca he perdido el suelo por lo que sé o lo que soy, ni he tratado a nadie en forma despectiva puesto que no soy superior a nadie, pero pensar que yo podría solo con toda esta situación fue un gran error. Pedir ayuda fue la opción correcta.

Cuarto, que independientemente de lo que seas, está bien equivocarse. Lo importante es aprender de esos errores y usar la experiencia para la próxima vez.

Quinto, que estoy muy cansado, física y emocionalmente, y que necesito a gritos un descanso. Pero no solamente me refiero a lo laboral, sino también a lo familiar; es decir: necesito estar solo para despejar mi mente. Adoro a mi familia, son lo máximo para mí, pero aprendí que está bien desear estar solo un rato y que eso no significaba que mi amor hacia ellos ha disminuído.

¿Cómo te ves en 5 años?

Más que nada, creo que en menos tiempo que eso voy a tener que tomar una decisión muy grande respecto a mi futuro y al de mi familia.

Con todos los defectos y virtudes que tiene, me gusta vivir en Japón. Este país me ha visto crecer en muchos aspectos, y he pasado ya casi 19 años aquí. No obstante, no estoy casado con el país, y si llego a considerar que mis hijos se pueden desarrollar mejor en otro lugar, no tendría problemas en irme de aquí. No, no estoy diciendo que lo haré, pero sí que tengo que pensar mucho en el ambiente en el que quiero que mis hijos se desarrollen mejor para enfrentar a una sociedad global, no a una tan local y especial como lo es la japonesa.

Además, tengo un sueño más que cumplir, pero no sé si se podrá en Japón o no. A principios de año me di hasta abril de 2022 para al menos tener una idea de cómo lograrlo, pero en ese entonces no sabía que me pasaría todo lo ya referido. No obstante, sí quiero comenzar a modelar esa idea para que sea a más tardar en un año que sepa cómo es que la pienso llevar a cabo.

¿O sea que consideras volver a México?

Mi rancho nunca ha estado fuera de mis pensamientos, pero sinceramente es la última opción en mi lista, por muchas razones que en su momento mencionaré.

Mándate un mensaje al tú mismo de 2026

Estás saliendo de la experiencia más amarga de tu vida. Recuerda todo lo que has aprendido hasta el momento, y lo que te falta por aprender, para que puedas enfrentar todo lo que el futuro te va a poner enfrente.

Sí puedes.

No importa en qué parte del mundo estés en 5 años. La decisión que tomaste fue la que consideraste más adecuada. Cada opción tenía ventajas y desventajas. Aprovecha las primeras, y enfrenta sin miedo las segundas.

Sí puedes.

Espero que ya hayas adelgazado, porque acuérdate que todo este rollo de la depresión y ansiedad te dejó de recuerdo unas cuántas decenas, sí, decenas, de kilos extra. Ni modo. Era atacar un problema a la vez. Lo ideal era primero salir del círculo vicioso. Una vez fuera de él, lo que sigue es la salud física también.

Por cierto, ¿ya tienes más pelo? 😛

Y no se te olvide: sí puedes.

The post Conociéndome a mí mismo, de nuevo first appeared on ¡Un mexicano en Japón!.

diciembre 30, 2021 09:20

diciembre 28, 2021

Diario de un Mexicano en Japon

El 2021 en un kanji

Kanji de los años anteriores:

  • El 2019 en un kanji

  • El 2018 en un kanji
  • El 2017 en un kanji
  • El 2016 en un kanji
  • El 2015 en un kanji
  • El 2014 en un kanji
  • El 2013 en un kanji
  • El 2012 en un kanji
  • El 2011 en un kanji
  • El 2010 en un kanji
  • El 2009 en un kanji
  • El 2008 en un kanji
  • El 2007 en un kanji

  • Este año no le tuve que pensar mucho. Hubo un suceso que lo marcó desde el inicio, y aunque pensé que sería bueno no catalogar mi año con este kanji, decidí hacerlo tanto para enfrentarlo y aceptarlo, como para dejar registro fiel de lo que ha sido este periodo de tiempo.

    El kanji se lee “utsu”, y uno de sus significados es “depresión”.

    A decir verdad, todo este rollo comenzó justo a finales del año pasado. Recuerdo como me la pasé trabajando 4 días, de 6 AM a 11 PM después de salir de vacaciones porque me aterraba no poder entregar resultados. Ése fue el momento en el que todo explotó… y de ahí todo se fue para abajo.

    Si ustedes me hubieran preguntado entre enero y abril si creía que iba a terminar el año, invariablemente mi respuesta habría sido un rotundo “no”. Y no, no era que tuviera pensamientos suicidas; realmente sentía que me ahogaba, que no era capaz de resolver ningún problema, que sencillamente era un fracaso. Veía el fin del año como algo a años luz de distancia, no porque pensara que mágicamente todo se arreglaría en cuanto 2022 comenzara, sino porque no me podía imaginar cómo iba a pasar todos esos meses en el estado en el que me encontraba.

    Para mi fortuna, he recibido mucho apoyo de gente que realmente se preocupa por mí. También decidí buscar ayuda profesional, y heme aquí, no al 100%, pero definitivamente mucho mejor. Sigo en el proceso de buscar nuevas bases mentales que me ayuden a enfrentar los problemas del futuro, pero es un gran avance.

    Escribiré más al respecto en otra entrada.

    El kanji del 2021 en Japón

    Este año no le seguí la pista como antes, pero como sigo la cuenta oficial en Twitter, de repente me encontré con el anuncio oficial, el cual, siendo sinceros, se me hizo totalmente X:

    See lee principalmente “kin”, y significa “oro”.

    Las principales razones por las que fue elegido son:

    Digo que se me hizo X porque este kanji casi siempre es el elegido cuando hay olimpiadas, por lo que lo hemos visto en años anteriores: 2016 y 2012.

    Aunque para muchos el haber celebrado las olimpiadas en medio de la pandemia puede sonar como un éxito y algo que celebrar, la verdad es que para los que vivimos en Japón, y concretamente en Tokio, fue más un evento que causó polémica. Yo sinceramente pensé que se cancelarían, pero no fue así, pero no se permitieron espectadores en los eventos realizados en Tokio (porque hubo otros que se llevaron a cabo en otros lugares: en Sapporo, por ejemplo, fueron los maratones, para evitar el calorón que hace en Tokio durante esas fechas). El caso es que las olimpiadas pasaron, Japón ganó muchas medallas olímpicas, y a final de cuentas a la gente le gustó.

    Como es costumbre en estas entradas, les deseo lo mejor para el siguiente año. Pásenla muy bien en compañía de sus seres queridos, o si no les es posible, pásenla bien aunque estén lejos de los que aman. Espero de todo corazón que nadie tenga que pasar por lo que he pasado yo durante 2021, y si alguien está en una situación similar: NO ESTÁN SOLOS. Analicen en dónde están ahora, y pidan ayuda si la requieren. SE VALE ESTAR TRISTE, PERO TAMBIÉN SE VALE PEDIR AYUDA. No es signo de debilidad mental, ni nada por el estilo. No todo es una prueba para ver si podemos salir adelante por nuestra cuenta; hay que aprender a reconocer cuando las cosas se salen de nuestro control y que necesitamos quién nos eche la mano.

    Un gran abrazo a todos.

    The post El 2021 en un kanji first appeared on ¡Un mexicano en Japón!.

    diciembre 28, 2021 10:04

    noviembre 19, 2021

    Gwolf

    For our millionth bug, bookworms eat raspberries alive

    I guess you already heard, right? The Debian Bug Tracking System has hit a big milestone! We just passed our one millionth bug report! (and yes, that’s a cause for celebration; bug reporting is probably the best way for the system to grow and improve)

    So, to celebrate, I want to announce I have nudged our unofficial Raspberry Pi images build scripts to now also build images for our upcoming Debian release, Debian 12 «Bookworm»

    (image above: A bookworm learns about raspberries in various stages of testing. Image sources: Transformers Wiki, CC BY-SA and Sam Saunders at Flickr, CC BY-SA)

    So… Get’em while they are fresh! https://raspi.debian.net/! And enjoy the following (non-book)worm-on-a-raspberry picture from Wikimedia Commons:

    Oh, FWIW – The site still shows images for Buster. You will notice they are no longer being autobuilt (why spend CPU time in something that’s no longer going to change significatively?). The Bookworm images are not yet tested; as soon as I can test them, I will drop the Buster ones.

    noviembre 19, 2021 03:37

    noviembre 03, 2021

    Diario de un Mexicano en Japon

    Nivel 43

    Híjole. Tenía el plan de escribir algo especial hoy, pero las obligaciones como papá simplemente me quitaron la energía para hacerlo. Tendrá que esperar hasta este fin de semana.

    Sin embargo, no quería dejar pasar este día sin escribir siquiera un mensaje corto aquí. He aprendido muchísimo durante este año sobre todo de un tema que, hablando francamente, no conocía por completo: yo. Todo este rollo de la depresión me ha hecho ver el mundo desde otra perspectiva diferente, una que creía conocer pero que en realidad apenas siquiera medio entendía el concepto. De ahí que ahora, en vez de años, hablo de niveles de experiencia, como en los RPG.

    Lo viejo no se me va a quitar, pero todo lo demás es tratable, y a eso me voy a dedicar.

    Más detalles en el siguiente escrito, que espero que salga este fin de semana.

    Saludos, y aquí sigo.

    The post Nivel 43 first appeared on ¡Un mexicano en Japón!.

    noviembre 03, 2021 12:13

    octubre 18, 2021

    Gwolf

    raspi.debian.net now hosted on Debian infrastructure

    So, since I registered the URL for serving the unofficial Debian images for the Raspberry computers, raspi.debian.net, in April 2020, I had been hosting it in my Dreamhost webspace.

    Over two years ago –yes, before I finished setting it up in Dreamhost– Steve McIntyre approached me and invited me to host the images under the Debian cdimages user group. I told him I’d first just get the setup running, and later I would approach him for finalizing the setup.

    Then, I set up the build on my own server, hosted on my Dreamhost account… and forgot about it for many months. Last month, there was a not particularly happy flamewar in debian-arm@lists.debian.org finished with me stating I would be moving the hosting to Debian infrastructure soon.

    Well… It took me a bit over a month to get this sorted out, together with several days of half-broken links, but it is finally done: raspi.debian.net is a CNAME for ftp.acc.umu.se, which is the same system that hosts cdimage.debian.org.

    And, of course — it is also reachable as https://cdimage.debian.org/cdimage/unofficial/raspi/ — looks more official, but is less memorable 😉

    Thanks a lot to Steve for the nudging, and to maswan to help finalizing the setup.

    What next? Well, the images are being built on my server. I’d love to move the builder over to Debian machines as well. When? How? That’s still in the air.

    octubre 18, 2021 06:49

    septiembre 29, 2021

    Victor Martínez

    Sensores de automático

    En realidad esto lo arregle en julio, pero aunque pensé en escribirlo entonces no lo hice, con unos cambios por acá se movió unos tinacos de lugar y al parecer el albañil cuando quito los movió no tuvo el menor cuidado de guardar los sensores del automático… se pusieron unos utilizando tres cortes de tubo de cobre, al cual amarraron con el propio alambre y pusieron en el tinaco, para evitar la corrosión estañaron la conexión y no funciono.

    La idea es buena, pero en el propio instructivo del automático lo menciona, usar los sensores que son como unos cuadritos de cobre, anteriormente más unos rectángulos, con un ojal para hacer el amarre, estañar y luego aplicar silicón       para evitar la corrosión, ese último paso fue el que falto…

    Un viernes que estaba con la preocupación de que estaban subiendo agua al tanteo y que no había caído agua en esos días, fui a revisar la instalación y me encontré con lo que describo en el primer párrafo, me quede pensando en si se podría arreglar, en que por ahí pudiera tener los sensores de otro automático o en comprar los sensores, una mirada en Mercado Libre descartó el comprar los sensores, no solo estaban caros, costaba el envío casi lo mismo que el producto y no estarían pronto.

    Considerando que los tres cortes de tubo que se usaron como sensores, son cobre, se me ocurrió con una pinza aplastarlos para hacer una forma más similar al sensor original, en efecto no costó mucho trabajo doblarlos y terminarlos con un par de martillazos, otra historia hacer el agujero para el ojal pues elegí una broca muy pequeña y las que tengo para metal, son muy económicas y más bien para trabajo en metal / plástico, total que opte por usar una broca más grande y asunto arreglado, logre la pieza que quería y antes de que la tarde se me convirtiera en noche, subí con mi cautin y la pistola de silicon para hacer todo el arreglo, anote subir a los quince días a revisar si se había sulfatado la conexión o antes si fallaba en funcionar… y resulta que casi llega octubre y no ha dado lata, asumo que quedó bien.

    El tubo aplastado

    Una vez aplastado ya más con la forma necesaria

    A hacer el ojal para los amarres

    El ojal para el amarre

    Estañando para poner de regreso al tinaco, me falto poner con el silicón, pero ya empezaba a oscurecer

    Cautín, pinzas, soldadura

    Por supuesto ahora que lo pienso faltan muchas fotos de partes interesantes y cosas que tuve que solucionar, como meter de nuevo estos al tinaco y manejar el cable, pero como hubo algo de prisa al final no las hay.

    septiembre 29, 2021 08:31

    Oh, el aserradero

    El domingo podamos un árbol, quitamos como tres ramas grandes que ya estaban secas y que estaban tirando muchas ramitas, fue bastante laborioso ya que por la altura de las mismas hubo que subir al árbol, amarrar las ramas que se iban a cortar, cortarlas, limpiar las ramas todavía arriba del árbol y finalmente bajar la basura.

    El lunes tome algunas de estas ramas, especialmente algunas gruesas y las termine de limpiar ya que me acordé que en alguna visita a algún hotel en Puebla tenían cortes de troncos para poner la comida caliente y me parece que vi en algún lado una pieza más pequeña como pisapapeles, de hecho desde hace algún tiempo tengo un par así en mi escritorio de unas ramas aún más pequeñas de otro árbol que podamos el año pasado.

    Así que decidí intentar algunas formas distintas, anchos diferentes y porqué no usar un nudo que por ahí había quedado para ver si salía alguna forma interesante y porque no, probar entre mi sierra de poda y mi serrucho y la sierra caladora, el resultado fue que la sierra caladora tiene algún problema con lo disparejo de la madera pero si lo logra con buena sujeción, los dientes de la sierra de poda avanzan más rápido pero al ser más corta que el serrucho cansa mas rápido y por supuesto el serrucho hace un gran trabajo pero se percibe más lento, todo esto va a cuento por el título de la entrada, sale mi hijo mayor me ve cortando ya una pieza más bien pequeña, el nudo para ser exactos y exclama “oh, el aserradero” como si de verdad fuera una operación en grande, en todo caso acompañemos esta entrada con algunas fotos.

    Aquí el momento de la exclamación… ya con la pieza más pequeña

    El pisapapeles

    Cuatro piezas algunas en ángulo probando cortes

    Una vista lateral

    En conjunto si hay bastante madera, usamos otra tarima para hacer un macetero, esta ha estado sin darle un uso rato, pero la uso como sobre mesa de trabajo

    Los que hice el año pasado en acción en mi escritorio

    En cosas curiosas, hace meses estaba viendo una serie en Netflix donde el tema central es un aserradero, porque justo me preguntaba por qué no carpinteria y ahora que lo escribía creo que ninguno de mis chicos conoce una y si vio el ya mentado de cuando estuve viendo la serie en la TV de la sala.

    Fotos que habrían sido buenas, serían las de la poda, pero como no estaba cómodo y estaba trabajando solo, no las hay.

    septiembre 29, 2021 07:39

    septiembre 22, 2021

    Gwolf

    New book out! «Mecanismos de privacidad y anonimato en redes, una visión transdisciplinaria»

    Three years ago, I organized a fun and most interesting colloquium at Facultad de Ingeniería, UNAM about privacy and anonymity online.

    I would have loved to share this earlier with the world, but… The university’s processes are quite slow (and, to be fair, I also took quite a bit of time to push things through). But today, I’m finally happy to share the result of that work with all of you. We managed to get 11 of the talks in the colloquium as articles. The back-cover text reads (in Spanish):

    We live in an era where human to human interactions are more and more often mediated by technology. This, of course, means everything leaves a digital trail, a trail that can follow and us relentlessly. Privacy is recognized, however, as a human right — although one that is under growing threats. Anonymity is the best tool to secure it. Throughout history, clear steps have been taken –legally, technically and technologically– to defend it. Various studies point out this is not only a known issue for the network's users, but that a large majority has searched for alternatives to protect their communications' privacy. This book stems from a colloquium held by *Laboratorio de Investigación y Desarrollo de Software Libre* (LIDSOL) of Facultad de Ingeniería, UNAM, towards the end of 2018, where we invited experts from disciplines so far apart as law and systems development, psychology and economics, to contribute with their experiences to a transdisciplinary vision.

    If this interests you, you can get the book at our institutional repository.

    Oh, and… What about the birds?

    In Spanish (Mexican only?), we have a saying, «hay pájaros en el alambre», meaning watch your words, as uninvited people might be listening, as birds resting over the wires over which phone calls used to be made (back in the day where wiretapping was that easy). I found the design proposed by our editor ingenious and very fitting for our topic!

    septiembre 22, 2021 06:26

    septiembre 18, 2021

    Diario de un Mexicano en Japon

    Hablando de seguros

    Hace poco más de un mes, entre esos raros días del verano japonés donde por extrañas razones no hace tanto calor, no hay un tifón cerca pero sí está soplando el viento como si de uno se tratase, tuve la mala fortuna de pegarle a la puerta de un carro con mi puerta en el estacionamiento de un supermercado. Lo que más me dolió es que ni siquiera tuve oportunidad de reaccionar porque el viento me arrebató la puerta justo en cuanto la abrí…

    En el carro al que le pegué no había nadie. Revisé inmediatamente los daños esperando que no fuera a ser tan notorio, pero obviamente lo era. No obstante, no era un golpe tan extremo, pero de cualquier forma tendría que hablarle al seguro para avisarles y que se hiciera lo necesario para reparar el daño. He de ser sincero: si me hubiera dado a la fuga probablemente nadie hubiera notado nada. Sin embargo, recordé que hace muchos años a mí mi tocó que le pegaran a mi carro de forma similar y la persona esperó a hablar conmigo en vez de ignorar el asunto; además, la verdad no me iba a sentir nada bien conmigo mismo si no me hubiera hecho responsable. Así que, a esperar a que el dueño llegara.

    El tiempo que transcurre entre que comienzas a esperar y que el dueño aparezca parece eterno, y te pasan muchas cosas por la cabeza: la clase de persona que será, las posibles reacciones que tendrá ante el percance, represalias en caso de que sea alguien conflictivo (sí, también los hay por este lado del charco), y un montón de etcéteras que lo único que hacen es alimentar una ansiedad que de por sí ya está a flor de piel.

    Después de unos 10 minutos llegó aquella esperada persona: una señora de unos 60 años que había realizado compras cotidianas. Ahora, imagínense la reacción de dicha señora al ver que de repente un extranjero la saluda, le explica lo que pasó y le pide que vean juntos el daño, no sin antes asegurarle que el seguro pagará los daños. Les doy 10 segundos…

    Su primera reacción fue de susto, que ahora que lo pienso mejor podría ser clasificada hasta como de terror: brincó hacia atrás al ver su puerta, y era notable que intentaba tener la menor interacción posible conmigo porque se alejaba de mí y trataba de mantener su distancia. Afortunadamente, se calmó y me dijo que en cuál compañía de seguros estaba mi carro, y cuando le respondí, me dijo que ella personalmente quería hablar con mi representante. Asentí y marqué por teléfono, explicándole al representante lo que la señora quería, pero ella se negó, y me dijo que ella quería marcar directamente desde su teléfono. Ahí entendí qué estaba pasando: ella estaba siendo precavida tanto en dar sus datos personales como en que no estuviera siendo estafada por mí, ya que podría ser que yo me hubiera puesto de acuerdo con alguien para asegurarle a ella de que los daños serían reparados y después simplemente desaparecerme. El representante dijo que no había problema, por lo que le pasé los datos a ella y, acto seguido, marcó. Su rostro mostró cierta tranquilidad al corroborar lo que yo le había dicho, e incluso mencionó que le daba cierta tranquilidad el hecho de que la hubiera esperado, porque era más fácil huír del lugar y hacerse de la vista gorda.

    Con todo, nunca me quiso pasar sus datos. Yo tuve que corroborar que el representante ya tenía los de ella para poder también estar en paz. Al final, y después de unas 10 disculpas profundas de mi parte, la señora me dijo que no había problema: confiaba en que los daños se pagarían y que todo estaba bien. Me agradeció mucho todo y se fue.

    Hasta aquí todo está, digamos, normal. Y así estaba hasta que recordé lo que un policía me dijo una vez: hay que dar aviso a la policía ante cualquier accidente, por mínimo que sea. Hablé aterrado con el representante de seguros y me dijo que, aunque era cierto, en este caso no era necesario por las siguientes razones:

    La policía llega a dar parte de un accidente para determinar que no hay heridos y deslindar responsabilidades. El seguro necesita una declaración formal de la policía para estimar cómo y de cuánto va a ser el pago necesario, pero como en este caso las dos partes estaban de acuerdo en que todo era 100% de mi lado y no había nadie en el carro en el momento del golpe, el seguro se podía usar sin mayor problema.

    Al menos eso era un alivio… hasta que vino la parte “fea”:

    Debido a que cualquier golpe a otro carro se trata como accidente, la cuota mensual del seguro aumentará por 3 años en un total de 110,000 yenes. El representante me dijo que si la reparación salía en menos de eso, me convenía mejor pagarlo de mi bolsa para que la cuota no se incrementara. Suena lógico, pero de todas formas es una buena cantidad la que tendría que desembolsar.

    El golpe había sido algo realmente pequeño, algo que un buen laminero en México repararía por una cantidad justa y haría un trabajo profesional (sí, conozco el trabajo de varios lamineros en mi rancho y son realmente buenos), así que por un instante pensé que no sería tanto, pero recordé que esto es Japón y aquí para todo hay protocolo… Además, hace también muchos ayeres un amigo tuvo un accidente similar y el chistecito le había salido en 70,000 yenes (que su seguro pagó).

    Llegó el presupuesto de la reparación: 120,000 yenes más el costo de renta de un carro provisional mientras el de la señora estaba en reparación. O sea: a usar el seguro.

    El representante me dijo que de una vez reparara mi carro también con el seguro, ya que de cualquier forma iba a user usado. El daño que tuvo mi carro es realmente mínimo, al grado que hay que estarlo buscando para poderse dar cuenta de que tiene un par de raspones. Hoy pregunté en la agencia del carro y el señor que ha sido el que me ha atendido desde el año pasado me dijo:

    “Si fuera yo, no lo repararía. Es un daño mínimo y prácticamente ignorable. Pero como de todas formas vas a usar el seguro, pues vamos reparándolo. Hay que cambiar toda la parte de abajo de la puerta”.

    TODA LA PARTE DE ABAJO DE LA PUERTA POR DOS RASPONES

    Digo, sí, el seguro va a pagar, pero no manchen, sí que se van a los extremos aquí. Estoy casi seguro que un buen laminero en México se aventaría el trabajo en un par de horas, me cobraría mucho menos y todo sería de gran calidad (insisto: sí confío en los mecánicos de México, al menos en los que he conocido).

    Al final, la lecciones aprendidas fueron:

    Así de divertidas las cosas por acá. Afortunadamente no hubo personas lesionadas ni fue un accidente que lamentar (más de lo que ya lo he lamentado).

    The post Hablando de seguros first appeared on ¡Un mexicano en Japón!.

    septiembre 18, 2021 05:52

    agosto 22, 2021

    Diario de un Mexicano en Japon

    La escalera – parte 3: Compras compulsivas

    衝動買い (shoudougai) es la palabra japonesa para “compras compulsivas”. Nunca había sido alguien que recurriera a ellas, pero una de las formas en las que me puse a lidiar con la ansiedad fueron ellas, al menos temporalmente.

    Tampoco es como que haya comprado cuanto se me puso enfrente, pero las compras que hice en ese tiempo fueron realmente innecesarias, aunque también fui selectivo (en la mayoría de los casos) y compré cosas que me servirían o que sabía que iba a usar.

    Fire HD 10 Plus

    Hasta que no adquirí una Fire HD 10 del modelo anterior me percaté de que era mucho más conveniente tener una tablet para ciertas ocasiones en las que el teléfono se quedaba corto. Esa tablet me sirvió mucho. Cuando vi que había salido un nuevo modelo y leí varias reseñas al respecto, no le pensé mucho y en el Amazon Prime Day me hice de una 10 plus, que ha sido mi fiel compañera en las noches de insomnio para leer manga o ver algún video en lo que me quedo dormido. Sí fue compra compulsiva, pero sinceramente no me arrepiento.

    Google Nest Mini, 2da. generación

    Siendo sincero, no he sido muy fan de usar ningún asistente de voz. El de Google en el teléfono muy rara vez lo utilizaba para recordatorios y algunas búsquedas, pero hasta ahí. Decidí probar a Alexa con un Echo Show 1era generación (que sí fue compra planeada) y me sorprendió cómo la familia se adaptó al asistente de Amazon en muy pocos días, al grado de que ahora es muy usado por mi esposa y mi hijo el grande.

    Estaba contento con Alexa y consideraba un Echo Dot para el cuarto de trabajo, pero hubo algo que no me gustó para nada: la limitación en cuanto a varios lenguajes. A Alexa se le puede configurar para que hable japonés, inglés, español, entre otros, y también un limitado número de pares de idiomas, como japonés e inglés o inglés y español. Cuando no pude ponerla en japonés y español, cayó de mi gracia, y sabiendo por experiencia que con Google no tenía ese problema, cuando vi una promoción del Google Nest Mini 2da. generación casi casi lo compré al instante.

    Ahora, siendo realistas: sí lo uso diario con algunas rutinas, especialmente en la mañana para escuchar las noticias y el clima, pero no es que necesitara uno urgentemente. De éste tampoco me arrepiento, pero sí es un gadget que quizá pude haber esperado más para comprar.

    Bravo Sling Max

    De ésta sí no tengo excusa.

    Mientras anda por YouTube me salió el video promocional del Kickstarter de esta bolsa/valija/llámele usted como quiera y sin pensarlo dos veces la compré. NO, DEFINITIVAMENTE NO me sobra el dinero; creo que esa noche andaba en un estado emocional no muy bueno y en un arranque de “¿por qué demonios no?” finalicé la compra.

    Veamos:

    Ni hablar. De ésta sí me arrepiento, pero algún uso le he de dar :/

    Disney+ de Estados Unidos

    Si de por sí no tengo tiempo de ver lo que tengo en mi lista de Netflix, casi ni uso Amazon Prime Video, ¿por qué tendría que pagar por otro servicio de streaming? Creo que a lo que más le saco provecho es a Spotify por tanta música (o ruido blanco últimamente) que escucho mientras trabajo. Pero bueno…

    Disney+ también está oficialmente en Japón, pero dije: “A ver: si este servicio se lo voy a poner a mi hijo, quiero que tenga la opción de español como idioma”. Y con eso de que tiene a Pixar y al MCU, pues mejor me fui directamente por el de Estados Unidos.

    El proceso para obtenerlo fue largo, pero al final valió la pena, mucho más de lo imaginado. Ciertamente no lo veo diario, pero he encontrado algunas cosas a las que les estoy siguiendo la pista, y aunque sea de a 10-15 minutos por vez, sí lo estoy disfrutando. Ahora estoy viendo “What if…” de Marvel.

    Compra compulsiva, sí lo fue, pero me alegro de haberlo hecho

    TKO Tournament Keyboard

    Tengo sentimientos encontrados con este teclado, pero no es porque no me haya gustado, sino porque en realidad desde hace mucho quería comprar un Edge, de la misma marca:

    Sí tenía muchas ganas de un Edge, sobre todo porque ya he trabajado con teclados ergonómicos y me gustó mucho la experiencia. Entonces, ¿de dónde salió el TKO?

    Benditos anuncios en YouTube… ¿Necesito decir más?

    El caso es que vi el TKO y recordé cómo me gustaba usar el HHKB2:

    La tecla Control está donde debe de estar

    El diseño fue lo que me convenció, y en la tienda (en línea) de donde provenía el anuncio lo tenian en oferta. Tampoco lo pensé mucho y lo compré… Y hasta después recordé que no tenía mucho de haber comprado un teclado mecánico precisamente para usarlo mientras trabajaba. La compra estaba hecha, y la verdad no quería cancelarla.

    Escogí los switch café… y déjenme decirles que gracias a eso no me arrepiento de la compra y que es de los mejores teclados que he usado. El TKO se convirtió inmediatamente en mi teclado “de batalla”, y el anterior pasó a ser usado en la desktop de la casa, es decir: sí se usa, pero en menor medida.

    Ya le paré… espero

    Con la mejora en mi condición creo… CREO… que volví a mis cinco sentidos al momento de hacer compras, y la prueba está en que me han dado ganas de comprarme audífonos bluetooth, un gaming mouse (tengo uno ya), una gaming laptop (que implicaría endeudarme porque ni de chiste la alcanzo a pagar de contado) y un largo etc., pero ahora cuestiono el uso real que cada artefacto tendrá y termino por desechar la idea, o por “esperarme”. Además, estoy a la caza de un PS5, y si en una de ésas me gano una de las rifas y lo puedo comprar, prefiero poder hacer ese gasto porque sé que invertiré en algo para divertirme y darme gusto, que en algo que tengo que tratar de justificar por qué lo quiero comprar.

    Sigo en el camino hacia arriba, pero no crean que todo ha sido fácil y que no me he caído de nuevo, pero estoy encontrando la fuerza perdida para levantarme cuantas veces sea necesario, porque voy a salir de ésta sí o sí.

    The post La escalera – parte 3: Compras compulsivas first appeared on ¡Un mexicano en Japón!.

    agosto 22, 2021 01:14

    agosto 14, 2021

    Gwolf

    Bullseye arrives. Private ARM64 install fest!

    So today is the day when a new Debian release comes out! Congratulations to everybody, and thanks a lot mainly to the Release Team. Lots of very hard work was put into making Debian 11 «Bullseye» a reality!

    My very personal way to celebrate this was to do a somewhat different Debian install at home. Why different? Well, I have quite a bit of old, older and frankly elderly laptops at home. And as many of you know, I have done more than my fair share of Raspberry Pi installs… I have played and worked with assorted ARM machines at least since 2013, and I cannot consider myself a newbie with them by any means.

    But this is the first time I installed Debian on a mass-market, decently-specced ARM64-based laptop. Yes, I know the Pinebook has been there like for ages, but it really does feel like a computer to show off and not to use seriously (and I’ve seen probably too many people fiddling with it, unable to get $foo to work). So I got myself a used Lenovo Yoga C630. Yes, a discontinued product — it seems Lenovo was not able to properly market this machine, and it had a pretty short shelf life — the machine was available for samples in late 2018 and for general sale in 2019! The specs are quite decent:

    Installing it via an almost-standard debian-installer is almost straightforward does require the installer to know what he is doing… but is not too different from a regular Debian install. The AArch64 laptops project has done quite a feat in getting a d-i image ready to be inserted as a USB drive, and comprehensive instructions to help through the process. The shipped scripts even reap the Windows partition for the firmware images! I have reduced Windows to 25GB, but having only a 128GB drive, it still is a little bit too much.. I guess I’ll blow it away sooner rather than later. The installer image has a regular GNOME install, which works beautifully, but I promptly replaced it with i3, as it’s fundamental for me to work happily.

    Of course, the computer has quirks, more than I’d expect from a regular x86 system, but well within what I expected to achieve during my first day with it. The issues I have most noted are:

    Of course, more quirks will surely appear with use. And I’ll start trying to address some of them.

    So… Happy Bullseye! Happy Debian 11! Enjoy a great release! \o/

    agosto 14, 2021 04:20

    agosto 04, 2021

    Victor Martínez

    Inicio de semestre 2021-2

    Aunque ya tenemos algún tiempo trabajando en remoto me acabo de percatar por unas preguntas de un colega, que hay quienes están regresando del sabático o alguna otra actividad y no habían tenido clases en formato remoto y aun cuando en los oficios y la semana de presentación que se está realizando en Facebook y Youtube se puede enterar uno de bastantes cosas, me parece que no hay una especie de guía para quien se incorpora este semestre como docente, no tengo una desafortunadamente, pero creo que puedo hacer una recopilación de buenas prácticas que nos han funcionado.

    1) Verificar que tenemos acceso a nuestro correo institucional @upn.mx que es sobre el que funciona la mayor parte de los servicios que ofrece la universidad.

    2) Podemos ponernos en contacto con nuestros estudiantes visitando evaula consultando la lista de asistencia donde aparecen los correos electrónicos de nuestros estudiantes.

    3) La página http://sitios.upnvirtual.edu.mx/ contiene Moodle con espacio para los cursos que vamos a trabajar este semestre, está disponible desde el 16 de julio para los docentes y a partir del 9 de agosto para los estudiantes, ahí aparecen nuestros grupos para este semestre y estarán inscritos nuestros estudiantes con su correo institucional.

    4) A través de https://teams.microsoft.com/ tenemos acceso a la videoconferencia de Microsoft con nuestra cuenta @upn.mx y a través de https://meet.google.com/ tenemos acceso a la videoconferencia de Google con nuestra cuenta @g.upn.mx a través de Google y Microsoft tenemos acceso a otros recursos, pero para ello he preparado una infografía, en realidad tres, que pueden ser consultadas en el siguiente vinculo: https://drive.google.com/drive/folders/1_Sprlks44P_UBSyLHpZlbaMFJZrUlFuW?usp=sharing

    A partir de hace relativamente poco existe la actualización del manual de Moodle que recomiendo consultar por la Universidad Politécnica de Madrid:

    Vides, J. V. C., Luna, D. G., Rodríguez, J. G., Ramírez, A. H., López, J. J. M., Solís, P. L. M., … Martínez, H. R. (2020). Manual Moodle 3.9 para el profesor. Manual, Universidad Politécnica de Madrid. GATE, Madrid. Recuperado de http://oa.upm.es/65760/

    En mi caso me ha funcionado usar Meet y crear una o varias sesiones de videoconferencia en el calendario para conservar el mismo vínculo durante todo el semestre y compartirlo en mi curso en Moodle, hay a quien le ha funcionado mejor Teams que provee una funcionalidad similar.

    Saludos y espero sea de utilidad.

    agosto 04, 2021 06:58

    julio 10, 2021

    Diario de un Mexicano en Japon

    La (no tan activa) caza de un Playstation 5

    Encontrar un Playstation 5 en Japón no es una tarea fácil. Y aunque la situación es similar en muchos otros países, me limitaré a relatar lo que sucede aquí.

    Primero, para evitar innecesarias aglomeraciones de gente, no hay venta directa en las tiendas (en un momento hablo de las excepciones). Cada vez que una tienda saber que va a tener PS5 en existencia, anuncia una rifa, que puede o no tener condiciones para poder entrar a ella; los interesados (y los que cumplan las reglas, si las hay) se registran y esperan los resultados. Los ganadores tienen el derecho de comprarlo.

    Parece simple, y de hecho lo es, pero si tomamos en cuenta que las unidades que las tiendas ponen en existencia son bastante limitadas (promedio de 100, pero no todas dicen exactamente cuántas), y que el número de personas que se anotan para dichas rifas es mucho mayor, la probabilidad de ganar es muy reducida. Incluso en las que tienen condiciones, que podría parecer que la probabilidad de ganar es mayor, es frustrante. Dichas condiciones varían de tienda en tienda, pero se pueden resumir en una o varias de las siguientes:

    Ahora bien: el precio oficial de la consola es de 54978 yenes en su versión que acepta discos, o 43978 yenes en su versión digital. Sin embargo, los revendedores están a la orden del día para quienes no puedan esperarse más o se hayan cansado de no ganar en las rigas, obviamente con su respectivo aumento de precio, que, sinceramente, cae en lo ridículo:

    Y estos están decentes (tomados de http://rakuten.co.jp). En Amazon Japan se podían encontrar hasta por cerca de 140000 yenes, lo cual es totalmente ridículo. Por cierto, me recibí varios comentarios expresando sorpresa por la presencia de revendedores en Japón, pero no son tan raros como se podría imaginar.

    Se preguntarán entonces si los sitios como Amazon, Rakuten, Mercari y demás no pueden prohibir la reventa. y la respuesta es no. La razón es porque, argumentan, la compra final es un acuerdo entre el vendedor y el comprador, por lo que este último acepta las condiciones que el primero establece. Solamente pueden cancelar tiendas si éstas incurren en algo ilegal o en prácticas que rayen en ello; de otra forma, no hay mucho por hacer.

    Mencionaba arriba sobre excepciones en ventas directas en tiendas. Grandes cadenas como Yodobashi Camera seguido tienen unidades en existencia y se venden directamente sus establecimientos… pero solamente a clientes que tengan su tarjeta de crédito de la misma tienda, que si bien no cuesta nada tramitarla (y quizá a algunos les convenga si es que todavía no tienen una), no es una opción tan viable para quienes ya tienen una o varias tarjetas de crédito.

    Amazon Japan tiene semanas que pone en existencia PS5 los viernes alrededor de las 9 AM, pero, como se podrán imaginar, es increíblemente difícil poder comprarlo debido a que muchísimas otras personas intentan hacer lo mismo, los servidores se saturan, y de repente el PS5 que tenías en tu carrito de compras mágicamente ya no está disponible. De hecho, tengo uno versión digital esperando en mi lista de “comprar después”, que nunca puedo poner de nuevo en el carrito porque en el instante en el que lo hago se agotan.

    Varios amigos me han enviado fotos de PS5 en existencia en México; incluso varias personas me han sugerido comprarlo en México y enviarlo a Japón, pero cuando vi el precio que se maneja por allá, y pensando en los posibles impuestos que me cobrarían, no es tan buena opción, o al menos no es tan diferente de los precios manejados por los revendedores.

    Definitivamente no es que me urja tener uno a la voz de ya. La caza se ha vuelto más bien un meme que hago para desestresarme cuando les miento la madre a los revendedores cada viernes con el objetivo de sacar algo del estrés de la semana. Incluso he tenido ofrecimientos de buenos amigos aquí en Japón de comprarlo en donde ellos viven cuando hay en existencia y enviármelo a mi casa, pero como todavía no necesito uno, las he agradecido y rechazado al mismo tiempo. Total, sé que cuando quiera comprarlo ellos estarán ahí para ayudarme si no es que se ha normalizado la venta por este lado del mundo.

    Muchos japoneses están disgustados con la situación (aunque no se pueda hacer mucho realmente), y la voz contra los revendedores es unísona. Hay muchas páginas que recopilan información de unidades en existencia, rifas ocurriendo y lista de las que van a ocurrir en los siguientes días, entre las que puedo mencionar:

    Interesados en seguir la pista del PS5 en Japón pueden seguir #PS5抽選 en Twitter.

    Mi aventura continúa.

    The post La (no tan activa) caza de un Playstation 5 first appeared on ¡Un mexicano en Japón!.

    julio 10, 2021 11:41

    julio 06, 2021

    Victor Martínez

    El CHAT 2021

    Y participamos con una comunicación, ahora si, el año pasado se nos pasó la ampliación de fecha.

    Presentando una comunicación de 14:00 a 14:30 horas (3:01 horas), después tambíen la presentación de las comunicaciones del año anterior (3:30 horas) en el video.

    Acá la presentación «Del acompañamiento a la educación remota de emergencia» PDF 406Kb

    julio 06, 2021 06:40

    junio 18, 2021

    Gwolf

    Fighting spam on roundcube with modsecurity

    Every couple of months, one of my users falls prey to phishing attacks, and send their login/password data to an unknown somebody who poses as… Well, as me, their always-friendly and always-helpful systems administrator.

    What follows is, of course, me spending a week trying to get our systems out of all of the RBLs/DNSBLs. But, no matter how fast I act, there’s always distruption and lost mails (bounced or classified as spam) for my users.

    Most of my users use the Webmail I have configured on our institute’s servers, Roundcube, for which I have the highest appreciation. Only that… Of course, when a user yields their username and password to an attacker, it is very successful at… Sending huge amounts of unrequested mail, leading to my server losing its reputation ☹

    This week, I set two bits of mitigation strategies. The first one, most straightforward, was to ask Roundcube to disallow sending mails with over ten recipients. In a Debian install, this is as easy as setting up the following variable in /etc/roundcube/config.inc.php:

    $config['max_recipients'] = 10
    

    However, a dilligent spammer can still clog the server by sending many, many, many, many requests — maybe each of them with ten recipients only; last weekend, I got a new mail every three seconds or so.

    Adding rate limit to a specific Roundcube action is not easy, however, or at least it took me quite a bit of headbanging to get it right ☹. Roundcube is a very AJAX-y system where all (most, at least) actions are received by /index.php and there is quite a bit of parsing to do to understand the actions done. When sending a mail, of course, it is done using the POST HTTP verb, and the URI-specified variables include _task=mail&_unlock=loading<message_id> (of course, with changing message IDs).

    After some poking here and there, I faced to SpiderLabs’ ModSecurity… Only that I am not yet well versed in writing rules for it. But after quite a bit of reading, poking, breaking… I was able to come up with the following rules:

    # How often does the limit counter expire ⇒ ratelimit_client=60,
    # every 60 seconds
    SecRule REQUEST_LINE "@rx POST.*_task=mail&_unlock" id:10,phase:2,nolog,pass,setuid:%{tx.ua_hash},setvar:user.ratelimit_client=+1,expirevar:user.ratelimit_client=60
    
    # How many requests do we allow in the specified time period? ⇒
    # @gt 3, 3 requests
    SecRule user:ratelimit_client "@gt 2" chain,id:100009,phase:2,deny,status:429,setenv:RATELIMITED,log,msg:RATE-LIMITED
    
    SecRule REQUEST_LINE "@rx POST.*_task=mail&_unlock"
    

    The first line specifies the rule will match request lines specifying the POST verb aind including the _task=mail&_unlock fragment in the URL. It increments tht ratelimit_client user variable, but expires it after 60 seconds.

    The first line verifies whether the above specified variable (do note that it’s user: instead of user.) is greater than 2. If so, it sets the deny action, HTTP return status of 429 (Too Many Requests), and logs the reason why this request was denied (rate-limited).

    And… Given the way Roundcube works, this even works transparently! If a user hits the limit, the mail sending component will just wait and, after a while, time out. Then, the user can click Send again. If legitimate users are too productive and try to send over three mails in a minute, they won’t lose any of it; spammers will (hopefully!) find it unbearably slow and give up.

    Logging is quite informative; I will probably later restrict it to show fewer parts (even if just for privacy sake, as it logs the full request!) For a complex permissions framework such as mod_security, having information such as the following is most welcome in order to find a possibly misbehaving rule:

    --76659f4b-H--
    Message: Access denied with code 429 (phase 2). Pattern match "POST.*_task=mail&_unlock" at REQUEST_LINE. [file "/etc/modsecurity/rate_limit_sender.conf"] [line "20"] [id "100009"] [msg "RATELIMITED BOT"]
    Apache-Error: [file "apache2_util.c"] [line 273] [level 3] [client 192.168.1.48] ModSecurity: Access denied with code 429 (phase 2). Pattern match "POST.*_task=mail&_unlock" at REQUEST_LINE. [file "/etc/modsecurity/rate_limit_sender.conf"] [line "20"] [id "100009"] [msg "RATELIMITED BOT"] [hostname "my.server.mx"] [uri "/roundcube/"] [unique_id "YMzJLR9jVDMGsG@18kB1qAAAAAY"]
    Action: Intercepted (phase 2)
    Stopwatch: 1624033581838813 1204 (- - -)
    Stopwatch2: 1624033581838813 1204; combined=352, p1=29, p2=140, p3=0, p4=0, p5=94, sr=81, sw=89, l=0, gc=0
    Response-Body-Transformed: Dechunked
    Producer: ModSecurity for Apache/2.9.3 (http://www.modsecurity.org/).
    Server: Apache
    WebApp-Info: "default" "-" ""
    Engine-Mode: "ENABLED"
    

    I truly, truly hope this is the last time my server falls in the black pits of DNSBL/RBL lists ☹

    junio 18, 2021 04:40

    junio 06, 2021

    Diario de un Mexicano en Japon

    El pozo – parte 3 — La escalera – parte1

    Quiero creer que lo más pesado está quedando atrás, y que de aquí en delante las cosas van a mejorar.

    He tenido días extremadamente pesados y difíciles, y todavía continuán, pero comencé a notar algo diferente de unos días para acá: estoy mucho más atento las acciones de los demás y a las palabras y expresiones que usan al comunicarse conmigo, especialmente de las personas con las que convivo a diario. Eso me ha ayudado a identificar ciertos patrones de conducta, expresiones e incluso palabras que inconscientemente me ponen en alerta. Esto ha sido muy bueno, porque comienzo a entender más sobre mi comportamiento y la forma en la que me veo reflejado con los demás.

    Obviamente no voy a decir que las medicinas no me han ayudado, pues estaría mintiendo. Comenzarme a sentir como yo otra vez se sintió bastante raro. Es difícil describirlo detalladamente, pero después de despertar cada día sintiendo literalmente que todo sería catastrófico y con una pesadez del tamaño de Júpiter durante muchos meses, levantarse y simplemente pensar que sería un día pesado, pero sintiendo que podía, y sin la sensación de ansiedad que me comía todas las energías y me hacía estar exhausto a tan solo unas pocas horas de haber amanecido, todo fue como un momento de paz, de calma y quietud, como si no los hubiera sentido antes. Ahí fue cuando sentí el primer peldaño de la escalera perdida que andaba buscando para poder comenzar mi retorno a la superficie y dejar de una buena vez el pozo en el que estoy.

    Estoy plenamente consciente de que todavía falta mucho, pero si hay algo que pueda decir con 100% de confianza es que ya voy para arriba. Esa luz que se veía en la lejanía comienza a verse más cerca; ahora ando buscando el siguiente peldaño para darme otro impulso hacia arriba.

    Además, toda esta experiencia me ha ayudado a conocerme mejor, pero sobre todo, a aprender a identificar esas señales que uno manda de forma inconsciente cuando necesita ayuda pero todavía no lo dice explícitamente. Es decir: a ser mucho más empático y poder identificar y ayudar a quienes se lleguen a sentir como yo me sentí. Y tuve suerte porque mi caso no fue tan grave, pero podría haberlo sido de no ser porque me di cuenta de que algo andaba mal y me animé a expresarlo y pedir ayuda. Si alguien que lea esto piensa que “estoy loco” por haber aceptado ayuda, les tengo malas noticias: ya lo estaba desde hace mucho tiempo 😀 😀 :D. En todos lados hay un estigma sobre la salud mental, pero es algo que ni es un chiste ni tampoco debe ser tema de discriminación. Se siente horrible, y uno no escoge sentirse así, ni tampoco se trata de uno siempre esté triste ni es cuestión nada más de “echarle más ganas”. Estoy casi seguro de que hay más de una persona entre mis conocidos que necesita ayuda, pero no se ha dado cuenta (y no puedes ayudar a nadie que no quiera ser ayudado), y con “ayuda” no me refiero necesariamente a ir con un psiquiatra y recibir medicamento; ni siquiera tampoco a ir con un psicólogo (aunque no estaría de más). El simple hecho de sacar el estrés, de tener a alguien con quien platicar, con quien compartir algo, quien te escuche y te entienda, es un apoyo inimaginable, y muchos de nosotros podemos aportarlo sin mucho esfuerzo.

    ¿Hay alguien entre sus conocidos al que sientan que pueden extenderle la mano y ayudarle en este aspecto? De ser así, lo mejor que pueden hacer es expresar que están ahí para esa persona, para cuando se necesite, y de verdad estarlo para cuando llegue el momento. Les aseguro que, aunque ustedes no lo crean, escuchar o verse con alguien e intercambiar una conversación, que no necesariamente tiene que ser de temas tristes u oscuros, proporciona una enorme ayuda, que quizá la persona adecuada no pueda dimensionar propiamente porque todavía no se da cuenta, pero el sentimiento de agradecimiento y la paz interior que uno siente después de eso es prueba fehaciente de que ha servido.

    Vamos para arriba pues. Pian pianito, y completamente consciente de que me puedo caer de nuevo, pero ahora ya sé dónde está el primer peldaño, así que miedo no tengo.

    The post El pozo – parte 3 — La escalera – parte1 first appeared on ¡Un mexicano en Japón!.

    junio 06, 2021 03:23